Facebook Twitter RSS Reset

Apariencias

Eras tan buena, eras tan cariñosa,

eras lo que mi vida aún sueña, eras grandiosa.

Fuiste muy especial, fuiste tan diferente,

fuiste excepcional, fuiste lo contrario de la demás gente.

Mi vida alegrabas y a ti te la entregué,

mi vida emocionabas y de ti me enamoré.

Yo a ti te veneraba, te quería tanto,

yo de ti me alimentaba, te amaba no sabes cuánto.

Mi corazón hacías latir, te comportabas como una dama,

casi no me hacías sufrir, me hacías perder la calma.

Al cielo me elevabas, las estrellas me hacías tocar,

a un mundo color rosa me llevabas y fue así que te empecé a amar.

Tanto te amaba y tanto me hacías sentir

que por eso que lograras manipularme dejaba.

Añorándote pasaba los días

y extrañándote cuando de viaje te ibas.

Todo era como un sueño rosa

porque tenía a la mujer más maravillosa.

Tu sabor para mi era miel,

así que yo sobrevivía gracias a tu piel.

Pero un día, no muy lejano, salió tu verdadera identidad,

me dejaste y así desbarataste mi felicidad.

Falso fue todo lo que dijiste, tu corazón no sentía lo que me prometía

y tan pronto así te fuiste.

Aparentabas ser una cuando inesperadamente la realidad era otra

y ahora por tu culpa la esperanza se me agota.

Jugaste con mi vida,

me dejaste abandonado,

solo y acabado.

Qué vergüenza me da darme cuenta que en ti confié,

que en ti creí, que de ti me enamoré

y cuando me mentías ni cuenta yo me di,

yo que junto a ti me imaginé y que loco por ti terminé.

Hoy estoy penando por andarme siempre equivocando

y verdaderamente muy caro estoy pagando,

de seguro tú muy feliz la has de estar pasando.

Pero un día no sé si muy lejano,

los papeles se invertirán y serás tú la que no pare de llorar.

No comments yet.

Leave a Comment