Facebook Twitter RSS Reset

David Rappeneau el arte del consumismo

Es un escurridizo y poco conocido artista del que apenas hay información pero que ha cautivado con un espléndido trabajo a base de lápices de colores y un estilo propio y fácilmente reconocible donde juega con trazos simples y figuras desproporcionadas sumamente atractivas y muy expresivas. Con una temática claramente figurativa, este artista que se da a conocer con el seudónimo de Prince Diamond, refleja un mundo juvenil donde sus personajes se mueven entre la nostalgia y el desencanto de una civilización moderna. Se aprecia claramente una evolución tanto técnica como temática, desde sus primeros dibujos de trazos más anárquicos y salvajes a una más cuidada elaboración de sus composiciones sin perder en ningún momento su particular seña de identidad.

Se pueden encontrar muchos elementos de la cultura popular de nuestros tiempos en la obra de David Rappeneau. Móviles, ropa de marca, ordenadores y mucha cultura cannábica son temas recurrentes en sus dibujos, siempre envueltos en cierto desencanto y donde el sexo y el erotismo están presentes con relajada naturalidad en sus personajes. Escenas cotidianas de un mundo no tan perfecto como parece reflejar. Su obra se acerca sin pudor a la esencia del cómic, y recuerda en cierta forma los dibujos de aquellas primeras revistas de los 80 donde hacían sus primeras incursiones grandes maestros underground de la época. David parece querer mostrarnos un mundo sin complejos donde sus deformes protagonistas adquieren una singular belleza en medio de la vorágine consumista en la que se hayan inmersos, vistos desde la óptica de un ojo de pez fotográfico.

David Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismo
David Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismo
David Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismoDavid Rappeneau el arte del consumismo

No comments yet.

Leave a Comment