Facebook Twitter RSS Reset

Central – Boca: Máxima seguridad

Boca está en Rosario custodiado hasta los dientes y hasta cambió de micro antes de llegar para refugiarse en uno blindado. En un clima muy hot, Coudet le pide a su gente que “no haga locuras”.

Central - Boca: Máxima seguridad

Una locura. Rosario respira fútbol y exhala bronca, resentimiento, rencor. Desde que a Diego Ceballos se le ocurrió inventar un penal insólito en la final de la Copa Argentina, Boca, para el 50% de la ciudad, dejó de ser un rival para convertirse en enemigo. Y el propio plantel del Vasco lo sufrió ayer en carne propia. Primero cuando, pese al fuerte operativo policial, tuvo que cambiar de micro antes de entrar a la ciudad: del doble piso a uno más simple pero con ¡ventanillas brindadas! Segundo, un grupo de hinchas del Canalla “escoltó” durante algunas cuadras en moto al micro que trasladaba a los jugadores hasta la concentración. Y ya en la zona del Rostower Spa, el bunker xeneize aquí, la Policía se vio obligada a cortar el tránsito una cuadra a la redonda para que ningún hincha de Central pudiera acercarse a menos de 100 metros del hotel de Boca. La medida, en parte, resultó ridícula: un muchacho con la 10 de Vitamina Sánchez, con su mujer y un bebé en brazos, no pudo ir al súper porque la calle Catamarca estaba bloqueada. Al final, aprovechando los 32º de ayer, se sacó la remera y lo dejaron pasar. En tanto, los 200 simpatizantes de Boca que aguardaron el arribo del equipo, recién lograron agruparse en la puerta del hotel alrededor de las 17 y también la pasaron feo: fueron insultados desde los balcones de los edificios y a punto estuvieron de irse a las piñas. Porque, claro, no todos llevaban puesta la casaca. Quenchi.

De los 11 que jugaron en Córdoba, sólo Monzón será titular esta tarde en el Gigante, aunque lo mismo da a la hora del insulto y la agresión. Es que la rabia, en realidad, no es tanto para con los jugadores, sino más bien con el club. Y, lógico, con el árbitro. Pero la ligaron todos: los dirigentes (no vino Angelici, quien visitará un peña, pero sí Crespi, Martucci y Requejo), los periodistas (la gran mayoría de los medios partidarios prefirieron no viajar por precaución y desde Central aconsejaron que los cronistas más “identificados” con el club tampoco lo hicieran) y todo aquél que directa o indirectamente tuviera que ver con el Mundo Boca. Sin ir más lejos, el viernes, la Reserva del Flaco Schiavi se negó a subirse al ómnibus debido a la gran cantidad de amenazas recibidas vía celular y a través de las redes sociales, y el partido que iba a disputarse ayer por la tarde en Arroyo Seco tuvo que ser reprogramado. Anoche, incluso, corría fuerte el rumor de que ante el primer incidente que pudiera producirse, Boca ya tenía decidido retirar al equipo del campo de juego. Una versión que el Vasco y la CD ni negaron ni confirmaron.

Central - Boca: Máxima seguridad

Desde ambas partes, igual, se buscó bajar un mensaje de paz. Pablo Pérez (referente de Newell’s) reclamó no sembrar el pánico desde los medios y la Comisión Directiva del local sacó un comunicado un tanto ambiguo: “Invitamos a que vayamos a nuestra casa a vivir como siempre la fiesta única a la que estamos acostumbrados, a felicitar y agradecer a nuestro plantel y cuerpo técnico. Lo del miércoles fue bochornoso, lo vio el país, el mundo. Central ya ganó: ya demostramos que nuestra dignidad estuvo por encima de tanta vergüenza. Cuidémonos entre todos, seamos responsables, verdaderos canallas, unidos, en paz, así seremos invencibles, y seguiremos transitando este camino que necesariamente nos dará muchas alegrías”. En la misma línea se pronunció Pinola: “Que los jugadores de Boca vengan tranquilos: ellos no tuvieron la culpa. Nuestra gente, si quiere, que los reciba con indiferencia, pero la violencia hay que erradicarla”.

Lógico: no todos los canallas andan en pie de guerra por la city. Son los menos aunque se hagan sentir. Se esperan más de 40.000 almas que a cuatro días de la final perdida buscarán tomarse revancha -y no venganza- ante el equipo bicampeón del Vasco Arruabarrena, que pondrá una formación alternativa pensando más en lo que viene que en el final del campeonato. Con los dos títulos en el bolsillo y ya clasificado a la Libertadores, el DT dejó en Baires a varios pesados como Orion, Peruzzi, Tobio, Erbes, Pérez, Meli, Lodeiro y Tevez, quien con un esguince en la rodilla izquierda ni siquiera pudo entrenarse en Casa Amarilla. Al Xeneize, igual, le quedan un par de metas por cumplir: además de justificar -por derecha- que es el mejor del país, puede redondear su gran campaña terminando el 2015 como el conjunto más goleador del torneo (hoy lo es, dos tantos por encima de River) y quedar con una de las vallas menos vencidas (le convirtieron 23 goles, tres más que a San Lorenzo). ¿Central? Necesita ganar y que el Ciclón no venza a Rafaela (va a la misma hora) para aspirar a una plaza en la Supercopa Argentina, justamente frente a Boca. Que hoy, en Arroyito, sólo se hable de estas cosas…

Central - Boca: Máxima seguridad

YO DIGO

Sebastián Amato (A todo Boca, radio El Sol AM 1450): “Decidimos no ir a Rosario”

“A los periodistas partidarios se nos hace muy difícil seguir a Boca a todas partes por un tema de logística y económico. Si bien somos una de las transmisiones más escuchadas, viajar conlleva un esfuerzo que no muchos consideran. Pero esta vez también se sumaron otros motivos para que “A todo Boca” decidiera quedarse en Buenos Aires y ver, lamentablemente, a nuestro equipo por la tele. La locura que se desató en Rosario después de la final de la Copa Argentina -entendible hasta cierto límite, jamás justificada- nos lleva a replantearnos cuánto ganamos y cuánto perdemos a la hora de cubrir un partido que, al fin y al cabo, termina siendo de menor importancia para el equipo del Vasco. Quienes sí resolvieron viajar nos cuentan que el clima en Rosario es muy hostil, y por eso lo más acertado nos pareció no ir. Aprovechamos para ofrecerles disculpas a nuestros oyentes, pero sé que nos entenderán. Todos debemos ser más cuidadosos cuando hablamos de dejar la vida en la cancha”.

Central - Boca: Máxima seguridad

No comments yet.

Leave a Comment