Facebook Twitter RSS Reset

Cuentos Cósmico Antenudos 59



Cuentos Cósmico Antenudos 59
163- La fuga circular

El tipo era un defensor aguerrido, pero le tenía miedo al rechazo. Por eso, mataba la pelota y salía jugando. Siempre por afuera (dentro de los límites de la cancha) y al ras del pastito. Pascual Alberto- Alberto Pascual (o “Pastito”, para los amigos), se destacó por su clase. Todo pase dado por Pascual, llegaba a destino con la impronta de una jugada sugerida. Nunca gritó:

“Andá a cabecear que tiro el centro”.

Predicaba con el ejemplo y su accionar mostraba la estrategia. No necesitó palabras para ordenar la tropilla. Tampoco hizo grandes gambetas, esas inútiles de los habilidositos comilones, para que lo respetaran. A Pascual, le pagaban por su inteligencia y él lo sabía.

Una tardecita, se presentaron 2 agentes de un importante club extranjero (que buscaba personal calificado) y compraron el pase de “Pastito”. Sus compañeros, después de perder 50 partidos consecutivos, empezaron a extrañarlo. Estaban descerebrados.

Pascual, ya en un lejano país, supo la verdad. No lo querían para ganar un Mundial, lo habían comprado para que dirigiera un centro de investigación científica clandestino.

Cuentos Cósmico Antenudos 59
164- El chancho atómico

Según la teoría cinética, las moléculas se mueven desordenadamente, chocando entre sí, sin perder energía. Este andar errático de las simpáticas moléculas es llamado “Movimiento Browniano” (recordando al botánico inglés Brown).

En 1914, se siguió a una molécula, fotografiándola cada 30 segundos, y se graficó su recorrido. Como resultado, se obtuvieron unas cuantas líneas sin relación lógica aparente.

Hoy, 4 de Enero de 1989, en los laboratorios del Perro Chilloncito se repitió la experiencia. Pero siguiendo a dos moléculas. Así, comprobamos que el movimiento es lógico, siempre que se tenga en cuenta una relación. Por ejemplo, una sola molécula dibujaba medio chancho. Y por esto era tachada de irracional. Pero al contemplar a un par de lindas moléculas, se descubrió el movimiento lógico. El chancho, apareció hasta con la colita ensortijada. Incluso, en estos minutos, empezamos a indagar si existen cualidades artísticas en los Movimientos Brownianos.

Cuentos Cósmico Antenudos 59
165- La moto emplumada (Leyenda del conurbano)

Era flaco y tuvo pelo hasta que se cayó de la moto. Vivió 20 años pelado y encorvado por la artrosis (como Colón en su último viaje), pero tuvo revancha.

Igual que la rosa crucífera, esa planta palestina que revive después de seca al ponerla en agua, se emparchó como pudo y volvió al ruedo un 4 de enero.

Un estilista de los pagos de Cruz del Eje, le donó una peluca platinada.

Un gaucho de a caballo (o de Caballito, porque tenía su estancia en Avenida Directorio y Centenera) le arregló la moto y se la pintó de rosa.

Y un productor, al verlo con la melena al viento montando intrépido su Pegaso de acero y caucho, lo llevó a la televisión.

Hoy, ya no anda en su motito. Pero se contenta con saberse la bataclana mejor paga del continente.