Facebook Twitter RSS Reset

Arrancan las clases: cómo gastar un poco menos

Arrancan las clases: cómo gastar un poco menos

Cuando los chicos empiezan las clases los gastos se incrementan: hay que comprar uniformes, libros, llenar las mochilas, etcétera. No importa a qué escuela los mandes y qué elementos te pidan. Siempre habrá compras para hacer.

Sin embargo, si tenés en cuenta estos consejos simples,podrás ahorrar algo de dinero:

No apurarse. La ansiedad que provoca el inicio de clases es inevitable tanto en chicos como en grandes. Pero para el bolsillo, lo mejor es tomárselo con calma.

Los comercios se anticipan y ponen todos los artículos escolares en sus góndolas con tiempo. Las ofertas, en cambio, llegan más tarde, cuando las clases ya empezaron.

La contra de hacer las compras a último momento es que hay más gente, la mercadería no siempre está acomodada y entre tantas ofertas y promociones te terminás mareando.

Qué hay en casa. El orden ayuda mucho al bolsillo. Revisá qué quedó del año pasado en condiciones de seguir siendo usado. Reciclá carpetas, cartucheras y todo lo que puedas. Aprovechá para involucrar en esta tarea a los más chicos, para que aprendan el valor de las cosas y la importancia de cuidarlas.

Hacé una lista y comprá lo básico. Teneruna lista de las cosas que necesitás te ayuda a evitar los impulsos y a comprar “por las dudas”.

No comprar de más. Esperá que te digan desde la escuela cuáles son los materiales que van a necesitar (algunas entregan esas listas en diciembre cuando termina el año).

Ir sin chicos. Lo mejor es no llevar los chicos a la libería, porque se tientan con los artículos de sus personajes preferidos, que generalmente son los más caros. Si no podés ir solo, entonces acordá con ellos de ante mano qué cosas podrán elegir, como por ejemplo, la mochila.

En mayoristas. Al por mayor las cosas salen más baratas. Si el bolsillo lo permite, lo que sabés que tus hijos van usar durante todo el año, como las hojas, lapiceras, liquid paper, ectétera, lo podés comprar en cantidad de una sola vez. Si no, es buena la opción de sumar la lista de dos o más compañeros y comprar en conjunto, en cantidad.

Buscar en Internet. No solo hay que buscar y comparar precios entre los comercios a los uno tiene acceso. En las tiendas virtuales también hay buenas ofertas y a veces te dan la posibilidad de usar la tarjeta de crédito parar pagar en cuotas. Ojo, si son con interés, evaluá si realmente te conviene.

Libros usados. Los libros son carísimos, pero se pueden conseguir usados de chicos que hicieron el mismo grado o materia el año anterior en buenas condiciones. Lo mismo con los de lectura. Hay muchas librerías que venden textos usados más baratos.

¿Darles plata para la merienda? También hay que contemplar el gasto de la merienda.

Todos los coles tienen kiosco, pero por los precios, no suele ser lo más conveniente, además de que es más difícil controlar qué comen los chicos.

Lo mejor es que lleven preparado algo de casa (las cajas de alfajores, turrones, barras de cereal, galletas, etcétera, salen más batatas cuando se compran en cantidad en comercios mayoristas) y darles algo de dinero para uno de los recreos, por ejemplo, o determinado día de la semana para que ellos elijan.

Mochilas. Los chicos las arrastran, juegan con ellas y las cargan con muchas cosas. Conviene comprar una de buena calidad aunque sea más cara.

Darle participación a los chicos. Las compras previas al inicio de clases son una buena oportunidad para hablar con los chicos de gastos, dinero, trabajo.

Es bueno darles participación: además de entusiasmarlos, les enseñás sobre el esfuerzo para acceder a las cosas y la importancia de cuidarlas.

No comments yet.

Leave a Comment