Facebook Twitter RSS Reset

Conoce las dos razones por las que se montan cachos…

Conoce las dos razones por las que se montan cachos...En la página web para infieles Ashley Madison hay aproximadamente, 30 millones de cuentas registradas que muestran que el engaño no es inusual sino que muchísimas personas, le montan cachos a sus parejas.

Según un estudio que realizaron, se pudo conocer que los hombres son unas 2,4 veces más infieles que la mujeres, y los perfiles más comunes encajan con hombres de unos 43 años, casados, con un poder adquisitivo medio alto y de profesión empresarios, directivos, médicos o abogados.

En el caso de las féminas, suelen tener 34 años de edad, en su mayoría también casadas, con profesiones como administrativas, maestras y ejecutivas de alto nivel.

Las razones por las que se es infiel, son netamente personales y difíciles de clasificar. Para los científicos existen dos tipos de categorías de infieles. Pepper Schwartz, profesora de sociología en la Universidad de Washington, asegura que “hay casi tantas razones diferentes por las cuales la gente pone los cuernos como personas hay en el mundo”, pero reconoce a su vez que “la mayoría de los engaños se dividen en dos categorías principales”.

1. Rutina en la cama: vida sexual aburrida

Los expertos en sexología y relaciones de pareja coinciden en aplicar la primera categoría a las personas que se aburren y no son particularmente felices con su vida sexual, “aunque el sexo no sea tan malo”, incide Schwartz.

“Suelen ser personas que llevan en una relación mucho tiempo y anhelan la emoción de algo nuevo”, explica la también coautora de Snap Strategies for Couples: 40 Fast Fixes for Everyday Relationship Pitfalls (Seal Press), quien expone que también hay mucha gente que no se atreve a salir de una relación y utiliza el sexo para tener otro entretenimiento. El clásico ‘necesitaba sentirme vivo/a’, que en tantos telefilmes ha servido de argumento.

Hay problemas que van más allá del sexo rutinario que pueden acabar con la vida sexual en pareja: las disfunciones. “Sabemos que, en condiciones en las que se amenaza su masculinidad, los hombres son más propensos a involucrarse en comportamientos hipermasculinos como el engaño sexual”, continúa Schwartz.

Muchas veces el engaño se ve impulsado por el hecho de no perder la oportunidad. Según un estudio publicado en 2011 en la revista Archives of Sexual Behavior, las personas que temían el fracaso sexual, independientemente del género, son entre un 6% y un 8% más proclives a engañar a los demás. La experta explica que enalgunos casos la infidelidad aparece como forma de “castigo” hacia ese cónyuge que no es capaz de despertar sus instintos más primitivos.

Por otro lado, también existen parejas en las que se llega a un acuerdo tácito en el que indican que pueden buscar sexo en otros lugares, incluso detallando lo que pueden hacer y con quién, y ser infiel está permitido. “Es un grupo raro, pero no es imposible que haya parejas que entiendan que no van a ser totalmente monógamas para siempre”, comenta Schwartz.

2. Infelices para siempre: cuando se acaba el amor

Se trata de personas que anhelan a su pareja emocional o físicamente. Con el paso del tiempo algo ha cambiado entre ellos pero por diversas razones –desde los hijos hasta deudas económicas o simple comodidad–. Ni se plantean dejar su relación. De hecho, según la mencionada investigación, las mujeres casadas que se conectan a plataformas como Ashley Madison, buscan más una aventura romántica y pasional que un encuentro sexual.

“Están contentos con su matrimonios y no quieren el divorcio”, explica Eric Anderson, portavoz de la plataforma Ashley Madison. Lo curioso es que, frecuentemente, estas personas no están buscando activamente un romance. Sin embargo, aprovechan la mínima oportunidad de conocer a alguien afín que les despierte algún sentimiento.

En ocasiones, que surja la posibilidad de pasar más tiempo e intimar con una persona cariñosa que les preste la atención que no le dedican sus parejas puede derivar en cuernos. “El engaño se ve impulsado por el hecho de no perder la oportunidad. De ahí que los hombres que trabajan en profesiones dirigidas por mujeres sean más propensos a ser infieles”, explica Christin Munsch, profesora de sociología en la Universidad de Connecticut.

No obstante, Munsch tampoco descarta que los cuernos se produzcan por el mero hecho de seguir a pies juntillas el lema de la vida es corta y reconoce que “en ocasiones, la proximidad con personas del sexo opuesto en el día a día no tiene ninguna influencia”.

Gran cantidad de expertos destacan el uso que actualmente se le da a los celulares, el desarrollo de las nuevas tecnologías y las aplicaciones que se han convertido en las herramientas ideales para poder encubrir los engaños con facilidad. Un informe sobre infidelidad elaborado por Ashley Madison, arrojó que el 70% pone una contraseña que no conoce su pareja y borra las conversaciones, además de calcular que dos de cada tres infieles no prestan el teléfono ni un minuto y registran en la lista de contactos a sus amantes, con nombres falsos.

No comments yet.

Leave a Comment