Facebook Twitter RSS Reset

Arthur Rimbaud (crap)

Sale a la luz una edición definitiva de Nuevos Versos y Canciones

Arthur Rimbaud (crap)

A partir de un viaje a la localidad francesa de Charleville -lugar de nacimiento de Arthur Rimbaud (1854-1891)- el escritor y editor Juan Arabia presenta la edición bilingüe de Nuevos Versos y Canciones, un minucioso trabajo de traducción donde por primera vez quedan al descubierto las imprecisiones de otras traducciones al español de la obra del padre de la poesía moderna.

Publicado por la editorial Buenosaires Poetry en la colección “Abracadabra”, el libro reúne los versos escritos por Rimbaud en París, Bruselas y otros lugares no registrados hacia 1872, en una bella edición ilustrada por la diseñadora gráfica Camila Evia a través del sitio Doppelganger.

¿Cómo se te ocurrió hacer esta traducción?

Hasta que hice el viaje a Charleville no tenía pensado traducir a Rimbaud. Al llegar, empecé a ver y entender mucho más de lo que pasa en su poesía; a la distancia, parece que se trata de un autor complejo, pero cuando ves donde vivía te das cuenta que no es así. Cuando leés su primera época te da la impresión, por ejemplo, de que es un autor con mucho conocimiento de botánica, que sabe mucho de flores, pero en Charleville todo el mundo sabe de flores, es común para ellos.

De Charleville a París hay 230 kilómetros, es un camino completamente rural, son muchas comunas con un montón de castillos. Esas son cosas que aparecen todo el tiempo en su obra. Exceptuando su parte más alquímica, o sea los libros que leyó a escondidas de su madre, la mayoría de sus textos son entendibles para los que nacieron ahí.

Igual no fue eso solamente lo que me hizo traducirlo, sino que en la librería Rimbaud, a dos cuadras de la Place Ducale, conseguí dos diccionarios importantes (Le Nouveau Dictionnaire Rimbaud, de Claude Jeancolas y Oeuvre Completes, de Pierre Brunel) y gracias a eso descubrí que en otras traducciones no se respetaban muchos de los sentidos originales de su obra.

¿A qué se deben estas imprecisiones en las muchas traducciones que existen de su obra?

La realidad es que se traduce a Rimbaud como se traduce a Baudelaire o a un montón de poetas. No hay compromiso específico con el autor, sino un oficio de traducción. Por ejemplo, un poema como ‘Lágrima’ se puede entender en la medida en que te das cuenta de que esos 230 kilómetros que separan París de Charleville eran donde Rimbaud caminaba por siete días y dormía en el camino, en medio de la naturaleza.

Eso hace que puedas ver lo que era su realidad y el rechazo que tuvo en París, porque tenía mucho de campesino para la sociedad parisina, y si bien él se siente perteneciente al área rural, tiene como cierto odio por el campesino, existe esa contradicción.

Hay una cierta incomodidad constante que lo sigue todo el tiempo…

Lo que hay que entender en Rimbaud es su inocencia. Cuando vas a donde nació y conocés a la gente, cómo hablan de él y te dejás llevar por ese lugar, recuperás toda la inocencia que tenía. La historia se centró mucho en su amor con Verlaine, en el delirio con drogas que vivió en París, pero eso para Rimbaud se da como una prueba. Lo que se dio cuenta cuando llegó a París es que eran todos unos burgueses. Verlaine era Verlaine, pero a la noche tenía que irse a comer con su mujer, igual que todos los poetas, y él tenía que dormir en la calle.

Autores tan diversos como André Bretón, Jack Kerouac, Bob Dylan o Luis Alberto Spinetta fueron marcados por Rimbaud, ¿cómo se explica esa enorme influencia a través del tiempo?

Rimbaud es el claro ejemplo de cuando la literatura y la experiencia van de la mano. Eso ahora es un lugar común, pero lo que más sorprende es que haya experimentado tanto en tan poco tiempo. No es que solamente fue un gran poeta de los 16 a los 18 años, sino que vivió experiencias únicas, caminó por toda Europa. Lo que más sorprende no es lo que escribió, sino lo que llegó a experimentar en vida. Más que sus versos, extraordinarios, deslumbra como estan ligados a todo lo que vivió. Logró desequilibrar completamente el espacio-tiempo de la racionalidad occidental.

Fuente: Télam

No comments yet.

Leave a Comment