Facebook Twitter RSS Reset

Como triunfar en un proyecto personal

Cuando uno emprende un proyecto personal que implica cierto

riesgo, el peor de todos los miedos, es el miedo al fracaso; y es

sin duda uno de los más poderosos, y por desgracia, uno de los

más difundidos. Este temor, que a veces se expresa claramente,

es casi siempre inconciente y adquiere máscaras sutiles.

Evidentemente, el que no emprende nada no se arriesga a sufrir

ningún fracaso, pero tampoco conocerá el éxito. El éxito no llega

por milagro ya que siempre es resultado de un esfuerzo

perseverante y una actitud mental positiva. El que no se visualiza

próspero, no lo podrá ser jamás. Debe estar convencido

profundamente del éxito de su proyecto, todos los que han

triunfado, en primer lugar creyeron que podían hacerlo.

La energía interior de cada ser humano es prodigiosa. Esa es la

única diferencia entre las personas que triunfan, que atraen el

dinero como un verdadero imán y los que no conocen mas que

éxitos apagados. El nivel de su enriquecimiento y su rapidez son

directamente proporcional al nivel de energía invertida.

Para acumular dinero es muy importante amar la actividad que

se hace, ya que de otro modo no podrá hacerla bien. Cuando el

corazón está ausente, la energía también lo está. ¡La motivación

es fundamental !

Paul Getty, una de las personas que acumuló más dinero en su

vida, como pocos lo han logrado, dividía a los hombres en tres

categorías:

En un grupo se encuentran aquellos que trabajan mejor

cuando lo hacen por entero para sí mismos, y llevan adelante

su propia empresa.

1)

2)

3)

Después están los hombres que, por numerosas razones,

no desean lanzarse a los negocios por cuenta propia, pero

obtienen los mejores y mas notables resultados cuando

son empleados por otros, y participan de los beneficios de

la empresa.

la tercera categoría cuenta a los individuos que no aspiran

más que a ser empleados asalariados, que son reacios a

correr riesgos y trabajan mejor cuando son empleados por

otros, beneficiándose de la seguridad de un salario.

¡Cada persona tiene el privilegio de decidir en que

categoría quiere clasificarse!

36siempre. Si se quiere triunfar comience ya, hoy mismo. Una vez

tomada la decisión, debe perseverarse. El no atenerse a la

decisión inicial hace fracasar muchos proyectos. Los que cambian

continuamente de idea jamás conocerán el éxito. Aunque a veces

atenerse tozudamente a la decisión tomada pude ser suicida, la

mayoría de la gente no conoce el éxito porque en general

abandonan demasiado pronto. El empeño que le falta a tanta

gente es recompensado gran parte de las veces.

El mejor remedio contra el miedo es la acción. Es por esta razón

que no hay que esperar a no tener miedo para actuar. El miedo

se desvanecerá durante la acción. La intención sin acción es

pura ilusión. Atreverse a hacer es obtener el poder de hacer.

En la cultura china, el ideograma que representa la palabra crisis

esta formado por dos símbolos que significan peligro y oportunidad.

Arriesgarse es superar el miedo. Nos arriesgamos cuando no

conocemos el resultado final. Si sabemos lo que ocurrirá, eso no

es arriesgarse, pues no se requiere valentía. Porque la valentía

es no saber lo que puede pasar, es hacer algo arriesgado a pesar

del miedo, ya que sin miedo tampoco hay valentía.

La mejor inversión es uno mismo. Invierta en recursos para

perfeccionarse y ponerse al día, o dedíquese a leer buenos libros.

Recuerde que intelectualmente uno es lo que lee, así como

nuestro cuerpo termina siendo lo que comemos. El hecho que

haya terminado una carrera profesional no significa que no deba

seguir estudiando. O si no lo hizo, eso no debe ser excusa para

estudiar y perfeccionarse en lo que más le interese. La vida esta

hecha para invertir siempre, creciendo, aprendiendo y

progresando.

Para progresar es necesario dar más de lo que se recibe. Es por

esta razón que el empleado que no hace más de aquello por lo

que se le paga, sencillamente no merece un aumento de sueldo.

En verdad, esta ley es muy simple, es la ley del retorno: uno recibe lo que da. Los que dan poco, reciben poco.

El que aplica la ley del esfuerzo suplementario se ve siempre

recompensado. La compensación adquiere diversas formas a

veces inesperadas y sorprendentes. La más corriente es el

ascenso, o el aumento de sueldo. Pero para la persona que ha

desarrollado el esfuerzo suplementario puede ocurrir que esta

compensación provenga de otra persona que no sea su empleador

actual. Existe una justicia inmanente que siempre se cumple.

¡Ningún esfuerzo se pierde nunca! No ahorre esfuerzos en el

desarrollo de su trabajo. Jamás son inútiles. Aunque no encuentren

una recompensa inmediata, son como dinero en el banco.

Como triunfar en un proyecto personalComo triunfar en un proyecto personalComo triunfar en un proyecto personal

No comments yet.

Leave a Comment