Facebook Twitter RSS Reset

Catador de Alfajores: Cachafaz superó al Havanna

“El alfajor Cachafaz superó al Havanna”

Facundo Calabró.

Catador de alfajores

Catador de Alfajores: Cachafaz superó al Havanna

Sin entrar en suntuosidades, el alfajor insignia del tipo que más sabe de alfajores es, puntos suspensivos, el Capitán del Espacio (Triple). El alfajor elegido del catador heterodoxo remite a un gusto nacional y popular. Dice que el Capitán del Espacio equivale a su educación sentimental. Pero el amor por la camiseta dura una línea, porque cuando se le pregunta por el Cacahafaz pone una cara indescriptible para un periodista que reniega de adjetivos como “asombro” o “admiración”. Después, ese rostro inenarrable tira su verdad: “El mejor de todos es el Cachafaz”.

Vamos con los botines de punta, tratando de ver hasta donde llegan sus convicciones.

¿El mejor de la historia?

Sí.

¿Mejor que el Havanna?

Sí, lo superó.



¡Pero Havanna tiene una tradición! Como que me digas que las hamburguesas de Mostaza están por encima de McDonald’s…

Cachafaz ya es una señora empresa, vende cantidad de productos y hasta puso un par de localcitos donde sirven café. Su lanzamiento tuvo, sin dudas, algo de revulsivo. Vender en un kiosco un alfajor de imagen y calidad “elitista” implica como una especie de cruce entre lo alto y lo bajo (o lo medio, si tenemos en cuenta el circuito comercial de los trenes).

El Cachafaz, en los kioscos, no se mezcla con otros alfajores. ¿Percibís lo mismo?

Interesantísima observación. No se mezcla con otros alfajores. Está como en una zona intermedia entre lo que es el alfajor de kiosco y el alfajor prémium de café/chocolatería/heladería (Havanna, Balcarce, Café Martínez, Rapanuí, Volta, etc.). Marcas como Successo, La Recoleta y Caicayén intentan ubicarse en una zona parecida a la del Cachafaz, aunque sin tanto éxito.

Las dos personas que más saben de golosinas en este país estudiaron Letras. ¿Cuál será la relación entre una cosa y la otra? Uno es el protagonista de esta nota: Facundo Calabró; la otra, Natalia “Naná” Ghergorovich. Se conocen sólo de haberse leído. Una dice que el alfajor no es estrictamente una golosina. El otro escucha y le supura dulce de leche por los oídos. “!!El alfajor es la golosina por excelencia!!” Alfajómano mal, Facundo regentea un blog único, El Alfajor Perdido. Al principio fue una relación muy clásica. Las golosinas marcaron infancia y adolescencia. Recordará viajes en colectivo, recordará colonias de vacaciones, “y todo eso”. Con el tiempo se fue desarrollando el gusto y se convirtió en un catador en estado de desacato. Un tester de alfajores versus la caterva de catadores patentados (de vino, de café, de cerveza artesanal). Hasta que un día sin sin eurekas descubrió que podía escribir sobre ellos.

A veces uno cree que el Havanna era más rico cuando había que ir a buscarlo a Mar del Plata…

A ver, el Havanna aparece en los años ’50 y logra instaurar un nuevo género: el del alfajor premium. Es el padre de todos ellos, el inventor del envoltorio de estrellitas. Y la verdad, es que es un gran alfajor: cobertura de chocolate genuino semiamargo que se acopla magistralmente a un dulce de leche profundo y de gran calidad. Uno huele un Havanna y lo reconoce inmediatamente.

¿Pero?

Marcó un hito, pero es lógico que después de 60 años aparezca un alfajor que sintetice todas las virtudes de sus antecesores para erigirse en una creación superadora. Cuando Cachafaz salió al mercado, hace diez años, nadie podía imaginar que la cobertura pudiera consistir en chocolate semiamargo posta, de un grosor voluptuoso y tanta presencia. ¿Vos viste la cantidad de dulce de leche que tiene? Yo, que no estoy atado por ningún vínculo afectivo al Havanna, puedo afirmar la superioridad del Cachafaz. Es el alfajor del siglo XXI.



¿Por qué hay tantos alfajores? En una época eran Guaymallén, Jorgito y alguno más.



La bisagra se da en los ’90, cuando ingresaron al país marcas extranjeras y empezaron a vender alfajores propios que les competían a Fantoche, Jorgito, Guaymallén y Havanna. Se calcula que en Argentina se venden seis millones de alfajores por día. Queda bastante claro por qué la oferta es tan variada.

Algunos creemos que el Capitán del Espacio es una leyenda del conurbano…



Que es una leyenda, seguro. Creo que está un poco inflado, pero al mismo tiempo comprendo que se haya ganado el mote de alfajor de culto. Además de ese nombre genial, de la falta de marketing, de lo difícil que era conseguirlos, tiene un gusto realmente auténtico. Es verdad que el Capitán del Espacio doble es tan ordinario como un Jorgito o un Terrabusi, pero hay algo singular en su sabor. Ahora, el triple, sin dudas, es un buen alfajor.

¿El Suchard, el de mousse, fue el máximo responsable de que luego aparecieran esos alfajores-tortita de tres pisos?

No. El Suchard apareció en 1984 y está claro que revolucionó el paradigma alfajorero con la implementación del mousse de chocolate. Su antecedente sirvió para que luego salieran a la venta alfajores rellenos de pasta de maní (el Shot), de mousse de vainilla (el Aguila), de café (Bonafide). El primer alfajor triple fue el Fantoche, allá por los ’70, que hasta registró el término “Triple” en la Justicia. Lo de “tortita” responde a que legalmente tienen prohibido llamar “triples” a sus alfajores.

¿El peor de todos?

Si hablamos de calidad y olvidamos el precio, lo cual me parece sumamente injusto, tengo que decir, con gran dolor, que el peor debe ser el Fulbito. Y hay alfajores de una calidad muy mala para lo que cuestan: el Vauquita de cappuccino o el Recoleta son creaciones especialmente fallidas

QUE MIERDA TE PASA CON FULBITO AGUANTE FULBITO

CAPITÁN DEL ESPACIO MASTER RACE ES LA QUE VA, SALU2.

Catador de Alfajores: Cachafaz superó al Havanna

Catador de Alfajores: Cachafaz superó al HavannaGIF

No comments yet.

Leave a Comment