Facebook Twitter RSS Reset

Bajé 35 Kg en 7 meses y te doy algunas ideas


Esta no es una receta. Es mi experiencia y algunas observaciones a partir de ella.

Ni idea cómo se hace un post pero ahí va.

Voy a dividir la historia en dos partes

Parte 1: Gordo Sofá-Cama

Antes que nada quiero aclarar que no voy a hablar de peso, voy a hablar de mi experiencia. Y me refiero a que cuando digo que era una morsa de 105 kilos no quiero decir que eso se aplique a cualquier persona que tenga ese peso. Mi mejor amigo tiene, desde que lo conozco, un variación de 105 a 130 kilos (con subidas y bajadas) y siempre fue infinitamente más activo, con una flexibilidad envidiable (hacía tae kwon do); Yo con 105 no podía moverme del sofá sin dificultad.

Mi dieta básicamente consistía en un generoso desayuno, almuerzo, merienda y cena. A eso se le sumaba el chocolate diario que viene con el paquete de puchos… medio kilo de helado una vez a la semana, los domingos asado (todo esto parece no tener importancia, pero la tiene, paciencia Linces/a nivel 1), etc (un etc lleno de bocaditos cabshas, cerezas al marraschino, alfajores Bagley, Pringles, Selvas Negras, facturas, tortas fritas, BonoBones, internet de alta velocidad, el futón frente al monitor de 32, un pueblo tranquilo y con nieve”, ).

Mi altura es de 1,81, y mi peso promedio siempre fue de ochenta y pocos. El año pasado llegué a mi límite de 105. Como dije antes a otras personas ese peso les funciona muy bien, en mi caso era una situación desastrosa. Entonces hice lo que todo gordo con buenas intenciones y actitud hace: fui a la nutricionista (sí, escucho gritos de “Eh! Vo! Pocohombre”, “lustracaños!”, pero sí, fui). Me dio una de esas dietas que incluyen verduras y condimentos que un hombre que se precie de tal jamás oyó hablar en su vida. Por supuesto que no la hice un día.

Bajé 35 Kg en 7 meses y te doy algunas ideas
Está borrosa, pero algo se ve. Ahí estaba en 100, aún me faltaban subir unos kilos.

Parte 2: Con Probar No Perdemos Nada

Una prima (sí, tengo fotos. Sí, es linda. No, no publico) que es ingeniera y vive con su esposo en el campo me dijo que su marido había bajado 40 kilos en un año bajo la siguiente consigna: “a los animales para que engorden les damos de comer después de las siete de la tarde, si lo hacemos a la inversa quizá funcione también a la inversa”. Como verán, de una lógica implacable, peeeeero con probar no se pierde nada, a él le había funcionado.

Por mi parte decidí reducir el consumo de azúcar (la reemplacé por edulcorante, hay muchos, unos más feos, otros menos, a mí me gusta el hileret o algo así), harinas y grasas fritas.

Y le agregué gimnasio 3 veces a la semana. Mi trabajo (soy psicólogo y docente rural) cuando estoy en la ciudad no me daba muchas opciones de horarios salvo a la tarde-noche o noche… o de 7 a 8 de la mañana. Nadie dijo que tiene que ser fácil.

La gimnasia a la mañana ayuda a bajar muchísimo de peso, pero gimnasia cardio sobre todo, no pesas. Me harté de putearla a mi profesora que me tenía 20 minutos de reloj haciendo bici antes de comenzar a hacer otra cosa (que casi siempre eran ejercicios para piernas, un bajón!!!). Por cierto, antes de ir al gimnasio tomo un vaso de jugo Citric de Pomelo, aquí es lo más parecido a la fruta de verdad que se consigue (y según el envase, y la inocencia me valga, dice que no tiene nada de azúcar o endulzantes artificiales. Eso quita el hambre y despierta.

Cuando regreso me preparo una taza chica con cereales, manzana cortada chiquita, un cuarto de banana, miel, granola y yogur light. Con eso tiro hasta el mediodía. Al mediodía almuerzo como un animalito del señor, como todo ser humano que se precie de tal debe hacerlo: LO QUE SEA. Y lo que sea quiere decir lo que me salga de los… las ganas.

Pero no como un puerco sino en porciones normales (en mi caso no puedo servirme una sola vez entonces raciono en dos). Y como hasta quedar satisfecho, y no lleno cual oso que necesita saber que va a estar así hasta la siguiente primavera. Tipo cuatro de la tarde me tomo un café con un par de galletas de cart´ digo de salvado (mentira, no son tan feas, ya hasta cariño les agarré). A la tarde alguna fruta (no frutillas, no banana, bueno, todas esas que si leyeron hasta aquí seguro ya saben que engordan).

Y ahora lo más difícil, la noche.

Mi primer mes fue espantoso. Gente, tenía hambre. La idea de no comer hasta el otro día me parecía imposible (además de insalubre). Entonces comencé a aplicar cocina de alta complejidad: tiraba una berenjena al horno, una cebolla, zanahoria, y lo acompañaba con atún.

La idea es que la cena sea baja en calorías, también hay que tratar de que no sea una bazofia. Con el tiempo aprendés, si buscás vegetales de seguro encontras algunos que te gusten, bueno, eso comé de noche. Lo primero que descubrí que no está nada mal para la noche son las verduras al wok, zanahoria, zuchini, pimiento en tiras y cebolla). La merluza a la plancha sin aceite acompaña también. Ah! Los Kani Kama (para los que no los conozcan son unos bastones de mar, hechos vaya dios a saber con qué pero que dicen estar hechos de bichos de mar, pocas calorías, muchas proteínas. Dos de esos acompañando una cena de vegetales, ganan).

Y un permitido a la semana. No un día, sino un mediodía o una noche. Ese permitido sólo con tiempo se va regulando, ahora pido un cuarto de helado y ni por casualidad llego a terminarlo, con prepararme una generosísima porción en un gran cucurucho me alcanza y sobra).

Cuestión Económica:

Mi situación económica no es mala, pero sé que muchos T estarán pensando: Kani kamas? Gimnasio? Verduras al Wok?. Y voy de nuevo con mi experiencia: el gimnasio a esa hora me sale 550 pesos. Sí, una barbaridad, peeero… se paga solo, a ver… dos helados al mes, más un chocolate diario, más todas esas cosas que engordan… hagan cuentas y les juro que es más mucho más barato comer bien y vivir sano.

El tiempo: Mi meta era llegar a los 80 kilos, si podía un poco menos, mejor.

En los dos primeros meses bajé casi 8 kilos mensuales. Eso ayuda mucho, estimula, te ves más delgado/a y te dan más ganas de ponerle pilas. Luego se mantuvo en 4, 5 kilos al mes.

Fue más o menos así

Junio-Julio: 105 – 90

Agosto- Septiembre: 90 – 82

Octubre- Noviembre: 82 – 76

En diciembre se mantuvo ese peso, subí incluso un poco.

En enero estuve en la playa, donde había máquinas de hacer ejercicios, y ya que había tomado el ritmo, entonces iba todos los días por la mañana. Por supuesto que en vacaciones seguí con la dieta (le sumé algunas bebidas, que por cierto no las tengo por costumbre, más allá de una cerveza o un vino a la semana), al regreso me pesé y estoy en 70 kilos y me siento más fuerte y liviano de lo que me sentí nunca. Ahora me gustaría subir un poco de peso pero ya en masa muscular y no en grasa. Para 1,81 el peso ideal está por los 75, 76.

Pa los T más ansiosos que el Gigoló cerca de Susana Giménez (badúm tss):

No grasas fritas, no harinas, no azucar.

Mañana: pomelo, gym, cereales con yogur light

Mediodía: lo que sea pero no como un animal

Tarde: frutas

Noche: verduras al wok, ensaladas, frutas, kani kama, atún, merluza (el pez, no la otra).

Un permitido a la semana, mediodía o noche.

Para terminar un par de observaciones: no quedé con piel colgando, y no tengo casi ninguna marca de haber adelgadazado tanto. Nunca usé cremas (aunque no creo que puedan venir mal), sin embargo creo que el secreto es la combinación dieta-gym. Un par de fotos (en las que estoy, por cierto, tostadísimo). Bajé 35 Kg en 7 meses y te doy algunas ideas
Bajé 35 Kg en 7 meses y te doy algunas ideas

Espero que les sirva, no es mucho más complicado de lo que conté, ni más difícil de lo que parece. Cualquier duda, pos, aquí estoy.

No comments yet.

Leave a Comment