Facebook Twitter RSS Reset

Conciencia es lo Primero

Conciencia es lo Primero

MIENTRAS FUMAS TU CIGARRILLO, EN LOS LABORATORIOS FINANCIADOS POR LAS INDUSTRIAS TABACALERAS ESTÁN SIENDO TORTURADOS MILES DE ANIMALES…

La cruel experimentación en animales de la industria del tabaco…

Por el interés y la ambición de lograr resultados favorables en las investigaciones sobre la nicotina y el tabaquismo en general, la industria del tabaco lleva años realizando diversos y brutales experimentos en animales que van desde el testeo con primates anestesiados mientras con un tubo por la garganta se les bombardea a los pulmones humo de cigarrillo (nicotina, monóxido de carbono entre otros ingredientes) hasta forzar a perros a respirar por medio de ventiladores mecánicos exponiéndolos de manera crónica al humo del tabaco siendo obligados a fumar 30 cigarrillos diarios.

Otros tipos de testeo por industria del tabaco contra los animales consisten en:

– Cortar agujeros en las gargantas de perros beagle a través de los cuales estos individuos son obligados a respirar humo de tabaco concentrado durante todo un año.

– Insertar electrodos en los penes de los perros para comprobar los efectos del tabaquismo en el funcionamiento sexual.

– Atarles máscaras con correas en la cara a ratas, ratones y monos y forzarles permanentemente a respirar el humo del tabaco.

– Inmovilizar a monos rhesus en sillas con dispositivos cerebrales (electrodos o agujas estereotáxicas) y exponerles a nicotina y cafeína para ver cómo estas substancias les afecta a la respiración.

A pesar de las numerosas campañas realizadas contra el consumo de cigarros, la industria tabaquera sigue realizando dolorosos experimentos en perros, gatos, primates, conejos, pollos, ratas, ratones y otros animales.

Precisamente en este momento, monas preñadas del Oregon Regional Primate Research Center (ORPRC), de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, se encuentran cautivas en pequeñas jaulas de metal, mientras que sus fetos son expuestos a la nicotina. No obstante, el experimentador Eliot Spindel afirmó que “los efectos deteriorantes del tabaquismo maternal durante el embarazo están ya demasiado bien establecidos”. Su estudio, que duró 5 años durante los cuales mató a los bebés primates diseccionando enseguida sus pulmones, se financió con el dinero del contribuyente a partr del año 2004.

Empresas multinacionales como Marlboro no tienen ningún reparo en declarar públicamente sobre el testeo que llevan realizando en animales. Otras como R.J. Reynolds; la Smocking Research Foundation de Japón, financiada en un 87% por Japan Tobacco, propietarios de la compañía inglesa Manchester Tobacco; la UK Tobacci Manufacturers Association; Philip Morris (fabricante de Marlboro); Liggett & Myers (fabricantes de Chesterfield y L&M), entre otras tabacaleras, en su momento fueron denunciadas ante gobiernos y opinión pública por utilizar estos métodos crueles, contrarios a toda “ética humana o animal”.

Hay, desde luego, numerosas razones por las que todos estos resultados son irrelevantes para la salud humana. Las pruebas son altamente artificiales e ignoran las conocidas diferencias entre especies en su respuesta al tabaco. Las ratas encerradas inmóviles en tubos, sufriendo estrés, y respirando sólo a través de su nariz (los humanos respiramos también por la boca) no son un modelo para los complejos patrones del tabaquismo humano. Similarmente, las otras especies usadas, la duración de las pruebas (que ciertamente no corresponden a la naturaleza a largo plazo de largo nivel de mucho del tabaquismo pasivo humano), diferencias metodológicas y de dosificación, todo esto hace que sea imposible que los resultados puedan aplicarse a los humanos.

La historia del debate de la salud sobre fumar directamente muestra claramente la forma en la que las dudas elevadas por erróneos experimentos con animales pueden usarse en detrimento de la salud pública.

Como conclusión, sí, fumar te hace cómplice de la tortura en animales. De hecho, estadísticamente, salvas más animales NO FUMANDO por un mes, que dedicándote a hacer adopciones durante un año.

« La experimentación en animales es mala ciencia. Queremos buena ciencia.

La buena ciencia consiste en tres cosas:

– Debe ser específica a las especies,

– debe no causar daño,

– y tiene que estar basada en evidencia.

Los experimentos en animales fallan en todas las tres consideraciones ».

Dr. André Menache MRCVS.

No comments yet.

Leave a Comment