Facebook Twitter RSS Reset

Argentina va a quebrar y te explicamos por qué

Argentina va a quebrar y te explicamos por qué

Preparáte… Argentina va a Quebrar   Tal como muestra la última investigación de Inversor Global, Argentina esta al borde del colapso, y sea Macri o Sicioli el próximo presidente, está situación es inevitable e irreversible. Desde Inversor Global te queremos contar el por qué y ayudarte a que estés preparado. 

Por favor…. PRESTÁ ATENCIÓN. 

Existe una regla de oro que se cumple sin excepciones en nuestro país. Se trata de la Regla del 8%.

Esta Regla es la clave para entender cómo funciona la economía argentina. 


¿Qué dice puntualmente la Regla del 8%? 

Cada vez que el déficit fiscal llega al 8% del PBI, la Economía Argentina quiebra. 

El déficit fiscal se produce cuando el Estado gasta más dinero del que le ingresa. 

¿En qué gasta dinero el Estado argentino?

En sueldos de empleados públicos (hay casi 4 millones de personas que trabajan en el Estado), en jubilaciones, en empresas estatales como YPF y Aerolíneas Argentinas, en subsidios a las tarifas de servicios como luz y gas, en las transmisiones de Fútbol para Todos y en Planes sociales.

El problema es que cuando ese gasto excesivo por parte del Estado llega a ser equivalente al 8% del PBI, la economía de la Argentina quiebra. Esto se ha repetido una y otra vez en nuestro país durante los últimos 40 años. 

Argentina va a quebrar y te explicamos por qué

1. Pasó con el Rodrigazo en 1975. 

2. Pasó con la Tablita de Martínez de Hoz en 1981. 

3. Pasó con el Plan Austral que devino en la Hiperinflación de 1989.

4. Pasó con el fin de la Convertibilidad en 2001. 

En cada una de las grandes crisis económicas de la Argentina, el déficit fiscal había llegado al 8% del PBI. 

Y lo preocupante es que hoy en día el déficit fiscal supera el 7% del PBI.

Es decir, estamos nuevamente al borde del colapso. Por lo que es imperante tomar MEDIDAS URGENTES para bajar el déficit fiscal.

¿Cuál es la manera más rápida y efectiva para hacerlo? Recortar el gasto público por 400.000 millones de pesos

Esto significa, lisa y llanamente, eliminar subsidios, congelar sueldos públicos o bien despedir empleados estatales.

La pregunta es: ¿se animarán Macri o Scioli a tomar estas medidas tan impopulares sabiendo los costos políticos que pueden traerles?

Hay algo que es fundamental entender: seguir aplicando las mismas políticas del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es firmar la sentencia de muerte para la Argentina.

Pero para cambiar el rumbo económico actual, lamentablemente se deberá producir un ajuste muy fuerte.

Y si este no se produce, Argentina quebrará inevitablemente.


Cuando Cristina Fernández de Kirchner  asumió su primer mandato, la economía argentina crecía a un ritmo sostenido del 8% anual, el déficit fiscal todavía no era un problema serio (apenas llegaba al 1.6% del PBI) y la balanza comercial cerraba todos los años con superávit (en 2009 llegó a alcanzar ingresos por US$ 16.886 millones).

Eran años en los que los dólares ingresaban a la Argentina con mucha fluidez, tanto que las reservas del Banco Central llegaron a superar los US$ 52.000 millones, se habían creado 5.500.000 empleos nuevos y se sumaron y conquistaron nuevos derechos. En ese contexto, resulta claro por qué CFK ganó con el 54% de los votos. 


Además, el contexto internacional era sumamente favorable: los precios de los commodities estaban por las nubes y la Argentina era uno de los principales proveedores mundiales de soja, trigo y maíz.

El segundo mandato de Cristina, en cambio, fue la antítesis del primero.

De una economía dinámica pasamos a una economía completamente paralizada. Tanto es así que en el período 2011-2015 la economía argentina directamente no creció. 


La balanza comercial que, durante el primer período de Cristina había mostrado números sensacionales, ahora está en niveles similares a los de 2001 (el año pasado cerró en US$ 6.686 millones).

Las exportaciones son uno de los ítems en los que más se observa el retroceso de la Argentina. Por ejemplo, Uruguay y Paraguay exportan más carne vacuna que nuestro país.

Y en paralelo a este retroceso, se produjo un escandaloso incremento en el déficit fiscal.

En el segundo mandato de Cristina Kirchner, todos los años el Estado cerró sus cuentas con números en rojo. Tan solo el año pasado, el Estado perdió AR$ 230.469 millones (el equivalente al 5.3% de nuestro PBI).

Y para este año, se estima que el déficit va a ser de AR$ 400.000 millones, llegando al 7.6% del PBI (peligrosamente cerca del fatídico 8% mencionado anteriormente)

Esto quiere decir que sea Macri o Scioli, el próximo presidente va a recibir un país en una SITUACIÓN CRÍTICA.

✓  Con un déficit fiscal al borde del 8% del PBI.

✓  Sin el apoyo incondicional del Congreso para introducir reformas inmediatas.


✓  Sin el control del Banco Central.

✓  Sin la posibilidad de recibir grandes inversiones extranjeras en el corto plazo. 

Y como si esto fuera poco, además tendrá que asumir el costo político de realizar todos los ajustes económicos que Cristina Kirchner no quiso hacer durante sus dos mandatos.

EL AJUSTE ES INEVITABLE Y LE QUEDA AL PRÓXIMO PRESIDENTE… SI O SI.

 

Siempre hay formas de protegerse

Desde que fundó Inversor Global hace 14 años, Tessore se ha dedicado a acercarles inversiones seguras a sus más de 300 mil lectores.

Y para el contexto actual, preparó una batería de medidas de protección que pueden verse aquí para que cada argentino pueda poner su patrimonio a salvo. Entre ellas se destacan:

  • Una completa guía para ahorrar hasta un 53% del dinero que destinamos al pago de impuestos.
  • Una estrategia para generar ingresos en dólares en el exterior.
  • Cómo mantener el dinero fuera del alcance de los gobiernos argentinos.

“Enseño todo esto porque la crisis de 2001 me marcó mucho. Recibía en mi oficina a personas que se ponían a llorar delante de mí porque habían perdido todo. Pero yo quiero transmitirle tranquilidad a la gente: existen maneras para proteger los ahorros de cualquier medida que tome el próximo Gobierno y en el informe las explico una por una”, afirma Tessore.

Al ser consultado sobre cuándo se produciría la crisis, Tessore fue contundente: “Las crisis nunca avisan. No hay que esperar a que exploten, se deben empezar a tomar medidas desde ahora”.

No comments yet.

Leave a Comment