Facebook Twitter RSS Reset

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

1. Sólo usamos el 10% de nuestro cerebro. Un mito que se resiste a morir y que es incluso el punto de partidas de películas recientes como Lucy. Es verdad que el cerebro es muy plástico (podemos vivir con medio) y que no usamos todo a la vez, ya que algunas zonas están especializadas: cuando caminamos, por ejemplo, las partes centradas en la actividad motora son más activas que otras. Pero no hay una parte del cerebro que no haga nada y que esté esperando a que la activemos para tener súper poderes.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

2. Las neuronas no se pueden regenerar. Desde los años 90 hay pruebas de que el cerebro tiene capacidad de regeneración, al menos en algunos casos e incluso después de un infarto cerebral, gracias a la neurogénesis.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

3. Uno de los hemisferios del cerebro es dominante y eso determina si somos más artísticos o más racionales. Sí que es cierto que hay zonas del cerebro que están especializadas: el lenguaje se procesa en el hemisferio izquierdo, por ejemplo. Pero no es cierto que uno de los hemisferios domine sobre el otro, con independencia de lo bueno que sea uno con las palabras.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

4. Las partes de la lengua están especializadas en diferentes sabores. Aunque es algo que muchos aprendimos de niños, los receptores de sabor están distribuidos por toda la lengua.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

5. El alcohol te mantiene caliente. Los licores dan sensación de calor, pero el alcohol baja la temperatura del cuerpo, con lo que realmente es peligroso beber alcohol cuando hace mucho frío.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

6. El alcohol mata neuronas. El alcohol no llega a matar neuronas. Eso sí, el consumo excesivo durante mucho tiempo puede dañar las conexiones entre estas células y causar atrofia y degeneración (reversibles).

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

7. El frío causa resfriados. Los resfriados vienen provocados por un virus que viaja por vía aérea “a través de las gotitas originadas al hablar, toser o estornudar”, no por el frío en sí.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

8. La vitamina C previene el resfriado. No hay ninguna prueba que confirme esta relación, si bien es cierto que una alimentación sana nos ayuda a mantenernos sanos y una alimentación sana incluye fruta y vitamina C.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

9. Las uñas y el pelo siguen creciendo después de muertos. Un cadáver no puede producir nuevas células. La piel que rodea las uñas se deshidrata y por eso parecen más largas. Lo mismo ocurre con la piel de la barbilla, lo que lleva a que parezca que la barba crece.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

10. Crujir los dedos causa artritis. Ese ruido en los nudillos se forma por burbujas de gas que se acumulan en las articulaciones de los dedos y no tiene efectos nocivos.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

11. Si te tragas un chicle, tardas siete años en digerirlo. Esta advertencia que todos oímos de niños es falsa: los chicles no se quedan pegados al estómago o a los intestinos, ni tardan más en ser eliminados, “llegan al otro lado sin cambios sustanciales”.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

12. Tenemos cinco sentidos. Aparte de los cinco sentidos tradicionales que ya catalogó Aristóteles, tenemos unos cuantos más: entre 9 y 20, dependiendo de la definición que usemos. Estos incluyen la propiocepción, que nos permite saber dónde están las diferentes partes de nuestro cuerpo, los sensores de temperatura (termocepción), del dolor (nocicepción) e incluso el sentido del equilibrio. Algunos apuntan que lo más fácil es dividirlos en tres grupos: mecánicos (tacto, oído y propiocepción), químicos (gusto, olfato y los sentidos internos) y la luz.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

13. Cortarse el pelo (y afeitarlo) lo hace más fuerte. Aunque lo parece por un tiempo, ya que cada cabello acaba en punta y cuando lo cortamos o afeitamos, lo hacemos por el tallo.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

14. “Rápido, orina en esa picadura de medusa”. El vinagre y la orina no son buenas ideas para calmar el dolor de una de estas picaduras.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

15. El estrés hace que se te vuelva el pelo blanco. No exactamente: el estrés provoca que se te caiga el pelo y el cabello con pigmento es más débil, por lo que estos se caen y las canas se quedan. Es decir, si ya tienes canas, el estrés te dejará sólo con ellas. Si no tienes canas, corres el riesgo de quedarte calvo.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

16. Los avestruces esconden la cabeza bajo tierra. Bajan la cabeza a ras de suelo para pasar desapercibidos y parecer un arbusto, aunque es más normal que corran.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

17. Los lemmings se suicidan en masa. Estos roedores del ártico pasan por ciclos de población en los que se multiplican por 100 o incluso por 1.000, para luego descender hasta casi la extinción, ya que dependen de climas muy fríos para reproducirse. En los picos de población, muchos grupos de lemmings se ven obligados a emigrar y, ocasionalmente, caen por acantilados. Pero por accidente.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

18. Tapar la nariz si sangra. Si taponas la nariz lo único que haces es retener y acumular la sangre, no acabas con la hemorragia. ¿Qué hay que hacer? Aunque te parezca mentira y te vayas a manchar esa preciosa camisa que llevas, debes inclinar la cabeza ligeramente hacia adelante para que la sangre no vuelva a la vía respiratoria. Si en unos pocos minutos no ha parado, anda a urgencias a que te lo mire alguien que sepa.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

19. Los tiburones no enferman de cáncer. Pues sí, y de todo tipo. Así que conviene no fiarse de los productos hechos con cartílago de tiburón que aseguran prevenir esta enfermedad.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

20. La memoria de los peces dorados dura sólo unos segundos. Estos peces pueden aprender, retener información y usarla posteriormente, como muestra un experimento en el que tras unas semanas dejando comida en el mismo sitio, el pez se acercaba a ese lugar antes de ver la comida y cuando le tocaba.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

21. Los perros sudan salivando. Regulan la temperatura sobre todo con la respiración, jadeando con la boca abierta. La mayor parte de sus glándulas sudoríparas están en las plantas de sus patas.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

22. Los toros no ven el color rojo. Es cierto que el toro embiste por el brillo y el movimiento del capote. Pero estos animales sí distinguen el color rojo, si bien es cierto que no les enfada. En el programa de televisión Mythbusters sometieron este mito a prueba.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

23. Los patos no hacen eco. Sus graznidos tienen eco, aunque el espectro de este sonido es difícil de percibir por el oído humano.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

24. Los murciélagos son ciegos. Ven casi tan bien como los humanos. Se orientan gracias a sus ojos, al sónar de ultrasonidos, que les ayuda a cazar insectos en la oscuridad, y a una brújula interna.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

25. Las moscas viven 24 horas. Las moscas comunes viven entre 15 y 25 días.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

26. Un año de perro son siete años de humano. Los perros envejecen a otro ritmo, pero esta famosa equivalencia no es exacta. Los perros crecen mucho más rápido durante los dos primeros años y, de hecho, alcanzan la madurez sexual ya en el primero, que equivaldría a unos quince años humanos.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

27. Soplar si se ha metido algo en el ojo. Es lo más común: se te mete cualquier cosa en el ojo y le pides a alguien que sople para sacarlo. O peor, que intente quitarlo con un pañuelo. ¡ERROR! Metiendo más objetos en el ojo lo más probable es que agraves el problema (sorprendentemente). Lo que debes hacer es lavar el ojo con agua o suero fisiológico. También vale llorar mucho (no es broma), ya que el agua se lleva el objeto.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

28. Los delfines son los animales más inteligentes después de los humanos. No lo parece. Tal y como relata Jessa Gamble, comprenden signos, como los primates y los loros, pero recuerdan menos que muchos perros. Se reconocen en los espejos, pero también lo hacen muchos animales. En la revista Spiegelexplican el origen del mito y la polémica actual.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

29. El agua del fregadero gira en sentido contrario en el hemisferio sur. Tal y como recoge Xataka, el efecto Coriolis existe y afecta a depresiones atmosféricas y huracanes, pero es muy débil y sólo produce consecuencias significativas a largo plazo. Por tanto, no llega a afectar al desagüe, que se ve más influido por otros factores, como la inclinación de la bañera, por ejemplo.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

30. Escuchar a Mozart nos hace más inteligentes. El famoso experimento de 1993 que dio con un efecto Mozart en bebés menores de tres años se ha repetido varias veces sin éxito. Lo cual no quita que escuchar a Mozart esté bien, sólo faltaría.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

31. Las vacunas provocan autismo. El estudio del doctor Andrew Wakefield sobre la asociación de la vacuna triple vírica con el autismo falseó datos, fue retirado por la revista que lo publicó, The Lancet, y se desmontó tras un estudio con 1,3 millones de niños.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

32. Si todos los chinos saltaran a la vez, alterarían el eje de rotación de la Tierra. Como recogen en Xataka, citando 100 mitos de la ciencia, de Daniel Closa i Autet, “la Tierra pesa diez billones más que todos sus habitantes humanos juntos”, por lo que “sería como si una mosca saltara sobre la superficie de un barco”.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

33. No hay que despertar nunca a un sonámbulo. Es posible que el sonámbulo se muestre molesto y desorientado. Más o menos como cuando nos sacan de un sueño profundo. Es desagradable, pero no hay peligro de infarto ni de coma, y en caso de riesgo puede ser hasta recomendable (no vaya a tropezar y caerse).

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

34. Darle agua con azúcar a un desmayado. Alguien se desploma de un mareo y alguien decide que es un bajón de glucosa y necesita un vaso de agua con azúcar. Una vez más ¡ERROR! No es que el agua le vaya a perjudicar, pero tampoco le va a ayudar. No le va a hacer nada. Y aunque no te lo creas, abanicarle tampoco. Lo que hay que hacer es tumbar a la persona boca arriba y levantarle las piernas hasta que se le pase.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

35. Si orinas en la piscina, un componente químico hará que el agua se vuelva de color en contacto con la orina. No hay ningún compuesto que actúe sólo contra la orina y no contra otros componentes orgánicos similares.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

36. El suero de la verdad funciona. En la BBC probaron el tiopentato sódicopara poner el mito a prueba. Es cierto que desinhibe, como el alcohol, y vuelve más sugestionable, pero no es fiable. De hecho y durante el interrogatorio simulado, el periodista comenzó explicando (entre carcajadas) que era “un cirujano cardiaco mundialmente famoso”. Cuando se le incrementó la dosis, admitió su verdadera profesión. Pero estos sueros apenas tienen efecto en quien no quiera contar nada.

Cosas Que Creemos Ciertas Pero Son Falsas

37. Cuando alguien dispara un arma con silenciador, apenas suena un silbido. Depende del arma, pero el disparo se seguiría oyendo y no se convertiría en el mejor amigo de un asesino discreto, tal y como explican en este hilo de Quora. Se usan sobre todo para cazar o para defensa doméstica. En Quora incluyen este vídeo de un ruso disparando un escopetazo con un silenciador. Aquí hay otro ejemplo más discreto, que permite comparar.