Facebook Twitter RSS Reset

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad de expresión en México, dice Wired

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad
Ciudad de México, 23 de agosto (SinEmbargo).- Un grupo de bots a favor del gobierno de Enrique Pena Nieto, operaron en la red social Twitter para intentar ocultar las protestas que se desencadenaron tras la desaparición en septiembre del año pasado, de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, sucedida en Iguala, Guerrero, afirma una investigación de la prestigiosa revista estadounidense Wired.

La publicación, propiedad de la editorial Condé Nast Publications y especializada en temas de tecnología, recuerda el caso de Ayotzinapa, acontecido el 26 de septiembre del 2014, cuando desaparecieron de forma “misteriosa” los 43 normalistas, siendo supuestamente entregados por el entonces Alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, al cártel de los Guerreros Unidos.

El incidente fue emblemático y desató los temores más amplios, así como las frustraciones de los mexicanos por la violencia y la corrupción, lo que desató una ola de protestas en todo el país, dice Wired.

“Al igual que muchos movimientos de protesta modernos, los activistas recurrieron a las redes sociales para organizar y promover su causa. Un hashtag de Twitter en particular(#YaMeCansé), se convirtió en un eje central para la organización de protestas y la difusión de información”.

Fue entonces cuando el artista y periodista Erin Gallagher, que cubría las protestas para el medio Revolución Noticias, notó algo extraño, indica la revista en su investigación.

Los resultados de búsqueda para #YaMeCansé se inundaron con tuits que incluían el hashtag pero ningún otro contenido, a excepción de unos pocos caracteres aleatorios, tales como comas, arrobas y paréntesis angulares. Ejemplo: “.,,> #YaMeCanse”.

Las cuentas que publicaban estos tuits vacíos llevaban las señales indicadoras de spam, tales como la falta de seguidores y una tendencia a tuitear variaciones de la misma cosa, una y otra vez.

Se hizo difícil, si no imposible, para los activistas compartir información entre sí a través del hashtag #YaMeCansé, dice Wired, y como resultado se redujo rápidamente de los trending topics de Twitter.

Los bots hicieron bien su trabajo, atascar los motores de búsqueda y el canal de comunicación de los manifestantes, asegura la revista.

Gallagher y el blogger mexicano Alberto Escorcia le aseguraron a la publicación estadounidense que los robots han seguido a los activistas que se manifestaron a través del hashtag durante los últimos meses, “ahogando conversaciones reales con ruido”.

Escorcia y Gallagher también aseguran que los robots crean hashtags falsos en intentos aparentes por impulsar hashtags reales fuera de la lista de tendencias de Twitter, además de que difunden mensajes anti-protesta, e incluso envían amenazas de muerte a activistas específicos.

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad
“Puede parecer insignificante preocuparse por los robots de Twitter en un país asediado por la violencia y la corrupción, pero los medios de comunicación sociales se ha convertido en una parte central del activismo en todo el mundo. Cuando [la comunicación social] se ve socavada, tiene efectos reales”, asegura Wired.

“Sí, el término ‘revolución Twitter’ es una simplificación masiva de las revueltas ocurridas en Irán en 2009 o las protestas de la ‘primavera árabe’ que se extendieron por todo el Oriente Medio en 2010. Después de todo, las protestas masivas, disturbios y revoluciones son tan antiguas como la propia civilización”, dice la investigación firmada por Klint Finley.

“Pero es justo decir que Twitter y otros sitios de redes sociales se han convertido en la plataforma predominante para la libertad de expresión en todo el mundo. Y los robots están siendo utilizados para reprimir la libertad, no sólo en México, sino en todo el mundo”, dice la publicación estadounidense.

“Tácticas similares son utilizadas contra los manifestantes de otros países, como Turquía, Egipto y Siria. Así como la libertad de prensa fue lo único verdaderamente garantizado para aquellos que podían permitirse el lujo de comprar un diario, la libertad de los medios de comunicación social, pronto puede estar limitada a sólo aquellos que pueden permitirse el lujo de construir ejércitos de bots”, dice Wired.

De acuerdo con la publicación, Escorcia ha observado el ascenso de los robots de Twitter en México desde las elecciones de 2012, cuando hallaron cuentas falsas que promovieron la candidatura de Enrique Peña Nieto, ahora el Presidente. “Pero los robots se han vuelto más activos desde la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa”, asegura.

Usando las herramientas de visualización de la red, como Flocker y Gephi, Escorcia ha descubierto una manera confiable de detectar cuentas bot, examinando el número de conexiones de una cuenta que Twitter tiene con otros usuarios.

“Los motores de búsqueda tienen pocas conexiones, mientras que los usuarios reales tienden a tener mucho más. Usando el software, que ha sido capaz de identificar muchos casos de los robots utilizados para sabotear las protestas”, explica el texto.

Andrés Monroy, investigador de Microsoft Research, dijo a Wired que ha observado comportamientos similares en México y otros países, como Venezuela. En muchos casos, asegura, “los robots son dirigidos por los spammers tradicionales y hashtags populares dirigidos”.

También dice que el impacto de spam bots “en temas de tendencias es difícil de cuantificar y que los activistas a menudo confunden el flujo y reflujo natural de las tendencias de interferencia maliciosa.

“El hecho de que un hashtag es popular no quiere decir que es una tendencia”, dice Monroy.

Dicho esto, Monroy confirmó que los robots de spam plantean problemas reales para los activistas, sobre todo cuando se inundan hashtags con contenido inútil. Estos esfuerzos pueden tener efectos materiales sobre los organizadores. Por ejemplo, refiere, Gallagher informa que cuando la policía dispersó una protesta en la Ciudad de México el 1 de diciembre del año pasado, los manifestantes usaron el hashtag #RompeElMiedo para compartir información sobre las ubicaciones de la policía para los manifestantes, periodistas y transeúntes podían salir de protesta sin ser arrestados o golpeados.

En esa ocasión, indica Monroy, un manifestante publicó un mapa destacando un área para evitar las áreas, pero en Twitter se hacía extremadamente difícil para los manifestantes encontrar ese mapa. El resultado fue que eran más propensos a terminar siendo golpeados o encarcelados durante la manifestación.

Los bots también hacen que sea más difícil para que la información llegue al público. Por ejemplo, detalla el medio, en febrero, los activistas usaron el hashtag #Acapulco para compartir fotos de una protesta, pero el hashtag fue empujado fuera de la lista de tendencias Twitter por otro hashtag, #SoyAmanteDe, de acuerdo con Escorcia éste fue creado y promovido por los robots.

“Es revelador, muchos de los Tweets #SoyAmanteDe utilizan las mismas palabras, pero en diferentes arreglos”, informó Gallagher.

Lo más escalofriante, Gallagher dice que el activista Rossana Reguillo recibido amenazas de muerte, incluyendo fotos de cuerpos carbonizados en el lapso de dos meses, todas enviadas a través de los robots de Twitter.

Así que la pregunta sigue siendo: ¿quién dirige estos robots anti-activistas? Gallagher dice que debido a su aparición durante la campaña del presidente Peña Nieto, los bots se conocen comúnmente como “Peñabots” y el supuesto en curso entre activistas en Twitter es que el gobierno federal está detrás de la actual cosecha de los robots.

Escorcia no ha sido capaz de encontrar ninguna evidencia dura que una a los bots con el Gobierno federal o a Peña Nieto en particular, pero Gallagher señala que los robots parecen dirigirse específicamente contra el gobierno, en lugar de contra los cárteles.

La oficina del Presidente Peña Nieto no respondió a nuestras múltiples solicitudes de comentarios.

“Nuestra investigación se encontró con una respuesta enlatada: Revisamos todos los contenidos informado en contra de nuestras normas, las cuales prohíben el uso ilícito, abuso dirigido, y las amenazas de violencia”, aseguró Escorcia.

Señaló que ha desarrollado algunas reglas de conducta para la lucha contra la acción en Twitter de los bots. En primer lugar, dice, es importante que los activistas publiquen nuevo contenido en Twitter, en contraposición a twittear las mismas consignas una y otra vez, porque los algoritmos de Twitter tienden a favorecer la novedad y saldrán a la superficie misma.

Añade que lo más importante es que los activistas deben tomar el tiempo para construir conexiones reales con otros usuarios de Twitter, para que quede claro a los algoritmos del microblogging que ellos mismos no son los robots.

“Si se construye una red fuerte se puede luchar contra los robots”, dice. “Incluso si hay un millar de ellos”.

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertadGIF

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertadGIF

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertadGIF

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad
Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad
Para que ya no pidan nombre linces en celo

Bots “pro gobierno” en Twitter buscan reprimir la libertad

No comments yet.

Leave a Comment