Facebook Twitter RSS Reset

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina
“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina
“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

mensajes

Barbi Blanco: “Algunos jugadores me mandaron mensajes…”

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

chamuyo

Hace un año, cuando se lanzaba la campaña presidencial en Racing que renovó a Víctor Blanco como presidente de la Academia, Bárbara, una de sus hijas, era la virtual jefa de campaña. Ya en pleno mandato de su padre, Barbie amplió la agenda.

“Ahora -cuenta- tengo vínculo oficial, porque soy asambleísta, elegida en la lista que ganó el 14 de diciembre. Y participo activamente en el departamento de Racing Solidario, que está a cargo de Miguel Guidardini y realiza todas las acciones de responsabilidad social. La semana pasada fuimos con varios jugadores del plantel al hospital Garrahan para compartir un momento con los chicos internados y llevarles juguetes por el Día del Niño. Cada vez que se requiere de acciones de ayuda, como la colecta para los damnificados por las últimas inundaciones, ahí estamos”.

-O sea, algo reactivo…

-No es lo único. Hay una acción en la que tenemos muchas expectativas. Se trata de la creación del departamento de Relaciones Internacionales, que ya fue avalado por Comisión Directiva. Es un proyecto con mucho potencial, con etapas bien definidas y que requiere de trabajo a largo plazo. La expansión internacional de Racing es algo necesario para el crecimiento del club.

-Tu familia incluye padre, madre, abuela, tres hermanas y un hermano. ¿En la enorme mesa familiar se arma debate acerca de Racing?

-Siempre. Hablamos de fútbol, funcionamiento institucional, proyectos, jugadores… Como en cualquier familia que se identifica con un club.

-¿Y esas opiniones son vinculantes?

-Papá escucha a todos. Pero la última palabra es la suya. Eso también es así, siempre.

-Hoy parece común designar familiares y, en muchos casos, sin requisitos que los habiliten.

-Acá no pasa. Primera razón, yo trabajo sin remuneración. Cada acción que hago en Racing ha sido ad honorem. Segunda y fundamental: me formé académicamente en el área de estudios internacionales: soy abogada, licenciada en Ciencia Política y hablo cinco idiomas: inglés, francés, portugués e italiano, además del nativo.

-Pero incluso con esa formación no debe ser fácil moverse en un ambiente, más que machista, sexista…

-No descarto que alguno me haya subestimado. Pero acá no hay secretos: el resultado de tu trabajo es lo que resulta determinante en la evaluación.

-¿Habrá más Blanco en Racing si el presidente decide no seguir cuando venza su mandato?

-Desde que recuerdo, en mi familia se respira Racing. No puedo pensar mi vida sin el club. Hace diez años que, de diversas maneras, participo en lo institucional. El primer vínculo de Racing con mi papá fue a través mío cuando volvió la democracia al club.

-¿Entonces se viene Barbie presidente?

-Pensar así ahora no sería responsable de mi parte porque me falta mucho aprendizaje. Pero no pienso alejarme de la vida institucional más allá de que mi papá decida o no continuar en 2017. No evalúo una aspiración semejante para el corto o mediano plazo. Para el largo, me encantaría.

-¿Algún jugador te tiró onda?

-Sí, algunos jugadores me mandaron mensajes a mi celular.

-¿Y qué pasó después?

-Esos mensajes no se responden o sólo se lo hace con algo breve, como cortesía. Y ahí termina el intercambio. Ningún jugador puede tener esperanzas conmigo. Conozco a todos, he viajado a ver los partidos de Copa… Hay una estricta separación entre lo institucional y lo personal. Jamás podría aspirar a dirigir el club si estableciera una relación sentimental con un futbolista.

-¿Tendrías un novio hincha de Independiente?

-Jamás. Eso es imposible. De hecho, todos mis novios fueron de Racing o terminaron por hacerse hinchas durante la relación.

-¿Los obligaste?

-No, se hicieron solos. Racing es como mi casa y no falto a los partidos salvo por circunstancias muy especiales. Ir al Cilindro es una salida familiar. Entonces, quien era mi novio sabía de entrada que el día del partido, si quería verme, debía acompañarme a la cancha. Así se terminaron enamorando de Racing.

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

“Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina

chamuyo

Un temita del Rey para que escuchen antes de irse “Algunos jugadores me mandaron mensajes” + fotos de la mina