Facebook Twitter RSS Reset

Argentina Ofrecio su territorio a USA para Invadir Chile

Los dias que Argentina Ofrecio su Territorio, Suministros y Apoyo Militar a U.S.A para invadir a Chile y el dia que Argentina aprovecho la guerra de Chile contra dos naciones para demandas limitrofes con amenaza de otra Triple alianza.

FUENTE:

Centro de estudios historicos, Unidad Asociada al Conicet(Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) del Gobierno Argentino

http://www.cehsegreti.org.ar/archivos/FILE_00000248_1310739830.pdf

Precedentes: Chile en la Guerra del Pacifico

Durante las tensiones argentino-chilenas de las últimas décadas del siglo XIX, Zeballos lideraba el ala “dura” de la élite argentina. Por ejemplo, cuando la Argentina tomó la decisión política de no dejarse arrastrar por Bolivia y Perú a la Guerra del Pacífico, Zeballos encabezó las críticas al gobierno de su país (1881).

Buscaba con fervor crear una triple alianza con Peru y Bolivia contra Chile.

Posteriormente, Zeballos procuró arrastrar a la Argentina al conflicto entre Chile y EEUU motivado por el incidente del Baltimore (1892).

Caso Baltimore:

En la tradición historiográfica argentina, este episodio es poco conocido, a pesar de haber alcanzado altos niveles de tensión. La muerte de unos marineros del crucero Baltimore, surto en Valparaíso, motivó la protesta diplomática de Washington. La respuesta del gobierno chileno no resultó satisfactoria para EEUU y se inició un entredicho diplomático. El país del norte juzgó que debía dejar a salvo su honor y endureció su actitud. Chile se mantuvo firme y pronto comenzaron a efectuarse aprestos militares para saldar el pleito en el Campo de Marte. Ambos países llegaron a movilizar sus flotas. Los militares de EEUU “prepararon los barcos, alistaron armas y municiones adicionales y planificaron el bloqueo de los principales puertos chilenos”. EEUU afectó a este operativo ocho buques de guerra, que en conjunto desplazaban 27.000 toneladas, entre los escuadrones del Pacífico y de evoluciones. El presidente de EEUU, Benjamín Harrison, envió un informe al Congreso en el cual le advertía de la situación y lo exhortaba a estar alerta para tomar una decisión apropiada . Finalmente, el Congreso de EEUU autorizó al presidente de ese país a declarar la guerra a Chile.

Argentina Ofrecio su territorio a USA para Invadir Chile

LA TRAICION ARGENTINA a Chile


(a un pais con el cual no habia tenido ningun conflicto militar oficial previo)

Zeballos, canciller de la Argentina, ofreció amplio apoyo para la flota invasora del país del norte(USA). Así lo documentó el ministro de EEUU en Argentina, R.S. Pitkin, por oficio confidencial N° 178, fechado en Buenos Aires el 25 de enero de 1892. y tras desplegar un mapa regional sobre la mesa.

dijo que si la escuadra norteamericana tomaba Antofagasta podría abastecerse de productos agrícolas desde Salta. Argentina los enviaría. Que si lograba tomarse Antofagasta podía usar como base de estación el estuario de El Plata y que las tropas americanas podrían cruzar el territorio argentino rumbo a Chile.

La evaluación histórica de esta actitud ha sido muy contundente. Un estudio especializado en este conflicto ha señalado que “Buenos Aires demostró una duplicidad infraternal con el generoso ofrecimiento de bases argentinas a los americanos para atacar Chile”.

La propuesta de Zeballos, en el sentido de comprometer el apoyo oficial de la Argentina a una fuerza extra-latinoamericana que amenazaba in- vadir a un país vecino, fue un claro reflejo de la tradición ideológica nacionalista, xenófoba y anti-chilena que Zeballos lideró a lo largo de toda su vida.

Peru Buscando la Triple Alianza en Buenos Aires.

La diplomacia peruana y su influencia en Buenos Aires. El tratado secreto de alianza contra Chile, firmado por Perú y Bolivia en 1873, fue el instrumento que reorientó la política regional. A partir de la celebración de este acuerdo, la diplomacia peruana montó una operación diplomática en Buenos Aires, con vistas a atraer a la Argentina a este tratado secreto, y asegurarse de esta manera la victoria sobre Chile. La Guerra de la Triple Alianza era un antecedente directo. Chile debía correr la misma suerte que el Paraguay. Naturalmente, los historiadores peruanos han desmentido categóricamente esta versión…..

La rivalidad entre Lima y Santiago se remontaba a la época colonial, cuando ésta se hallaba sometida a aquélla por cuestiones de jerarquía político-administrativa. Con el correr de los años, esta situación de subordinación dio lugar a reivindicaciones, resentimientos y rivalidades. Esto se reflejó incluso en la guerra de la independencia: Chile abrazó rápidamente la causa patriota, mientras Perú se afirmó como baluarte realista. Perú envió una expedición para la reconquista española de Chile; posteriormente, Chile organizó la escuadra libertadora sobre el Perú, y la bandera chilena entró triunfal en Lima por primera vez. Armando De Ramón interpreta que, en buena medida, la guerra de la independencia y la expedición libertadora al Perú tuvo en parte móviles de tipo regional, donde la rivalidad entre las dos ciudades del Pacífico tuvo un papel preponderante. Más tarde, en tiempos de la Confederación Peruano-Boliviana, nuevamente se puso de manifiesto esta rivalidad. El go- bierno de Chile llevó la guerra una vez más hacia sus vecinos del norte, con vistas a prevenir la afirmación de un poder hegemónico. En años posteriores, la situación pareció revertirse. Sobre todo cuando Chile se solidarizó con Perú y Bolivia, al declarar la guerra a España en la década de 1860, apoyo que le costó el bombardeo de Valparaíso y fuertes pérdidas en su flota mercante. Este desgraciado episodio rea- brió el resentimiento y la rivalidad entre Santiago y Lima. Hasta que en la década siguiente estalló la Guerra del Pacífico.
Argentina Ofrecio su territorio a USA para Invadir Chile

La cancillería del Rímac se propuso atraer nuevamente a la Argentina para su causa y lograr, junto con Bolivia, un cuadrillazo sobre Chile. Varias veces los enviados peruanos trasladaron esta idea al gobierno argentino. En el crítico año de 1879, estas gestiones se profundizaron, llegando a extremos notables:

“La cancillería peruana derrochaba agilidad… El 7 (de marzo de 1879) ordenaba al ministro Latorre, residente en Buenos Aires, gestionar nuevamente la adhesión de Argentina a la alianza. Si Argentina no aceptaba, le instruía de pedir que prestara su nombre para la compra de un blindado o dos en Europa, bajo pabellón argentino, ofreciendo reciprocidad. Un día más tarde instruyó a Latorre de ofrecer al gobierno argentino todo el litoral del Pacífico que quedase frente a la provincia de Salta”

El partido anti-chileno de Buenos Aires era el aliado natural de la diplomacia peruana. Entre ambos grupos se conformaría un polo de poder e influencia, dispues- to a frustrar todos los intentos de entendimiento pacífico entre Argentina y Chile. Es- pecialmente en esos momentos críticos, cuando ambos países todavía tenían que de- finir los límites en un territorio litigioso de 1.500.000 de kilómetros cuadrados.

….en las calles de Buenos Aires proliferaban las manifestaciones de apoyo a la causa perua- no-boliviana era muy fuerte en Buenos Aires. La prensa dedicaba grandes espacios a reflejar las opiniones más enardecidas. En medio de este clima, el Senado propuso la incorporación de la Argentina al frente aliado contra Chile.

La victoria militar de Chile fue total. En 1881 la flota peruana ya no existía y las fuerzas terrestres quedaron totalmente desarticuladas. El vencedor se apoderó de un importante parque de municiones y armas pesadas de las fuerzas peruanas: 222 ca- ñones, entre los cuales estaban las célebres bocas de fuego de la fortaleza del Callao (de 1000 mm); 124 piezas de campaña y de montaña, incluyendo 19 ametralladoras; 15.000 rifles, más de 4.000.000 de tiros y buena cantidad de pólvora y dinamita.

El arrollador avance de las fuerzas armadas chilenas no tardó en despertar recelos en Buenos Aires. La captura del monitor Huáscar, el orgullo de la Armada peruana, juntamente con la espectacular toma del Morro de Arica, considerado inexpugnable por todos los militares de la época (7 de junio de 1880) causaron asombro en los círculos militares, políticos y diplomáticos de toda América. Esta idea se consolidó en enero de 1881 con la caída de Lima, hecho que consagró el prestigio de las armas chilenas y la preocupación en las cancillerías de los países vecinos. Muchos interpretaron que esta victoria significaba la ruptura del equilibrio de poder re- gional. Además, se comenzó a percibir a Chile como la Prusia de América del Sur. Para otros, detrás de estos triunfos se revelaba un pueblo especialmente preparado para la guerra, una suerte de Esparta contemporánea. Chile despertaba entre sus vecinos sensaciones encontradas, oscilantes entre la admiración y el miedo, el recelo y la desconfianza.

Finalmente cedieron al sentimiento Anti Chileno y llego la 2º Traicion Argentina(aprovechando la situacion de un Pais diezmado por años en guerra y con todo su ejercito fuera del pais).

Este sentimiento Anti Chileno de los Argentinos de la epoca llevo a aprovechar la oportunidad de un Chile ya extenuado en guerra contra 2 naciones con todo su ejercito y marina en Lima con solo civiles en Chile, para presionar al gobierno de Chile de un tratado de limite de las tierras patagonicas.

FUENTE:

Centro de estudios historicos, Unidad Asociada al Conicet(Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) del Gobierno Argentino

http://www.cehsegreti.org.ar/archivos/FILE_00000248_1310739830.pdf[/b]

No comments yet.

Leave a Comment