Facebook Twitter RSS Reset

Boca se florea ante Guaraní con dos golazos

Boca se florea ante Guaraní con dos golazos

En San Juan, las 32 mil personas que llenaron el estadio Bicentenario estaban deseosas -y ansiosas- de ver a Carlos Tevez y a Boca ganador ante el modesto Guaraní Antonio Franco, por los octavos de final de la Copa Argentina. El entrenador, Rodolfo Arruabarrena, como para alimentar la admiración de los hinchas, puso a su once de gala. Pero a Boca nada le resulta sencillo en este 2015.

Guaraní se paró bien cerquita de su arquero Alejandro Medina. Y Boca, aunque administraba la pelota, no llegaba con peligro. A los 11, lo tuvo Jonathan Calleri, pero definió mal. Dos más tarde, Fernando Tobio conectó un tiro de esquina de Nicolás Colazo, aunque su frentazo viajó directamente a las manos del arquero. Boca, acelerado, buscaba el primero, pero Guaraní no sufría.

Boca se florea ante Guaraní con dos golazos

Encima el equipo de la B Nacional le llegó dos veces a Boca, que contó con buenas atajadas de Agustín Orion, que regresaba al arco tras la roja que vio frente a Unión (debe cumplir una fecha más de suspensión por el Campeonato). En la primera lo probó Sergio Sagarzazu y en la segunda Brian López.

El primer tiempo se iba y Boca no podía. Hasta que apareció la magia de Fernando Gago para quebrar el cero. Iban 39, Tevez cambió de frente, Pérez habilitó a Gago de taco y el volante tiró el sombrero, la acomodó con la cabeza y le dio de zurda y de volea para llenar el arco de Medina: 1-0 y comenzaba otro partido.

Boca se florea ante Guaraní con dos golazos

Boca se florea ante Guaraní con dos golazos

Enseguida, Boca metió el segundo. Se le había abierto el arco. En una pelota parada de Guaranía, salió rápido de contra. Colazo lo puso a correr a Tevez que hizo todo bien: engañó al último defensor y dejó de cara al gol a Calleri, que le dio un pase a la red e instaló el 2-0 para llegar al descanso con la clasificación a cuartos de final en el bolsillo.

Luego del descanso y de penal, Tevez pondría el 3-0 para el delirio de los Xeneizes.

EL PRIMER GOL