Facebook Twitter RSS Reset

¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?

¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?
Por el equipo coordinador de la muestra ‘Excreta, una exposición (in)colora, (in)odora e (in)sípida’*





Cada ser humano debe ocuparse de un ecosistema, y no hablo del que forman las especies animales y vegetales que nos rodean, que también, sino del complejo ecosistema que albergamos en nuestro interior y que hace posible la digestión de los alimentos. Dentro de cada ser humano habita un vasto universo de bacterias y microorganismos que forman la flora intestinal. Trastornos como úlceras, colitis crónicas o dolor abdominal se producen porque ese ecosistema ha sido destruido. La flora intestinal es única para cada persona, por eso hay quien convive con la Helicobacter pylori en su interior sin inmutarse y otros se retuercen de dolor en cuanto entran en contacto con la mencionada bacteria. 

Olor

Las bacterias presentes en las heces producen los gases y el mal olor. El olor varía en función de lo que comamos y bebamos. Este será más intenso cuanto más sabores artificiales y químicos contengan nuestras comidas y bebidas (1). Según informa el doctor Mercola en su portal de salud, “las heces apestosas pueden estar relacionadas con un número de problemas de salud, tales como trastornos de mala absorción, enfermedad celíaca,enfermedad de Crohnpancreatitis crónica o fibrosis quística”. (2)





Tamaño

  • Diámetro: ¿Qué significan las heces estrechas?

Las heces estrechas por lo general no indican un problema. Sin embargo, cuando se afinan hasta semejar un lápiz o toman la forma de una cinta, pueden indicar estrechamiento u obstrucción del colon debido a un tumor o cáncer de colon. Las personas que sufren de síndrome de colon irritable con alternancia de diarreas estreñimiento pueden a veces hacer heces estrechas. (3) Las heces muy anchas pueden indicar falta de tono del músculo del colon por falta de ejercicio, escasa absorción de minerales o una dieta baja en fibra. (4) Según el doctor Mercola, el diámetro ideal es de 2.5 cm a 5 cm. (2)

  • Largo. 

"Las heces saludables miden aproximadamente 30 cm de largo. Si son más cortas puede significar que el colon no procesa correctamente los alimentos y que las heces no tienen suficiente humedad", explica la terapeuta en colonics (lavados de colon), Danielle Allen. (4) 

    ¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?

    Consistencia
    • Heces con mucosidad. (5) Una cantidad pequeña de mucosidad en las heces se considera normal. (La mucosidad es una sustancia gelatinosa que fabrican los intestinos para mantener la pared del colon húmeda y lubricada). La presencia regular de mucosidad excesiva y especialmente si se acompaña de sangrado o cambios en los hábitos de defecación, puede ser una señal de alarma. La presencia de mucus puede deberse a una infección intestinal (que causa diarrea) o tener causas más serias, como enfermedad de Crohn, colitis ulcerosao incluso cáncer.
    • Heces flotantes.(4) En heces saludables, una mitad flota y la otra se hunde. Las heces que flotan pueden contener grasa sin digerir o exceso de gas por fermentación. Las heces que se hunden completamente contienen minerales sin digerir o están demasiado compactadas por retención y falta de humedad.
    • Heces con trozos de alimentos. Cuando aparecen trozos de alimentos significa que estos no se han digerido, es decir, que el organismo no los ha absorbido. Muchos alimentos que ingerimos, como ciertos tipos de fibras, no se absorben. (1) La presencia de trozos de alimentos sin digerir no es preocupante a no ser que se acompañe de diarrea, adelgazamiento espontáneo o cambios en los hábitos de defecación. (6) Si esto ocurriera se aconseja consultar con el médico. 





    Frecuencia

    • Estreñimiento. (7) Se define por movimientos intestinales difíciles, con heces duras que requieren un gran esfuerzo para ser eliminadas. La menor frecuencia es otro de sus síntomas. Hay que destacar que el concepto de regularidad intestinal varía en cada persona: lo que es regular para una puede ser estreñimiento para otra. "Tres movimientos intestinales por día o por semana se considera normal, explica el doctor Mercola en su portal de salud. Más importante que la frecuencia es la facilidad con que se mueve el intestino. Defecar no debería requerir más esfuerzo que orinar o pasar gas", añade. ¿Cuáles factores afectan la regularidad intestinal? Dieta, viajes, ciertos medicamentos, fluctuaciones hormonales, cambios en los hábitos de dormir, reducción de la actividad física, enfermedades, cirugía, labor de parto o estrés, entre otros. (7) El estreñimiento sin tratar puede llevar a la retención fecal y la formación de fecalomas.
    • Diarrea. Se habla de diarrea cuando los movimientos intestinales son muy frecuentes –varias al día- y la materia fecal es líquida. Esto ocurre cuando el sistema digestivo no ha tenido tiempo de absorber los fluidos presentes en las heces. (8) El promedio que le lleva al organismo convertir la comida en materia fecal es de 18 a 72 horas. (7) Las posibles causas de diarrea son: bacterias presentes en agua o alimentos contaminados, parásitos, medicinas, problemas para digerir ciertos alimentos o enfermedades del estómago o los intestinos (enfermedad de Crohn, síndrome de colon irritable, enfermedad celíaca) (8).





    La tabla de heces de Bristol

    La tabla de heces de Bristol clasifica la materia fecal en siete tipos. Cada uno de estos tipos depende del tiempo que la materia fecal haya permanecido en el colon. Una vez que la materia fecal llega al inodoro, lo que se ve es el resultado de la dieta, la ingesta de fluidos, las medicaciones y el estilo de vida. Lo más importante a la hora de mover los intestinos es que las heces sean blandas y pasen sin esfuerzo. Las heces ideales son las numeradas 3 y 4 en la tabla de Bristol.

    Esta tabla de heces de Bristol fue desarrollada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol, Gran Bretaña, y se publicó por primera vez en el Diario escandinavo de gastroenterología, en 1997

    ¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?

    • Tipos 1 y 2 indican constipación
    • Tipos 3 y 4 son las heces ideales
    • Tipos  5 y 6 pueden indicar diarrea y urgencia.
    • Tipo 7 indica diarrea







    La salud de nuestra flora intestinal depende no solo de factores ambientales y genéticos, sino de cómo la cuidemos. Cuando fumamos, comemos demasiadas grasas o no incluimos en nuestra dieta un aporte significativo de frutas, verduras y legumbres es como si estuviéramos tirando basura en medio del bosque: estamos degradando el ecosistema.

    Pero, ¿cómo podemos controlar el estado de la salud de nuestro interior? Fácil: observando nuestras heces obtenemos información directa. Además de ir al baño al menos una vez al día, hay dos parámetros sencillos de analizar: la textura y el color. La tabla de Bristol, ideada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol, se utiliza en medicina para clasificar la textura de las heces humanas en siete categorías. Los tipos uno y dos indican estreñimiento, tres y cuatro son heces ideales y los tipos cinco, seis y siete tienden hacia la diarrea. Conociendo esta tabla, sería posible dar una respuesta precisa de nuestra salud intestinal nada más salir del baño.

    El color de las heces también nos cuenta cómo van las cosas. La tonalidad está influida por lo que comemos, pero también nos da otras pistas. Mientras el marrón indica una buena gestión de los desechos y el verde nos dice que hemos comido muchas verduras, el amarillo puede indicar una infección o un exceso de grasa, el negro se puede deber al sangrado del tracto intestinal y el blanco a la falta de bilis. Vamos, que solo con echar un breve vistazo antes de tirar de la cadena podemos conocer el estado de la cuestión.

    ¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?

    Pero nuestras cacas no solo nos dan información sino que también pueden ayudar a curar. La medicina china ya las usaba en el siglo IV, pero en la occidental hace muy poco que se ha comenzado a experimentar con las heces para tratar trastornos gástricos que los antibióticos no consiguen curar. De hecho, muchas veces son los antibióticos los causantes de dichos trastornos.

    Los tratamientos experimentales están confirmando que con un sencillo trasplante de heces se consigue, en muchos casos, repoblar el intestino enfermo con las bacterias de la persona sana, restableciendo así la flora intestinal perdida. La intervención consiste en trasplantar excrementos de una persona sana en el intestino de la que no lo está con el fin de acabar con las infecciones. El trasplante no conlleva muchas complicaciones. Una vez purificadas y mezcladas con leche o suero las heces del donante se introducen en el colon del receptor mediante una colonoscopia o una sonda. El tratamiento funciona. En concreto, en EEUU ya tienen el primer banco de cacas del mundo y en Suecia están desarrollando píldoras de heces.

    *La exposición ‘Excreta’,  que se puede visitar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, hasta finales de abril, nos habla de todo esto y mucho más sobre los excrementos en la naturaleza y en la sociedad.





    ¿Conoces que tipo de heces sos, digo desechas?

No comments yet.

Leave a Comment