Facebook Twitter RSS Reset

Beneficios del enema de Cafe

¿Qué es un enema?

Los enemas o lavativas, consisten en introducir un líquido al intestino a través del recto a temperatura corporal con fines terapéuticos. Aunque pueda parecer algo nuevo, este procedimiento médico tiene una gran antigüedad. Hipócrates ya los recomendaba para ciertos problemas de salud hace 2.600 años, Patanjali, autor del primer tratado de yoga, los recomendaba como vía para la purificación interior, incluso en el antiguo Egipto estos enemas se aplicaban tres días consecutivos al mes, con el fin de prevenir enfermedades.

Beneficios del enema de Cafe

El uso del café como material de enema, se realizó por primera vez en los hospitales de campaña de Alemania durante la I Guerra Mundial, con el fin de mitigar el dolor de las operaciones ante la falta de abastecimiento de morfina.

¿Por qué utilizar un enema de café?

El café tiene múltiples propiedades, entre ellas su gran capacidad antioxidante, sin embargo, puede sonar bastante extraño realizar un enema con él. Pero cuando se introduce el café por vía rectal, esas bondades se potencian muchísimo más, sin sufrir de los inconvenientes que presenta cuando el café se bebe. Deberíamos considerarlo como una herramienta importante y muy efectiva para desintoxicar el cuerpo.

Se descubrió que la cafeína, aplicada como enema, viaja a través de la vena hemorroidal y la vena porta directamente al hígado. Una vez allí, esta produce un efecto de apertura de los conductos biliares, permitiendo al hígado liberar las toxinas acumuladas y verterlas directamente al intestino delgado, evacuándolas finalmente por el recto. Además, su gran poder antioxidante, ayuda a limpiar el organismo de toxinas y productos peligrosos para la salud.

¿Cómo realizar un enema de café?

Los elementos que necesitaremos para preparar un enema en casa son:

– 1 litro de agua filtrada o mineral, nunca agua del grifo

– 3 cucharadas soperas de café ecológico tostado natural recién molido (no sirve el torrefacto, el de mezcla, ni el soluble y es preferible comprarlo en grano y moler en el momento justo lo que se necesita para realizar el enema)

– Una olla pequeña con tapa

– Colador de malla fina

– Un irrigador de un litro al menos, ya sea de cubeta o de bolsa. La mejor que hemos probado es de la marca “Pic” como se ve en la tercera imagen, bolsa azul.

Beneficios del enema de Cafe

Para preparar el enema debemos poner el litro de agua a calentar en la olla. Cuando esté hirviendo, agregamos el café y lo dejamos hervir durante 3 minutos. A continuación, lo tapamos, bajamos el fuego y lo dejamos 15 minutos más. Una vez terminada la cocción, lo dejamos enfriar un poco, lo colamos a través del colador, y le agregamos un poco más de agua para reponer el agua evaporada y así volver a tener 1 litro de líquido. La temperatura adecuada para usar el enema es de 37-40ºC aproximadamente, debemos sentirlo caliente pero que no queme.

Para aplicar el enema con comodidad, deberíamos crear un nido en el suelo del cuarto de baño, disponiendo unas toallas o unas mantas en el suelo y un cojín para la cabeza. Colocaremos la cubeta del irrigador o la bolsa a unos 45cm por encima de la cabeza, colgada de un gancho o sobre un banco. Hay que dejar salir un poco de líquido por la cánula con el fin de eliminar el aire y después cerrar el grifo de nuevo. A continuación, lubricamos con un poco de aceite unos 5cm del tubo, se introduce con suavidad entre 20 y 25 cm del tubo dentro del ano y se libera la llave para permitir el flujo de café hacia el interior.

Debes realizar el enema tumbado sobre el lado derecho y en posición fetal, relajado y respirando profundamente. Una vez que ha terminado de entrar todo el café en el intestino, debe mantenerse en el interior durante 12 o 15 minutos, antes de expulsarlo.

El mejor momento del día para realizar el enema de café, es por la mañana en ayunas, de forma que el intestino esté libre para poder recibir la secreción de toxinas del hígado y evacuarlas cuanto antes del cuerpo.