Facebook Twitter RSS Reset

Crónica de putas y reyes (Propio)

El Rey se encuentra plácidamente recostado, a medio vestir sobre el plumón rojo sangre que cubre su cómodo lecho. Le gusta eso de ser un Rey. Nací para esto, piensa para si. Su Reina se viste lentamente a su costado, y los muchos espejos le revelan lo cálido de su desnudez, que se extingue con cada prenda que le esconde el cuerpo. Las luces tenues le dan el toque perfecto al ambiente que envuelve su Real habitación, y el olor a sexo aun tibio en el aire, le hace sonreír. Cada tantos minutos, el crujir del suelo empaña la tranquilidad que tan difícilmente ha alcanzado tras un arduo día de trabajo bajo el sol, pero prefiere no pensar en eso. A el le gusta ser un Rey. Sutilmente, una mano golpea con indebido ímpetu, siete veces a su puerta. Se molesta, y ve de reojo a su Reina, que no le ha dedicado ni una mirada desde que acabaron de amarse. Se viste rápidamente y emprende el corto viaje hasta la maltrecha puerta. Abre. Una mujer que ronda ya la vejez, le mira de manera desafiante, y deposita un papel en sus manos. Ha llegado un mensaje para su alteza. Tembloroso, sintiendo por primera vez miedo en toda la noche, posa sus ojos quedamente en la hoja que siente mas pesada a medida que los segundos avanzan. Su animo se enturbia, su rostro se ensombrece. En un santiamén, su corona y su castillo imaginarios se hacen humo y desaparecen. La cuenta del motel sorprende de mala manera a Su Majestad, que entregó sus últimos billetes a la prostituta que le acompaña. Esboza una estudiada sonrisa y pide cinco minutos para vestirse, a la dueña del precario recinto, quien le mira con desdén y le gruñe que se apuren, para luego alejarse rengueando. El buen obrero, que hacia no mas de cinco minutos había sido un rey, se enfunda en su chaqueta de dudosa marca, y con el revés de la mano, se limpia el sudor de la frente.

Salir por la pequeña ventana del baño, sera una gesta digna del mas osado de los reyes.

– Flavio Pavlovich –

Crónica de putas y reyes (Propio)

No comments yet.

Leave a Comment