Facebook Twitter RSS Reset

Arturo Illia, el presidente “incorruptible”. Aprende Pro y K

Arturo Illia, el presidente

El verdadero presidente más pobre del mundo fue Arturo Illia de Argentina

Sus adeptos consideran a Illia un político ejemplar, por su honestidad y personalidad incorruptible. Tuvo una sola casa, sencilla y humilde, que fue el único bien inmueble con que se retiró como Presidente de la Nación, le fue donada por suscripción pública, con ayuda y por voluntad de los vecinos de Cruz del Eje, además de ser el único presidente de Argentina que no aceptó la jubilación y terminó sus días trabajando como empleado en una panadería



Leyendo el diario El Observador de Uruguay, encontré un artículo que hace justicia con la figura de ese gran mandatario argentino, don Arturo Umberto Illia del Partido Unión Cívica Radical, que fuera Presidente de la Nación Argentina entre el 12 de octubre de 1963 y el 28 de junio de 1966, cuando un golpe militar le derrocó por hacer las cosas bien y gobernar pensando en la gente.

Arturo Umberto Illia había nacido en la localidad de Pergamino, Provincia de Buenos Aires, el 4 de agosto de 1900 y murió en la Provincia de Córdoba el 18 de enero de 1983.

Como parte de sus estudios de Medicina, en 1923 ingresó como practicante al Hospital San Juan de Dios de la ciudad de La Plata, graduándose en el año 1927.

Durante su militancia política fue Diputado, Vicegobernador y finalmente Presidente de la República Argentina.

Como presidente demostró ser incorruptible y la historia documentada demuestra sin lugar a dudas como actuó: durante su mandato se anularon los contratos petroleros firmados por Arturo Frondizi con compañías extranjeras, impidiendoles seguir llevándose la mayor parte de la explotación del crudo; se impulsó la explotación del petróleo y los recursos estratégicos por parte del Estado, se fomentó la industria nacional, se destinó el 23% del presupuesto nacional a la educación (la mayor cifra en la historia del país), el PBI y el Producto Externo Industrial crecieron (el último a un vertiginoso 19% en 1964), bajó la desocupación, se disminuyó la deuda externa, se llevó adelante un plan de alfabetización y se sancionaron las leyes de Salario Mínimo, Vital y Móvil y la llamada ley de medicamentos.

Una de las primeras medidas del gobierno de Illia fue la de anular los contratos petroleros celebrados durante la presidencia de Arturo Frondizi, los que, a juicio del radicalismo, ponían en serio riesgo la soberanía nacional. La Cámara Legislativa le dió la razón a Illia y acusó al ex presidente Frondizi y a su ministro Frigerio de “ser los responsables de las transgresiones morales, de las violaciones jurídicas y de los perjuicios económicos ocasionados.”

Illia también debió manejarse con un ejército cuyos jefes venían de derrocar al presidente Frondizi, de manipular a su sucesor Guido con el objetivo de proscribir al peronismo y de dividirse en dos líneas que llegaron al enfrentamiento armado entre septiembre de 1962 y abril del año siguiente.

Una de las principales características que destacan sus adeptos a Illia es su honestidad y honradez, siendo ejemplo de esto el hecho de que Illia vivió casi toda su vida en su humilde casa de Cruz del Eje en Córdoba, donde se dedicaba a la medicina, y que nunca utilizó su influencia a su favor, a punto tal de tener que vender su auto estando en el ejercicio del mando y de negarse a utilizar fondos públicos para financiar sus tratamientos médicos. Luego de su gobierno, mantuvo su activa militancia política, rechazó la jubilación y el hombre que fuera presidente de los argentinos, se ganó la vida trabajando en la panadería de un amigo.

Los medios de comunicación argentinos jugaron un papel destacado en la desestabilización de su gobierno utilizando ciertos periodistas y medios de prensa, como Mariano Grondona en Primera Plana (autor luego de los primeros comunicados militares golpistas), Bernardo Neustadt en la Revista Todo y finalmente, las de Mariano Montemayor. Para ello se recurrió a la imagen de “la tortuga”, para caracterizar la gestión del Presidente como timorata y falta de energía. Simultáneamente se resaltaba la personalidad de los militares, especialmente del General Juan Carlos Onganía, contraponiéndolo con la imagen de los políticos, alentándolos a intervenir como “salvaguarda de la Patria”.

El descontento militar se combinó con una fuerte campaña de desprestigio, impulsada por sectores económicos conservadores que criticaban duramente ciertas políticas del gobierno radical, como la Ley de Medicamentos (Ley Oñativia), la política petrolera y cierta autonomía de los Estados Unidos en la política internacional.

El golpe de Estado

El 28 de junio de 1966, se produjo el golpe militar. El General de División Julio Rodolfo Alsogaray, Jefe de la Casa Militar Brigadier Rodolfo Pío Otero, el coronel Luis Perlinger y un grupo de oficiales se presentaron en el despacho presidencial para solicitarle a Illia el retiro de la Casa de Gobierno, asegurándole en todo momento su integridad física. Éste se negó rotundamente y luego de una fuerte discusión donde manifestó “El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas soy yo” los militares tuvieron que abandonar el despacho. Ante la fuerte negativa los efectivos policiales ingresaron con pistolas lanzagases, mientras que las tropas rodearon por completo la Casa Rosada. Perlinger volvió a solicitar al presidente que se retire, caso contrario no podía garantizar la seguridad de las personas que lo acompañaban. Ante esta situación Illia optó por dejar el lugar. Rodeado por sus colaboradores bajó por la escalera hasta la planta baja, cruzó por la entrada y se dirigió a la calle, y como no disponía de vehículo porque lo vendió durante su presidencia abandonó el lugar en un taxi que lo llevó a la casa de su hermano en Martínez. Al día siguiente asumió Onganía, autodenominando al golpe «Revolución Argentina»

.

Fue, sin dudarlo, el verdadero presidente más pobre del mundo.

Arturo Illia, el presidente

¿Coincidencia?



Arturo Illia, el presidente

Se despide su servidor. Siempre aportando a la Inteligencia Colectiva

Arturo Illia, el presidente

No comments yet.

Leave a Comment