Facebook Twitter RSS Reset

Conoce al macho Sigma

El lobo Σ (sigma)

Una compacta manada de lobos se disponía a comer luego de una caza exitosa.

Estaban activos y enérgicos, bien alimentados y hasta con las hembras en celo. Las hembras de la especie solo se alzan una vez al año, por lo cual suelen tomarse en serio el apareamiento.

La manada tenia un líder, buen cazador, de buen tamaño para la media de la manda, de un destacado pelaje, que lo hacían un lógico alfa.

Conoce al macho Sigma

Los lobos alfa, solo se reproducen únicamente con las hembras alfa, el resto deben esperar su turno y volverse alfas. Las hembras beta, incluidas las mas viejas, se dedican a cuidar los cachorros de la pareja alfa, y los machos beta a proveer los cachorros del alfa, cazando para alimentar a la manada.

Cualquier beta sea macho o hembra es ajusticiado por el alfa y la manada si desobedece esta ‘ley’.

Había entonces dos hembras destacables, las más saludables, ágiles y aguerridas del grupo; como suele pasar en esos momentos; la tensión interna crece mucho, los roces comienzan y los dientes aparecen.

Conoce al macho Sigma

La palabra final termina siendo del líder y con quien finaliza apareándose. Nuestro Alfa elige una y la otra debe resignarse al rechazo.

El instinto reproductivo a veces conduce a los lobos jóvenes fuera de sus manadas de nacimiento, yendo en busca de pareja y/o territorios a otros lugares.

La antes feroz hembra, ahora un poco acongojada por haber sido derrotada se aleja de la manada; recorre entre vericuetos del bosque y comienza a alejarse del territorio de la manada, cuando algo llama su atención.

En medio de la nieve y los olores amaderados del bosque percibe algo a lo lejos, apura solo un poco el paso y llega a un pequeño claro aislado por varios árboles, donde en un rincón vislumbra un macho totalmente solo, sin manada a la vista. No siente, ni ve otros lobos cerca, por lo que decide acercarse.

El aislado canus lupus se percata de la presencia de la visitante y no se toma bien su intrusión. Comienza a mostrarle los dientes, a ponerse erguido lentamente y gruñirle de modo amenazante.

Conoce al macho Sigma

Una hembra merodeando puede significar la pronta llegada de otros lobos o manada a perturbar su tranquilidad y en especial problemas con alfas y otras hembras, ya que ligadas a estas, vienen incuidos los sistemas de alfas y betas.

Aun así, ella siente curiosidad y decide acercársele, no se da por aludida, como ninguna hembra suele hacer y sintiéndose intocable, se aproxima a pesar de las advertencias.

El lobo se desconcierta un poco, no sentirse intimidada por su postura amenazante y las hembras no suelen ser tan feroces como los machos.

La curiosidad la lleva a olisquear, ver, analizar el lugar y examinarlo a el; por lo que, el Sigma decide que no es una amenaza, sino solo una curiosa y la deja continuar simplemente ignorándola. No le interesa nada en este momento, ni aparearse con ella, ni sumarse a su manada o crear una propia: puesto que esta acostumbrado a sobrevivir con propios medios.

Eso no es bien aceptado por una hembra, ser rechazada por dos posibles alfas en un mismo día, ante lo que empiezan los quejidos en forma de aullidos y gruñidos, ella reclama la atención que se le debe dar.

Nuevamente se pone inquieto el sigma, cuando percibe en las cercanías una posible presa para la cena, los machos sigma cazan solos y organizan su alimentación de otra forma y una hembra espantando la presa no es algo bueno.

Como es de esperarse, la comida finalmente huye asustada por los aullidos y esto pone mas nervioso al solitario cazador.

Seria este el menor de sus problemas hasta que aparece el alfa por el mismo sendero que conduce de vuelta a la manada, atraído por el quejido de la hembra que hace poco rechazó y asume que significa conflicto.

Los machos sigma no se llevan bien con los alfa, betas, ni los juegos de poder, por eso suelen dejar la manada, para evitar los mismos.

Un alfa amenazante significa problemas, significa comprometer la libertad del sigma y significa jerarquías ajenas en su propio refugio. La tolerancia es nula.

Solo hace falta una pequeña carrera y un salto para colocar los dientes en la yugular del cabecilla. Sacude ferozmente el cuello de este, mientras recibe algunos mordiscos del intruso.

La pelea se torna aguerrida, un alfa llega a esa posición de liderazgo por ser apto, no obstante, un sigma sobrevive solo por lo mismo; hace falta un poco de forcejeo y una porción del pelaje y carne del allanador se desprende, dejando salir la “sangre alfa”.

La doblemente rechazada decide intervenir, puesto que a quien están atacando es el líder y guardián de su jauría, saltando al lomo del sigma que ahora se encuentra intentando desprenderse del ataque de esta.

Conoce al macho Sigma

No dura mucho tal intervención, hasta que los dientes del sigma se clavan fuertemente en una de sus patas delanteras.

El alfa se encuentra malherido y la hembra en el piso bastante tullida por la mordedura recibida en sus miembros…

Expectante, fuerte y preparado, el Sigma avanza unos pasos para animarlos a retomar el sendero aquel, y espera a ver cual es el primero en seguir desafiándolo, las opciones son simples, o vuelven por donde llegaron o se quedan a encontrar su morada final allí.

Conoce al macho Sigma

El alfa ensangrentado y goteando desde su cuello decide retirarse en seguida, la hembra no obstante, se queda en el piso, en una postura de sumisión esperando un trato especial.

Una dentellada mas le dice que ya no es bienvenida y con gran malestar se retira corriendo y sollozando por el dolor.

Entre las andadas hipergamas de una hembra, ahora transformada en beta y los juegos de poder de un alfa, se perdió mucho tiempo ya, el cual debería haber aprovechado en cazar la cena.

Las jerarquías sociales de una manada existen por una razón quizás, pero a veces el macho sigma intolerante y poco deseoso de esas reglas decide apartarse.

Estar bajo el manto de una manada hace mas fácil la caza y la auto protección, el macho Sigma en cambio debe protegerse, sobrevivir y cazar solo, algo obviamente mas complejo que con otros lobos respaldándolo, es un camino duro, quizás solitario y que hasta lo obliga a rebasar sus propios limites con el fin de volverse mas capaz.

Pero le permite evitar vivir en los juegos de poder social de los mediocres, esos que ante el primer colmillo clavado, deben correr con su manada a lamberse las heridas.

El macho sigma camina solo, pero firme, por encima de cualquier manada, alfa, beta y casta social.

Conoce al macho Sigma

hay una presa en las cercanías, va siendo la hora de cazar.

J.FX

No comments yet.

Leave a Comment