Facebook Twitter RSS Reset

Aníbal Fernandez, las drogas, el baul, la historia

Aníbal Fernandez, las drogas, el baul, la historia

Aníbal Fernandez, las drogas, el baul, la historia

Entre 1991 y 1995 Aníbal Fernández fue intendente de la ciudad de Quilmes. Mucho antes que se rasgara las vestiduras por el proyecto nacional y popular kirchnerista, sobre el final de su gestión, en 1994, el juez en lo Correccional y Criminal Ariel González Elicabe lo imputó con los cargos de “falsificación de documento público” y ordenó su captura en el marco de una causa en la que se investigaba la contratación de un estudio jurídico para negociar la deuda de ese municipio con la empresa Aguas Argentinas.

El relato periodístico de la época dice que el hoy senador nacional “estuvo prófugo durante 48 horas, del 26 al 28 de octubre de 1994”. Aníbal Fernández asegura poseer un certificado de la Justicia donde se expresa que nunca se encontró prófugo ya que se retiró a su domicilio y allí aguardó la detención mientras su defensa elevó un pedido de hábeas corpus a la Cámara de Apelaciones, que hizo que la orden de captura fuera revocada. Finalmente en 1995 fue sobreseído de estas acusaciones, con “falta de mérito”.

Sin embargo, hay un detalle muy importante que sobrevuela todo el episodio jurídico y el escándalo derivado del pedido de captura: la acusación de que Fernández, para evadir el rigor de la Justicia, se escapó del Palacio Municipal de Quilmes escondido en el baúl del auto.

Ahora, a casi veinte años de aquel día, se supo que el senador K huyó hasta el lujoso y acomodado barrio Villa del Plata del partido de Ensenada, donde fue hospedado por Juan José “Pipi” Pomares, detenido hace dos años y siete meses por crímenes de lesa humanidad.

ANIBAL HABIA PEDIDO DESPENALIZAR EL CONSUMO DE DROGAS