Facebook Twitter RSS Reset

Cómo Hacer Polvo de Ajo Casero y sus Beneficios

El ajo ha sido utilizado como saborizante desde los primeros tiempos de la historia humana. Ha sido encontrado en las pirámides Egipcias  y fue utilizado en los templos en la antigua Grecia. Ha sido utilizado como especia así como medicina también. Hasta Hipócrates, el padre de la medicina occidental, recomendaba el uso del ajo.

Investigaciones modernas ya han demostrado que el ajo tiene una gran variedad de beneficios curativos. La mejor forma de ajo, es el ajo fresco, porque contiene compuestos que se descomponen cuando se corta o masticas los bulbos de ajo. Es fácil de crecer dentro y fuera del hogar. Si creces tu propio ajo seguro tendrás en exceso y puedes hacer un polvo de ajo para conservarlo.

Cómo Hacer Polvo de Ajo Casero y sus Beneficios




Beneficios de salud del ajo

Desde la antigüedad el ajo ha sido utilizado para tratar una gran variedad de enfermedades. Los egipcios comían ajo para aumentar su fuerza y rendimiento. Dientes de ajo fueron encontrados en la tumba del Rey Tutankhamun ( 1334 aC to 1325 aC).

Entre los usos y beneficios del ajo, encontramos:




  • Para curar heridas
  • Para combatir enfermedades de las articulaciones
  • Combate infecciones por parásitos
  • Para tratar convulsiones
  • Reduce los niveles de colesterol
  • Reduce la presión arterial
  • Aumenta el rendimiento atlético
  • Crea huesos fuertes
  • Desintoxica metales pesados
  • Promueve el sistema inmune
  • Combate el cáncer (más debajo)
  • Contiene propiedades: Antifúngicas, antibacterianas y antivirales.

Cómo Hacer Polvo de Ajo Casero y sus Beneficios

Investigaciones han demostrado que el ajo aumenta el tiempo de recuperación contra la gripe y el resfriado. Gracias a los antioxidantes contenidos en el ajo, este puede ayudar a prevenir la demencia, la enfermedad del Alzheimer y previene el daño causado por los radicales libres en el cuerpo. El ajo se puede utilizar de forma aguda para tratar los dolores de garganta o infecciones de oído.

El ajo contiene un ingrediente llamado aliina, que proviene del aminoácido cisteína. Cuando masticamos el ajo, la aliina libera alicina (el famoso ingrediente activo en el ajo), este compuesto en cambio libera sulfuro de hidrógeno. Este sulfuro de hidrógeno ayuda a relajar los vasos sanguíneos y también es el responsable por los efectos de combatir el cáncer del ajo.

Por el ajo ayudar a combatir muchas de las enfermedades crónicas de hoy en día, es reconocido como un alimento anti-envejecimiento. Muchos de los habitantes de las llamadas “zonas Azules”, donde las personas se conocen por vivir más de 100 años, consumen dietas que contienen grandes cantidades de ajo.

Cómo hacer el polvo de ajo casero

El plan es que si siembras tu propio ajo tendrás exceso y lo puedes hacer polvo para conservarlo y luego utilizarlo en los alimentos, en el agua o directamente como medicina. Otra opción es, que puedes comprar un montón de ajo y hacer tu propio polvo el cual sabes que no contiene ningún tipo de químicos o adictivos.

Ingredientes:

  • Ajo (la cantidad que desees)
  • Licuadora o procesador de alimentos
  • Deshidratador u horno
  • Cuchillo (obviamente)



Cómo Hacer Polvo de Ajo Casero y sus Beneficios

Procedimiento:

Rompe el ajo y pela los dientes.Échalos en la licuadora o procesador de alimentos y licúa/procesa hasta que quede en pedacitos (no en pasta o jugo).Extiende el ajo picado/molido en la bandeja de tu deshidratador y ponlo a 52 grados C (125 F) o en la función de vegetales.Si no tienes un deshidratador, lo puedes poner en el horno a menos de 90 grados C (200 F).Déjalo secar por un par de horas, siempre viendo que no se esté quemando o pegando de la bandeja. La meta es que el ajo quede completamente seco y crujiente. Nada de humedad.Usa una pequeña licuadora, mezclador o el procesador de alimentos para licuar el ajo hasta que quede un polvo.Almacénalo en un envase limpio, seco y listo.

No comments yet.

Leave a Comment