Facebook Twitter RSS Reset

Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países

Palomitas y refresco, refresco y palomitas. Una pareja tan asociada al cine como el Gordo y el Flaco. Muchos no se pueden imaginar una sesión de tarde sin echarse a la boca estas delicias que han sobrevivido a todo tipo de hábitos de consumo. Sin embargo, en algunos países, las palomitas tienen que compartir espacio con aperitivos locales, bastante curiosos en algunos casos:

Sardinas secas

¿Dónde? En Japón.



Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Los nipones lo conocen como ‘iwashi senbei’. Son las sardinas cocinadas con salsa de soja y azúcar, con semillas de sésamo por encima. Un sabor extremadamente dulce que degustan tradicionalmente mientras disfrutan de una película.





Carne de reno

¿Dónde? En Noruega.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Que no te extrañe encontrártelo en algún que otro autocine del país. Es carne seca de este popular animal, idolatrada por los noruegos debido a sus bajos niveles de grasa y su elevada cantidad de proteínas.

Souvlaki

¿Dónde? En Grecia.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Esta especie de pincho moruno con carne de cordero, ternera o pollo puede comprarse en puestos callejeros del país heleno, y es uno de los elementos más clásicos de sus cines al aire libre.

Sepia seca

¿Dónde? En Corea del Sur.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? El animal deshidratado hace las veces de palomitas en este país y, además, también tiene éxito en otros países de Asia. Comparte espacio con otro aperitivo muy popular en Corea del Sur que no nos resulta tan extraño: nada más y nada menos que las castañas asadas. ¿Para cuando castañas y palomitas en España?







Ciruelas

¿Dónde? En China.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Son vendidas cubiertas con sal, lo que les da un sabor ácido. Y sí, también están secas. Las ciruelas tienen que competir por las preferencias de los chinos con pipas de girasol o zumo de coco. Nada que envidiarle a nuestras palomitas dulces, la verdad.

Bolitas de pescado

¿Dónde? En Barbados y en Hong Kong, donde se les añade curry.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Son los típicos buñuelos de pescado de toda la vida, pero trasladados a una sala de cine. En el caso de la isla que vio nacer a Rihanna, están preparados con pez volador y se sirven en muchos cines al aire libre.

Pan de queso

¿Dónde? En Brasil.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Son bolitas preparadas con harina de yuca, leche, agua y diferentes tipos de queso, al gusto del consumidor. En el país sudamericano te las puedes encontrar en el desayuno o rivalizando con las palomitas en las salas del país. Eso sí, por su tamaño te encontrarás muchas menos que con el aperitivo de maíz.

Hormigas fritas

¿Dónde? En Colombia.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Son las denominadas “hormigas culonas“. Afrodisíacas y tostadas, gozan de amplia aceptación en el país, así que ya sabes lo que tienes que probar cuando vayas al cine allí. Al parecer, se comen de la misma manera que los cacahuetes: a puñados.

Empanadillas

¿Dónde? En la India.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? Las ‘samosas’ son el complemento perfecto para una película de Bollywood. Están rellenas de una masa de patatas o de guisantes y su presencia en la idiosincrasia del país es tal que te las puedes encontrar incluso en las salas que exhiben títulos indios fuera de sus fronteras.







Regaliz salado

¿Dónde? En Holanda.





Cosas increíbles que comen en los cines de algunos países



¿En qué consiste? En los regalices de toda la vida pero con un sabor un poco diferente. Los Países Bajos son los mayores consumidores de esta golosina en el mundo (32 kilos al año; de hecho, tienen un gran aprecio a los dulces) así que no es de extrañar que estén en todos los ámbitos de su vida. Si eres un conservador mejor sigue con los dulces que llevas comiendo desde pequeño, pero no pasa nada por ponerle un poco de sal a la vida.

No comments yet.

Leave a Comment