Facebook Twitter RSS Reset

copa nupcial

Una gota de rocío nocturno

empapa las aureolas de tus senos,

enigma de verbena

en tus copos de vino negro

con voracidad liba mi boca

el flujo dulce y bruno del cerezo.

Solido continente de rutas zafíreas.

Vago planisferio de espiga tributaria,

a la oferta de mis manos

cándida optas por mi pálpito de subasta.

Solo un cuerpo cabe en tus líneas

y es tu propio cuerpo un batallón

de plumas que a la tenue luz serena

a mi tacto apacigua tu tersura quieta.

Vértigo de labios hambrientos,

reflujo de marea, te instalas en mi pecho

y con dedos turquesas me levantas

al plano infinito de un cielo con diamantes.

Desde altas torres,

pirámide de médanos,

resumes la virtud del instante,

con orden de vuelo nos elevamos

hasta ser dos alas en la cima de los labios.

Ahí mora la nupcial copa indivisible de la pasión sin tregua

que desbarata los ciclos sin mensura de tiempo.

No comments yet.

Leave a Comment