Facebook Twitter RSS Reset

Clubes que dejan sus Nombres de estadios por una empresa

Los hinchas se niegan, los directivos se tientan con los millones. Lo cierto es que muchas veces se margina lo simbólico con tal de recibir un ingreso económico espectacular. Un debate que enfrenta la actualidad con signos del pasado.

Son pocos los clubes que pueden ostentar su estabilidad económica. Son tiempos que se caracterizan por crisis que afectan directamente a la sociedad y las instituciones de fútbol no están ajenas a este contexto. Aunque resulte extremista, los resultados deportivos son el pilar fundamental para la economía de los clubes. Si son positivos, el plantel se revalorizará y las ofertas sobrarán aunque la historia es distinta si el balón no ingresa en el arco.

Las ventas de jugadores son la principal vía de ingreso económico. Más atrás se presentan otros factores como la masa societaria del club, el merchandising y los sponsors. Sin embargo, en los últimos años, apareció una tendencia que aporta un caudal financiero impactante pero que atenta contra el sentimiento del hincha y la tradición del mismo club.

Cambiar el nombre del estadio a cambio de millones y millones de dólares. Esos estadios que fabricaron una mística y una marca a nivel mundial son amenazados por nombres de empresas que ofrecen cifras estratosféricas e irresistibles para los directivos.

El Bayern Munich fue uno de los pioneros.

En la temporada 2005/2006 dejó el Estadio Olímpico de Munich para jugar en el Allianz Arena. Si bien fue con motivo del Mundial de Alemania, muchos hinchas estaban en desacuerdo ya que el club teutón había forjado resultados épicos en el Olímpico. Tal es así que un 40 por ciento de los hinchas votó en contra del nuevo estadio.

Clubes que dejan sus Nombres de estadios por una empresa

El Olímpico de Munich, estadio en el que Bayern obtuvo prácticamente todos sus títulos.

Mallorca

recibió casi 2 millones de euros (2,2717 millones de dólares) para que el viejo Oni Estadi se llame Iberostar. Más simbólico fue lo de Osasuna, que vendió el nombre de El Viejo Sadar por el Reyno de Navarra a cambio de 1,5 millones de euros (1,70 millones de dólares

Clubes que dejan sus Nombres de estadios por una empresa

Arsenal

Si hablamos de símbolos, el Arsenal dejó un pedazo de historia a cambio de los millones. El mítico Highbury fue prácticamente derrumbado y en un barrio cercano se levantó el imponente Emirates Stadium. Los Gunners recibieron 580 millones de euros y el contrato firmado obliga a que el estadio se llame así los próximos 15 años (contando desde 2006). Luego, la misma directiva del Arsenal informó que se llamara ‘Rosa y Nato’ en honor a los primeros dueños del club.

Clubes que dejan sus Nombres de estadios por una empresa

No comments yet.

Leave a Comment