Facebook Twitter RSS Reset

Cómo cuidar un piercing ?

Cómo cuidar un piercing ?

Luego de hacernos un piercing hay muchas cosas que hay que tener en cuenta, ya que el cuidado posterior puede evitar posibles problemas. Para evitar infecciones debemos cuidarnos bien al momento de hacernos un piercing. Todos los que nos hacemos un piercing debemos saber que puede ser muy doloroso si no nos cuidamos.

Cada piercer (persona que nos hace el piercing) nos dirá cuál es su técnica de cuidado. Y cada piercer nos dirá un método distinto. Además depende en qué zona es que nos hayamos hecho el piercing para determinar qué cuidados debemos tener.

De cualquier forma, hay cuidados generalizados que podemos emplear para no sufrir daños mayores. Encontramos una lista que seguramente a más de uno le resultará útil.

Primero que nada, No tocar con las manos. Nuestras manos están repletas de gérmenes que pueden provocar una infección. Así que ni se les ocurra. Las manos siempre lavaditas con jabón de glicerina.

En Arrebatadora ya vimos lo que debes tener en cuenta a la hora de hacerte un piercing, pero si has dado el paso y ya te lo has hecho o piensas hacerte uno dentro de poco, no debes olvidar los siguientes cuidados básicos que debes tener con tu piercing para evitar cualquier problema.

El perido más crítico y en el que más cuidado debes tener es el de curación y este va desde el momento que sales del lugar donde te has hecho el piercing hasta que pasan unas 8 semanas, que dependiendo del lugar, se estima que es el periodo medio de cicatrización.

Cómo cuidar un piercing ?

Mantener limpia la ropa, almohadas, gorros, sábanas y cualquier otro elemento que pueda tener contacto habitual con nuestro piercing. Evitar roces.

Para limpiar el piercing siempre conviene usar una solución salina (generalmente brindada por el piercer) compuesta por agua y sal marina no ionizada.

No debes usar sobre el piercing alcohol, jabón antibacterial, iodo, gotas para el cuidado de los oidos, ni cualquier otro elemento que pueda llegar a causar irritación.

No mover. Es probable que el piercing se quede duro y tieso mientras se cicatriza el cuerpo. No hay que tocarlo para ver qué sucede.

Si tu cuerpo lo rechaza (aflojándolo o comenzando a desprenderlo), no te preocupes. Hay cuerpos que reaccionan así. Ve inmediatamente al piercer y pregunatale como solucionarlo.

Cuidado con el contacto en relaciones íntimas con otras personas. Evita los fluidos corporales de extraños por un tiempo.

En los lugares públicos (clubs, piscinas, centros deportivos), debes tener extremo cuidado. ante cualquier contacto.

Y recuerda: para algo están los médicos: lo primero que debes hacer si sientes dolor o molestias es consultarlos. Seguro que te ayudarán.

Cómo cuidar un piercing ?

No recurran a medidas desesperadas. Si ven que el área de la perforación está un poco inflamada, por ninguna razón usen agua oxigenada porque lo que va a hacer es crear una capa de piel como las que se forman después de una raspadura, y después de esto el dolor se extenderá por varias semanas.

Ni se les ocurra aplicar alcohol, lo que esto va a hacer es irritarla y después se puede convertir en una infección peligrosa que sin duda va a producir tumultos de piel alrededor de la perforación.

Si van a un médico, lo más recomendable es preguntar si pueden tomar antibióticos. Con el uso de antibióticos y baños de agua de sal marina, seguramente la perforación sanará en solo una semana.

No comments yet.

Leave a Comment