Facebook Twitter RSS Reset

Cataluña aprobó la resolución para separarse de España

Cataluña aprobó la resolución para separarse de España y crear su propio Estado

La propuesta pactada por los grupos secesionistas, Junts Pel Si y la CUP, tuvo 72 votos a favor y 63 en contra; Mariano Rajoy llamó a defender la unidad española

Cataluña aprobó la resolución para separarse de España

BARCELONA (EFE).- Esta mañana, el Parlamento catalán dio inicio a un debate que está instalado en la sociedad española desde hace tiempo pero que encontró recién ahora el apoyo suficiente para ser impulsado y lograr su objetivo: comenzar con la resolución independentista.

Pese a los intentos del gobierno de Mariano Rajoy por detener esta iniciativa (la semana pasada, el presidente español anunció que iba a controlar los fondos de la zona y la anterior ya había asegurado que no iba a templarle el pulso a la hora de terminar con esta idea), hoy Cataluña votó por el “sí”, justo cuando se cumple un año de la consulta alternativa sobre la independencia catalana convocada por el Ejecutivo regional que presidía Artur Mas.

El pleno tuvo lugar horas antes del inicio del debate para elegir al nuevo presidente de la Comunidad Autónoma, cargo al que aspira a ser reelegido el propio Mas, que figuraba en la lista de Junts Pel Si (JxS), la coalición que ganó los comicios regionales del pasado 27 de septiembre.

Más notas para entender este tema

El gobierno de Rajoy considera que el independentismo de Cataluña es “un golpe de Estado”

El Parlamento catalán impulsa la resolución independentista para el 9 de noviembre

Rajoy admite que España enfrenta “su mayor desafío en décadas”

A pesar de que JxS obtuvo mayoría de votos en los comicios, no cuenta con los suficientes para la investidura de Mas, al que rechazan el resto de grupos, incluida la CUP, una formación de ideología radical anticapitalista que apoyó el inicio del proceso de ruptura con España.

Dirigentes de la CUP reiteraron que se opondrán a que Mas sea elegido nuevo presidente de Cataluña, dado que su partido se ha relacionado en los últimos meses con casos de corrupción política.

En caso de perder la primera votación, Mas dispondría de una segunda oportunidad al cabo de dos días, con una segunda convocatoria en la que le bastaría la mayoría simple.

Si tampoco en la segunda votación consigue ser investido el nuevo presidente catalán, algo inédito en la historia de esta Comunidad Autónoma, se abriría un plazo de dos meses para celebrar más debates de investidura que podrían acabar en la convocatoria nuevamente de elecciones anticipadas en Cataluña.