Facebook Twitter RSS Reset

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Compró tres containers y los

convirtió en una increíble casa
Joseph Dupuis, de 30 años, trabajó hasta 14 horas diarias durante tres meses para hacer un hogar autosustentable, en el que se puede soportar las temperaturas extremas del invierno canadiense

El joven investigador del Algonquin College de Ottawa, especialista en energías renovables, puso en práctica sus conocimientos para crear una asombrosa casa autosustentable en un bosque canadiense, a 55 kilómetros de la capital.

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Primero compró tres containers por 3.400 dólares cada uno. Los unió para que formaran un mismo ambiente y se puso a trabajar intensamente para convertirlos en un hogar.

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Hizo ventanas, puso un piso de madera y lo amuebló. Después le agregó paneles solares para generar la energía necesaria para la vida cotidiana.

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Creó un sistema de calefacción a partir de los paneles y de un hogar a leña que permiten mantener un microclima interno. Así, se pueden soportar perfectamente las temperaturas de hasta menos 44 grados Celsius.

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Pero también hay un sistema de refrigeración, por el que a pesar de las paredes metálicas, que levantan mucha temperatura durante el verano, no se traslada ese calor excesivo al interior. Todo diseñado por Dupuis.
Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa
“Es como un gran experimento científico. Por eso todo el tiempo observo cómo evoluciona y realizo modificaciones”, explicó al DailyMail.

Con 3 containers me hago alta mansión + Yapa

Tras vivir durante dos años en la casa, ahora decidió venderla. El precio de lista es 58.000 dólares, cinco veces más de lo que invirtió para su construcción.

YAPA


¡Increíble forma de cortar una sandía ya no lo harás igual¡