Facebook Twitter RSS Reset

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?

Un amigo se encuentra con otro. En cinco minutos el primero queda agobiado y sin palabras al escuchar las quejas de su interlocutor. Quejas relacionadas con sus padres, con su hermano, con la falta de empleo, la ausencia de una pareja, del pésimo servicio de salud, de la falta de conciencia de sus vecinos y de las medidas arbitrarias que toma el gobierno.

Hay situaciones en la vida que sin lugar a dudas ameritan quejarse, como una reacción natural paraliberar tensiones acumuladas por el evento en sí. La pérdida de un familiar cercano, el quedarse sin empleo por un recorte de personal, un divorcio o una enfermedad grave, son experiencias dolorosas por las que una queja puede despertar nuestra empatía.

“Había sido un hombre que se deleitaba con lo espantosa que era su vida, y prefería quejarse a cambiarla.”

-John Katzenbach-Sin embargo, algunas personas hacen de las quejas su pan de cada día. Además, piensan que todas las “buenas personas” del mundo están obligadas a escuchar una y otra vez esos lamentos, porque de lo contrario probarían que son insensibles o egoístas.

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?
Las quejas contemporáneas

Vivir en la época actual no es sencillo. Nos encontramos permanentemente bombardeados por noticias, en su mayoría dolorosas o preocupantes. Adicionalmente debemos tolerar jefes malhumorados o compañeros rebotados, eso sin contar las problemáticas personales a las que estamos expuestos, como pueden ser las pérdidas, las enfermedades y un saco repleto de situaciones que por momentos llegan a ser asfixiantes.

Frente a semejante panorama, por lo general, tenemos dos opciones: Analizar cada situación y buscar la salida más apropiada o resistirmos y adoptar la posición de la queja. Lo preocupante de esta segunda opción es que se convierta en un hábito, que nos limite en nuestras potencialidades y genere una actitud negativa en quienes nos rodean.
Podríamos pensar que quejarse es una especie de catarsis frente a las presiones y puede que por momentos cumpla con esta función. Sin embargo, la queja puede convertirse, sin que lo notemos, en una costumbre que repetimos como un círculo vicioso y que con el tiempo se tornará en la respuesta automática frente a las dificultades.

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?
Consecuencias en nuestro cerebro

Según investigaciones adelantadas por varios neurocientíficos, de la frecuencia e intensidad emocional con la que nos quejemos dependerá que nuestro cerebro sufra cambios significativos. Esto se debe a que durante esta condición de frustración e impotencia constantes, el cerebro libera hormonas como noradrenalina, cortisol y adrenalina que terminan por alterar el funcionamiento normal de este órgano.

Algunos científicos afirman, incluso, que estar expuestos de manera reiterativa a la queja, deteriora o elimina las conexiones neuronales presentes en el hipocampo de nuestro cerebro. Esa es precisamente la zona encargada de encontrar soluciones a los problemas que nos aquejan.

La insistencia en la queja es una forma de condicionarnos negativamente, que genera rechazo en los demás y termina por deteriorar nuestras relaciones familiares, de pareja o laborales. Es una condición de dependencia y por tanto de inmadurez y de pasividad frente a los problemas.

¿Qué podemos hacer?

Las cosas difícilmente serán lo que nosotros queremos que sean, entonces, ¿por qué frustrarse y amargarse por lo que no cambiará, porque escapa a nuestro control? ¿No sería más razonable tener una actitud más flexible y asumir un comportamiento más adaptable, que nos permita tener mejores opciones en nuestra vida?

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?
La energía que utilizamos en quejarnos es la que necesitamos para superar la adversidad. Modificar este tipo de conductas siempre será una opción. Es cierto que frente a ciertas situaciones es sano reclamar, es un derecho del que debemos hacer uso porque también forma parte de nuestras alternativas y fortalece nuestra autoestima.

Para superar este hábito tan desgastante de quejarse, es importante empezar por analizar los problemas con cabeza fría y evaluar ¿qué podemos hacer, cómo y cuándo? Aprender a interpretar las cosas de manera diferente, menos autodestructiva y más propositiva. No pretendamos cambiar el mundo de los demás, hagamos un esfuerzo por mejorar el nuestro.

Para tenerlo presente

Hay situaciones en las que la queja se convierte en una estrategia consciente o inconsciente de manipulación. El infractor experimenta culpa y la forma de disfrazar dicha culpa es despertando en el otro sentimientos de compasión o de solidaridad, para no tener que enfrentar con responsabilidad las consecuencias de sus actos.

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?
La queja es un estado de malestar que tiende a perpetuarse, una condición que produce sufrimiento, pero al mismo tiempo un goce negativo. Esa dudosa satisfacción puede ser desplazada con ayuda terapéutica, que permite transformarla en goce positivo, es decir, deseo actuante, para superar ese estado de pasividad frente a la vida.

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?

malestar

NO PRESIONES EL BOTÓN

¿Cómo afectan las quejas a nuestro cerebro?

No comments yet.

Leave a Comment