Facebook Twitter RSS Reset

Batman vs Superman: ¿por qué para los críticos es tan mala?

Batman vs Superman: ¿por qué para los críticos es tan mala?

La única que parece salir bien librada en el duelo cinematográfico del momento es la Mujer Maravilla. Este personaje femenino opaca, según buena parte de la crítica, a los musculosos Batman (interpretado por el maduro interesante Ben Affleck) y Superman (por el sexy aunque inexpresivo Henry Cavill).

Batman vs Superman: ¿por qué para los críticos es tan mala?

La deslumbrante Gal Gadot, que da vida a la Mujer Maravilla, es una actriz israelí que se roba el show con su cuerpo, su gestualidad y su convicción al interpretar a la heroína clásica con toques de Xena Princesa Guerrera y pizcas de mutante X-Men.

Y esto es grave cuando los protagonistas de la historia son nada más y nada menos que Batman y Superman, los más grandes superhéroes de todos los tiempos. ¿Qué falla en un filme de gran presupuesto (250 millones de dólares) con lo último en efectos especiales y un cásting de primera?

Batman vs Superman: ¿por qué para los críticos es tan mala?

Los dedos acusadores parecen dirigirse hacia Chris Terrio y David S. Goyer, gionistas del filme, que crean un conflicto sin bases creíbles entre los dos superhéroes. Las razones por las que Batman quiere exterminar a Superman resultan incomprensibles, pero aún más absurdo y caprichoso es el diálogo central sensiblero en que uno y otro parecen encontrar puntos en común.

Los actores hacen lo suyo, intentan de forma sincera y a veces desesperada darle fuerza a esos diálogos carentes de profundidad y darles carácter a esos personajes que -por efectos del guion- resultan planos y huecos para la audiencia.

Para la muestra, el hábil actor Jesee Eisenberg -que interpreta al villano Lex Luthor- hace un esfuerzo sobrehumano por encarnar a un genio desquiciado que en este filme balbucea incoherencias, da discursos torpes y emite los sonidos onomatopéyicos de un niño de tres años.

Conclusión: actores buenos, guion flojo.