Facebook Twitter RSS Reset

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.


Entre las heroínas legendarias e históricas, Boudicca destaca por haber hecho morder el polvo al imperio romano; porque éste no esperaba tanto arrojo, capacidad de liderazgo y redaños en una mujer. De hecho, Dión Casio dejó escrito que “poseía una inteligencia más grande que la que generalmente tienen las mujeres”.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

Boudicca –que significa “Victoria”- fue reina de la tribu de los icenos, ubicados en lo que hoy es la región de Norfolk, y hacia el 60 d.C., siendo Nerón el emperador romano. Su esposo Prasutagus estableció una alianza con los romanos invasores de Britania, al no poder hacerles frente. Cuando éste murió, la corona pasó de manera natural a su esposa y a sus dos únicas hijas; ya que los icenos no hacían distinciones entre mujeres y hombres, tampoco en cuestiones hereditarias o asuntos de guerra.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

Sin embargo, los romanos únicamente reconocían la línea paterna para la herencia, y su reino fue atacado y anexionado. Como Boudicca presentó resistencia, fue azotada, y sus hijas violadas. En respuesta, la reina icena buscó alianzas con tribus vecinas como los trinovantes, hartos también de la ocupación romana. Juntos atacaron Camulodunum, la actual Colchester y antigua capital de Trinovantia, y también la primera y mayor colonia romana de la isla. El Ejército de Boudicca simplemente arrasó a sangre y fuego todo lo que encontró a su paso, infligiendo una derrota humillante al Imperio. Los romanos movilizaron distintas legiones dispersas por Britania, pero fue tarde para Camulodunum, lo mismo que para Londinium (sí, la actual Londres) y Verulamium, que también fueron pasadas a cuchillo.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

Ambos ejércitos se encontraron en la batalla de Watling Street, en un emplazamiento que favoreció la defensa de los romanos, aunque estaban en inferioridad numérica. Boudica gritó a su ejército de doscientos mil soldados: “Ganaremos esta batalla o moriremos! Eso es lo que yo, que soy mujer, me propongo hacer. Que los hombres vivan esclavos si lo desean …”. Los romanos formaron en filas de siete, con escudos, espadas y lanzas, y refrescando cada poco los soldados de primera línea. Los autóctonos, sin disciplina ni formación, cometieron el error de situar tras sus guerreros carros y familiares, de manera que cuando recibieron las primeras acometidas y quisieron replegarse tenían impedida la retirada.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

Sólo con las avalanchas que se produjeron murieron alrededor de 40.000 personas. El resto fueron asesinados por los romanos; y Boudicca acabó suicidándose con veneno para no caer en las manos enemigas.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

Boudicca, la reina celta que desató la furia de los romanos.

No comments yet.

Leave a Comment