Facebook Twitter RSS Reset

Cómo saber si sos bueno haciéndolo…

La prueba para conocer el rendimiento sexual de una persona.





¿Cuántas veces se ha preguntado si es bueno en la cama? ¿Cree que su pareja está realmente satisfecha o lo suyo es puro teatro? Hay signos, como la coloración intensa o la respiración acelerada, que nos pueden indicar que la otra persona está satisfecha sexualmente con nosotros.

Hay una pregunta que esclarecerá el enigma. Y no tiene que responderla su amante, sino usted mismo: ¿tiene curiosidad y confianza para hablar de sexo con su pareja entre las sábanas? Si la respuesta es afirmativa, felicidades, es usted un amante de diez. Pero, ¿y el orgasmo? ¿Y las 50 posturas raras que hay que conocer? ¿Y los gritos del cónyuge o amante efímero?

Explicamos por qué no son tan importantes, pero antes, aclaremos un concepto. ¿Por qué en la cama? “Esto ya es una idea reduccionista”, cuenta al diario El País Pedro Lucas Busto, psicólogo y sexólogo de la Sociedad Española de Intervención en Sexología: “Lo correcto es hablar del ‘buen amante”.

“No hay señales o competencias universales que nos garanticen que somos buenos amantes, porque cada cuerpo y forma de entender el placer es diferente”, continúa Lucas. “Hay una cosa común: el sexo hecho con autenticidad. Forzar nuestros movimientos como hemos visto en la peli porno o hemos leído en Internet puede alejarnos de lo que realmente nos gusta y nos pide el cuerpo. El buen amante es el que disfruta con lo que está haciendo”.

La mayoría de nosotros quiere agradar y hacer feliz al otro, tanto si estamos teniendo un encuentro ocasional como si la relación es a largo plazo. Fernando Salas nos tranquiliza: “Si nuestra pareja se encuentra contenta y sigue teniendo el deseo de acostarse y tener sexo con nosotros, es que somos buenos en la cama. Debe existir la compenetración intensa, la entrega total y el deseo ferviente de hacer feliz al otro. Si ambos amantes están en esta sintonía se consigue un disfrute supremo”.

“Si queremos teorizar, la experta en sexualidad Sandra Leiblum, en 1990, ya habló de satisfacción en la respuesta sexual humana, una fase en la que hay subjetividad y está ligada a la forma en que la persona se asocia a la intimidad”, comenta Marian Ponte, psicóloga y sexóloga del centro de Psicología Adala.

Algo similar indica Pedro Lucas: “Ser bueno en la cama es cosa de dos. Nadie es bueno ni malo: hay un acto sexual pleno. Por supuesto hay personas que tienen más capacidad para disfrutar y dar placer, y suelen ser aquellas que no temen a su cuerpo. No hay fórmulas mágicas ni afrodisíacos. Cuanto más finjas tus sentimientos, más dificultades tendrás para ser bueno. Para dar placer lo primero es saber recibirlo. Es cuestión de autenticidad y espontaneidad”.

Según los expertos, las personas preocupadas por si su pareja está satisfecha suelen tener dudas del tipo ‘¿soy lo suficientemente deseable y atractivo?’, ‘¿estoy haciendo lo correcto?’. “Querer impresionar a nuestra pareja y que se nos compare con una leyenda del sexo puede provocar el resultado contrario”, advierte el doctor Salas.

No comments yet.

Leave a Comment