Facebook Twitter RSS Reset

Brasil se vuelca por Holanda

Brasil se vuelca por Holanda

El humillante fracaso local sería total si Argentina, el mayor rival, levanta la Copa del Mundo en el Maracaná

No hay peor tragedia para Brasil que la repetición de la desgracia de 1950, 64 años después. La selección de Alemania eliminó a la canarinha y reeditó con el “Mineirazo” la humillación del “Maracanazo”, la vieja derrota en blanco y negro sufrida ante Uruguay, 2-1, que quedó en la historia del fútbol al privar a los brasileños de celebrar el campeonato mundial en casa, tal como sucedió ayer.

Bueno, sí la hay. La ofensa sería aún mayor para el fútbol brasileño si quienes acaban ganando son los argentinos con Lionel Messi al frente. El fracaso propio se mezclaría con el éxito del mayor rival.

¿Argentina u Holanda? “¡Holanda!”, respondían a la vez, tras pensárselo un par de segundos, Vanessa y Daniela. Ellas, brasileñas, paulistas de pura cepa, atienden día a día a los periodistas que han pasado por el comedor del centro de prensa del Arena Corinthians de Sao Paulo. Todavía no se había producido el desastre de Belo Horizonte y reían con picardía cuando empezaban a hablar maravillas de Robben, Sneijder y van Persie. Su respuesta al unísono, en cierta manera, reflejó el ambiente que se vive a la espera del partido.

La albiceleste de Messi había sido vista por la torcida brasileña, desde el primer día del Mundial, como el peor rival en la búsqueda de un hexacampeonato que ya no puede llegar.

Messi lidera a una Argentina que aspira a su primera final desde Italia 90. Diego Armando Maradona, campeón en México 86 y máximo ídolo de todos los tiempos para la hinchada de ese país, estaba en la selección en ese entonces. Para la estrella del FC Barcelona, jugar la final y ganarla sería el momento de la consolidación, que, definitivamente, le pondría junto a Pelé y Maradona.

Sin embargo, aún falta. La albiceleste necesita vencer hoy a una Holanda muy complicada.

El equipo de Alejandro Sabella debe reponerse de la ausencia de Ángel Di María por problemas musculares y, por otro lado, necesita cuidarse de los veloces contragolpes del rival, que dirigido por Louis van Gaal ha hecho de las contras un arte que ejecuta como nadie Arjen Robben. Y para mejorar su solidez, es posible que la “oranje” pueda volver a contar con Nigel de Jong en el mediocampo, aunque en el ataque hay dudas por Robin van Persie, con molestias estomacales.

Falta un paso para que Messi esté en la final, pero no se da caminando, sino saltando. La distancia todavía es grande.

Brasil se vuelca por Holanda

No comments yet.

Leave a Comment