Facebook Twitter RSS Reset

Analizando un escrito de un tal Facundo Cabral

Analizando un escrito de un tal Facundo Cabral

Analizando un escrito de un tal Facundo Cabral

Analizando un escrito de un tal Facundo Cabral

Como muchos sabrán, Rodolfo Enrique Cabral, más conocido primero por “El Indio Gasparino” y después por su nombre definitivo “Facundo Cabral”, fue asesinado hace cuatro años en la ciudad de Guatemala por unos sicarios mafiosos. Se ha investigado el caso y se concluyó oficialmente que el atentado era para Henry Fariña, un empresario de clubes nocturnos involucrado en lavado de dinero y narcotráfico. Facundo iba en coche cuando fue amasijado por 25 disparos, de los cuales tres impactaron en él, quitándole la vida. Fue una noticia tristísima que recorrió todo el mundo y todos los periódicos, la cual dejó hondos sentimientos de revancha y resentimiento de algunos países latinos para con el pueblo guatemalteco.

El objetivo de este post es honrar la memoria de semejante artista y recordar algunas de sus reflexiones. No intentaremos aquí ponernos en papel de detectives y especular con qué hubiera pasado si sucedía tal cosa. Dejaremos de manosear el tema (que para esa tarea ya están los medios) y analizaremos algunas obras artísticas de este “vagabundo first class”, como él mismo se autodenominaba.

Aunque a primeras nupcias las canciones de Facundo deslumbran y sorprenden, hay temas que aborda con algo de superficialidad y misticismo new age, sumado a pensamientos religiosos ambiguos y de dudosa procedencia. Trataremos, junto al lector, de profundizar en la obra del librepensador.

No estás deprimido, estás distraído

No estás deprimido, estás distraído …

…Distraído de la vida que te puebla,

Distraído de la vida que te rodea,

Delfines, bosques, mares, montañas, ríos.

•No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano,

cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones.

Bueno, en la primera parte empezamos a disentir con lo expuesto. La ruptura física y emocional de alguien que apreciábamos, estimábamos y respetábamos mucho siempre es algo doloroso. No es nada fácil simplemente olvidar a quien le hemos confiado nuestros secretos, nuestras alegrías, tristezas, gozos y sinsabores. No hablo solamente del amor romántico (de cualquier binomio, ya sea, hetero, homo o bisexual). Hablo de un amor universal, que puede incluir el amor paternal, fraternal, el amor altruista de amar al otro sin distinción de ningún tipo. La herida es muy intensa cuando perdemos a un padre, a una madre, a un hermano, a un amigo. Decir que debemos dejar de sufrir sólo porque “existen otros cinco mil seiscientos millones humanos en el mundo” no me parece muy convincente. Además suena como un resto de importancia al dolor que uno u otro sufre. Esta parte inicial me parece muy floja.


Además, no es tan malo vivir solo.

Yo lo paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad me conozco…… algo fundamental para vivir.



•No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el Éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los noventa, sólo por citar dos casos conocidos.

Aquí recurre a una comparación burda, ridícula. La vejez siempre es una mierda. Uno es consciente de que está en la recta final de la vida, y que el sufrimiento propio de un cuerpo desgastado y la pérdida progresiva de las facultades mentales, no es precisamente un paraíso. En la vejez ya no hay más proyectos, ni planes, ni futuro porque la posibilidad de morir es cada vez más grande. Cada respiro podría ser el último. Los días pasan y la idea de que todo termine en un parpadeo pondría a más de uno paranoico. Suena a consuelo barato decirle a un viejo: “Che, viejo, no te sientas así mirá que Moisés y Rubinstein bla bla bla”. ¿A quién carajo le importa Moisés y Rubinstein? Ellos fueron tipos muy capaces y afortunados en una realidad muy lejana, por lo tanto ese argumento suena a heroísmo de cuentos de hadas. Yo no soy Moisés ni Rubinstein ni tampoco quiero serlo. La vejez lamentablemente es el ocaso de la vida, el otoño de la humanidad. Hay quien llega con un cuerpo medianamente conservado, colesterol bajo, corazón sano, presión moderada. Pero, en Argentina, un país donde las enfermedades cardíacas están a la orden del día producto del estrés, el cual proviene de cuidarte todo el tiempo de los demás y estar completamente pendiente de que no te roben lo que te costó tanto conseguir, esa frase no tendría mucho sentido.

[b]

•No estás deprimido, estás distraído. Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada.

[/b]

Si uno no puede ser dueño de nada, ¿adónde tiene que irse a vivir? ¿A las cuevas, a las montañas, como los primeros homínidos?

•Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas… te alivia para que vueles más alto, para que alcances la plenitud.

De la cuna a la tumba es una escuela; por eso, lo que llamas problemas, son lecciones.

No perdiste a nadie: El que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.

No sabía que podía volar. Me resulta curioso porque todavía no ví que me hayan crecido alas. ¿A qué edad crecen las alas? ¿Crecen de golpe o es algo progresivo? ¿Crecen cerca del homóplato o más abajo, en la zona lumbar? “Para que alcances la plenitud”. ¿A qué se refiere con plenitud? ¿Qué es la plenitud, para qué sirve, cómo la reconozco si es que llegara a tenerla?

La vida es una escuela que no da problemas, sino lecciones. Ok. ¿Y cuándo voy a egresarme de esa “escuela” que el llama vida? ¿No me estará queriendo decir que no debo vivir sino pasarmela resolviendo esas “lecciones” que, al fin y al cabo, llevan a un mismo desenlace, por más buen alumno que haya sido? ¿La vida es sucesión de calamidades? ¿Quién dictamina si resuelvo bien o mal esos exámenes?

No hay muerte… hay mudanza.

Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Miguel Ángel,

Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuelo y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados.

¿Del otro lado de dónde? ¿Hay otro lado? ¿Hay dos mundos, el de la vida y el de la muerte? ¿Existe el alma?

“creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados”

La pobreza no está cerca del amor. La pobreza está cerca de la prostitución, la delincuencia, la violencia doméstica, los abusos sexuales, las violaciones, las drogas, el vandalismo, los celos, la envidia, la falta de oportunidades, la discriminación. De eso está cerca la pobreza. Este tipo se nota que nunca se metió en una villa.

Que el dinero distrae es cierto. Que es una mierda, también. Pero lamentablemente es un mal necesario. ¿O acaso Cabral oferta sus discos a cambio de una palmada en el hombro? Entre ser rico y pobre, elijo mil veces la comodidad económica. Al menos, si me siento triste, prefiero llorar arriba de un Audi.



Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser, será y, llegará naturalmente.

No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor.

¡Ah! Si fuera tan fácil decirlo y hacerlo. Uno hace lo que hace y se gana la vida así porque no tuvo otra oportunidad. A veces hay que bajar el orgullo y arremangarse para ganar un maldito cobre, y como dijo José Larralde: “no se entienden razones por muy sensatas cuando el frío te hiela y andás en patas”. Esta dialéctica conformista dejará a más de uno apaciguado, pero si se tiene un ojo crítico, son puras fantochadas. Alguien que cree eso, que sólo por hacer “lo que uno ama” llegará al éxito es la traducción de la frase infantil de Coelho: “Cuando te propones algo, el universo conspira a tu favor”. Una ingenuidad grande como una casa.


Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible y sin esfuerzo, porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban tres o cuatro meses de vida.

•Dios te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz. Después podrás compartir la vida verdadera con los demás.

En esto estoy de acuerdo, aunque no admito la tiranía de un dios. Yo soy mi propio determinista, yo decido a qué rendirle mis reverencias y a qué no. Dios, como dijo Stephen Hawking, “es innecesario”.

Recuerda : “Amarás al prójimo como a ti mismo”. Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios y decide ahora mismo ser feliz, porque la felicidad es una adquisición.

Además, la felicidad no es un derecho,

sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio.

Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir,

mandó a matar a seis millones de hermanos judíos.

Los judíos no son mis hermanos. Mi madre no tuvo hijos especiales. Además es matemáticamente imposible que Hitler haya asesinado a seis millones de judíos, porque en ésa época, en toda Europa, sólo había cuatro. Hay evidencia de sobra de que el holocausto fue una exageración propagandística para darle inmunidad al estado israelí. Los supuestos campos de concentración eran bases soviéticas falsas decoradas para hacerle creer a la gente que los exterminaban allí, cosa que también era imposible porque se hubieran necesitado cantidades colosales de recursos para ejecutar, cremar o enterrar esas víctimas. El relato del holocausto es sospechoso por donde se lo mire y en algunos puntos es insostenible. Los judíos tampoco son unos santos. La mayoría está detrás del nuevo orden mundial y del Sionismo, manejando los hilos de la política, la economía y la paz o guerra mundial.



Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileños, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la música de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

Este cantor ignora que para disfrutar de las obras de arte que cita, primero hay que tomar un avión a Europa, cosa que no es nada barato para la clase baja y media, y segundo que a esos lugares no accede cualquiera. Este argumento de que “la vida es hermosa” por nombrar ciertos logros culturales eurocentristas es algo bobo. Además cita autores extranjeros, ninguneando la calidad intelectual que abunda en Argentina. Ejemplos como Borges, Cortázar, Storni, Pedro B. Palacios, Marcelo Berbel, Osvaldo Soriano, José Hernández, Pizarnik, Bioy Casares, Silvina Ocampo, Juan Gelman y tantos más son echados al olvido por este pelafustán.

•Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas:

si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)… y si le ganas, serás más humilde, más agradecido… por lo tanto, fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la

vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser.

•No estás deprimido, estás desocupado.

Ayuda al niño que te necesita, ese niño que será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas.

Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar de la naturaleza y cuidarla para el que vendrá.

Da sin medida y te darán sin medida.

Ama hasta convertirte en lo amado; más aún, hasta convertirte en el mismísimo Amor.

Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas.

En esto estoy 100% de acuerdo. Es una frase inobjetable.

•El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso.

Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. Vale la pena, ¿verdad?.

Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él. Si Él tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella. El te manda flores cada primavera. Él te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tú quieres hablar, Él te escucha, El puede vivir en cualquier parte del

universo, pero Él escogió tu corazón. Enfréntalo, amigo, ¡Él está loco por ti!

Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero él sí prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino.

“Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír”

Esta parte suena a autoayuda new age. Una mezcolanza de pensamiento religioso con misticismo y promesas boludas. Para no herir susceptibilidades, dejaremos inconclusa esta parte.

El post no es intencionalmente hostil, ni discordioso, ni provocador. He expuesto algunas dudas que me asaltaban al escucharlo y que, si bien las opiniones pueden agradar al que las lea o no, el objetivo fue compartir y honrar la memoria de Facundo Cabral.

De yapa: