Facebook Twitter RSS Reset

CFK No Quería que River Descienda

Exclusivo: cómo Grondona y los K buscaron salvar a River del descenso

Entrevista

Cristina llamó a Grondona para que River no se vaya a la B y Grondona puso a disposición a los árbitros de mayor confianza que lo podían ayudar,pero ni aun así lo lograron.

Guillermo Marconi, Sergio Pezzotta y Juan Pablo Pompei, y el recuerdo del día más negro de la historia del club de Núñez.

CFK No Quería que River Descienda

“Grondona y el Gobierno presionaron para que River no se fuera al descenso”. La frase sale de la boca de Guillermo Marconi, titular del SADRA (Sindicato de Arbitros de la República Argentina), y la ratifican Sergio Pezzotta (que dirigió la revancha River-Belgrano en el Monumental) y Juan Pablo Pompei (que también estuvo en consideración para ese partido). Grondona es Julio, el fallecido ex presidente de la AFA. Y el Gobierno estaba a cargo de Cristina Fernández de Kirchner.

CFK No Quería que River Descienda

Marconi abre el relato: “El 23 de junio, día posterior al primer partido en Córdoba, que pierde River, Grondona me pide juntarse en forma inmediata. Había estado con la Presidenta de la Nación y le informó que tenía noticias de que si descendía River era un escándalo y habría focos de violencia en todo el país. Me pidió que fuera a su departamento; él estaba por irse a su campo y tuvo que cambiarse por el llamado de la Presidenta. Me manifestó esto y que el Colegio de Arbitros decidió que los encargados de dirigir eran Pezzotta o Pompei. Le digo: ‘Bueno Julio, comuníqueselo usted a ellos’. Los dos estaban regresando de San Pablo, tras dirigir Copa Libertadores. Vuelven y les pido que vengan al gremio a las 4 o 5 de la tarde. Les dije textual: ‘Muchachos pasa esto, va a llamar Grondona, quedamos en esto, alguno de los dos va a ser el encargado de dirigir River-Belgrano’. Efectivamente llamó Julio y me dijo que se decidió que fuese Sergio Pezzotta. Le digo: “Bueno Julio, espere un minuto”. Le doy el teléfono (a Pezzotta) en altavoz y contá vos qué pasó…”.

Pezzotta dijo entre lagrimas: “Me saludó y me dijo: ‘Mire Pezzotta que si esto sale mal nos matan a todos, nos van a colgar del Obelisco’. Le contesté que yo iba a dar todo de mí para que salga bien, que estaba poniendo el pecho, que tendría que estar en Córdoba por la Copa América. ‘Estoy en tus manos’, fueron sus palabras y me quedó grabado cuando dijo: ‘Si esto sale mal, nos cuelgan del Obelisco’”.