Facebook Twitter RSS Reset

Cómo te ayuda un ERP en la toma de decisiones

Cómo te ayuda un ERP en la toma de decisiones

El ERP es mucho más que una herramienta de gestión. Es un software que te facilita enormemente la toma de decisiones. Cuando empezamos a aprovechar todas sus funcionalidades, se pueden extraer datos que nos permitan cotejar cómo debemos invertir nuestro dinero para obtener mayor rentabilidad o cómo mejorar la competitividad de la empresa reduciendo costes innecesarios que no influyen para nada en el ciclo de venta.

El proceso de toma de decisiones a través de un ERP

Se puede intentar hacer todo este tipo de cosas “a ojo de buen cubero”, pero lo cierto es que eso no funciona. Necesitamos datos para tomar decisiones. También en las ventas online, donde a veces las empresas arrancan con una tienda, pero no está sincronizada con su catálogo, ni tampoco con su ERP. 

En caso de que por ejemplo utilices un programa como Prestashop, necesitas que los datos que hay en este programa aparezcan automáticamente en tu ERP. Sólo con un ERP Prestashop vas a poder disponer de esa sincronización y automatización, lo que facilitará enormemente la tarea de toma de decisiones.

Todas las empresas van acumulando datos a lo largo del tiempo: de sus compras, sus ventas, sus ingresos, sus gastos, la contratación y despido de empleados, etc. Todos esos datos quedan almacenados en nuestro ERP y nos muestran en qué medida influyen en el desarrollo del negocio. Si nuestro sistema de planificación de recursos nos está proporcionando lo que realmente necesitamos, dispondremos de suficientes funcionalidades para ayudar a la toma de decisiones.

Es difícil saber, a partir de la mera vista de los datos, cuál sería la decisión más inteligente que hay que tomar. Es necesario interpretar esos datos, analizar los porqués. Por ejemplo: “¿Por qué el mes pasado hubo un menor volumen de ventas? ¿Tiene que ver con que compramos más libros de lectura que libros prácticos?

No es lo mismo gastarse 500 euros en la compra de libros, cuando en la adquisición de esos libros a nuestro proveedor, obtenemos un menor margen de beneficio que si compráramos otros. Pero podría resultarnos rentable si, aun teniendo menor margen de beneficio por cada unidad, el conjunto de libros de lectura se vendiera más.

Los datos por sí solos no sirven. Es una cantidad ingente de información que tienes que ponerte a analizar, y como analizar datos manualmente lleva mucho tiempo, la solución pasa por utilizar un ERP y aprovechar sus funcionalidades, ni más, ni menos. En cuanto empiezas a probarlo, te das cuenta de que el proceso de toma de decisiones sobre “cómo comprar stock” deja de ser una lotería o una apuesta para convertirse en un proceso más racional.

No comments yet.

Leave a Comment