Facebook Twitter RSS Reset

creencias derruidas

creencias derruidas

Un rostro gira cada mañana

en hábito de inútil rodilla.

Desteje su memoria

el hilo negro de su propia sombra,

su cara no halla al espejo la mirada

y su pecho delgado en la presencia ámbar

del silencio herido le traspasa la espalda.

Es la que tuvo el brillo radiante del oro,

la del ciego corazón que no pudo ver nada.

Huérfana quedó de labios y sonrisas,

Era un cuerpo de hojas soplado al rocío de las ventanas

abiertas en la espera oblicua del desencanto.

Con las creencias derruidas,

agobiada por el peso de cien caballos.

Sus ángeles eran las venas desechas del muerto lirio

y el derrumbarse sus alas

le legó su corvo dorso malherido.

La cama potenciada abrió su boca,

el frío congeló antiguas mejillas rosas.

y extraviada se hundió al abismo de su propio lodo.

No comments yet.

Leave a Comment