Facebook Twitter RSS Reset

Argentina vuelve a los 90’s poco a poco

Argentina vuelve a los 90's poco a poco
Argentina vuelve a los 90's poco a poco
Argentina vuelve a los 90's poco a poco«El lado oscuro de Macri: denuncias por asociaciones ilícitas, censura, espionaje… »

Argentina vuelve a los 90's poco a poco

Argentina vuelve a los 90's poco a poco

El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, disfruta estas horas del triunfo político más importante de su carrera. Pero nada más poner un pie en la Casa Rosada de Buenos Aires, en diciembre próximo, deberá lidiar con enormes problemas que quedan por resolver en el país sudamericano. No será solo eso: sus principales enemigos acérrimos (y una oposición feroz que controla el Parlamento argentino) intentarán probablemente poner palos en las ruedas usando diferentes causas judiciales que salpican al nuevo líder argentino.

El primero, y más importante, es un escándalo que saltó en plena campaña electoral. El Ayuntamiento de Buenos Aires, gobernado por Macri durante las últimas dos legislaturas, habría contratado por casi dos millones de euros los servicios de la empresa La Usina. Esta productora audiovisual ha sido relacionada al famoso periodista deportivo argentino Fernando Niembro. Las sospechas, que motivaron una denuncia judicial que tivo mucho eco en Argentina, fueron motivadas porque no está nada claro el motivo por el cual Macri contrató a La Usina, en teoría para subcontratar campañas encubiertas de publicidad hacia el Ayuntamiento de Buenos Aires. Lo más llamativo fue que esas 170 contrataciones firmadas con La Usina desde su fundación, en 2012, se efectuaron a una empresa que no tiene registrados empleados en nómina.

Una dimisión escandalosa

El detalle más importante de esta operación es que Niembro no era alguien más en el entorno del próximo presidente argentino. Era su cabeza de lista como primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires. Acorralado por la presión, debió renunciar a sus aspiraciones políticas pocas semanas antes de celebrarse la primera vuelta electoral. Ahora la Justicia debe decidir cómo termina esa historia.

Por otro lado, la Sala I de la Cámara Federal de Buenos Aires determinó que el líder de la Coalición Cambiemos fuese procesado por su supuesta participación en una asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal. El tribunal judicial consideró que había que evaluar más pruebas antes de definir su situación. Macri fue procesado en 2010 por las presuntas escuchas ilegales al familiar de una víctima del atentado terrorista a la mutual judía AMIA (ocurrido el 18 de julio de 1994), Sergio Burstein, y a su cuñado, Néstor Leonardo. Esa causa, en la que es señalado como partícipe de una asociación ilícita, continúa abierta en los Tribunales argentinos y habrá que ver cuál es su desenlace.

Más reciente en el tiempo es la denuncia de censura que la cadena de televisión C5N formuló contra Macri. A mediados de este año, el Ayuntamiento de Buenos Aires decretó “la clausura preventiva en el parking” de esa emisora de noticias, que mantenía una línea opositora al líder de Cambiemos . “Quieren quitar del aire a C5N”, fue la campaña que realizaron los directivos del canal, que incluso trasladaron a las pantallas negras esa denuncia.

Falsificación de documentos públicos

Desde su asunción como jefe del Gobierno porteño, Macri acumula 214 denuncias judiciales en su contra, según informó el portal periodístico argentino El Destape. Entre las acusaciones, según este medio, destacan las de “estafa y asociación ilícita”, “abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público”, “enriquecimiento ilícito”, “falsificación de documentos públicos”, “amenazas y abandono de personas”, entre otras.

La última denuncia contra Macri fue la efectuada en octubre pasado por la legisladora de Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti, por “omisión maliciosa y falsedad ideológica” en su declaración jurada patrimonial. El documento fue presentado ante la Oficina Anticorrupción. Cerruti sostiene que la documentación presentada por Macri en función de su condición de postulante presidencial es distinta de la declaración jurada correspondiente al ejercicio 2014 de su gestión en la ciudad.