Facebook Twitter RSS Reset

“Alemania nunca ganó una guerra”

“Alemania nunca ganó una guerra”

¿Es verdadero o falso?

Bueno, es necesario empezar con ¿quiénes son los “alemanes”?

Mientras algunos pueblos de habla germánica tienen una larga historia, Alemania como nación-estado data solamente del año 1871.

Períodos anteriores a su formación están sujetos a debate sobre su definición.

Los francos, por ejemplo, fueron una unión de tribus germánicas, sin embargo, algunos de los francos, se identificaron más tarde como holandeses, flamencos, franceses y nuevamente como alemanes.

La capital del Imperio del gobernante medieval Carlomagno estaba en la ciudad de Aquisgrán, ahora parte de Alemania, sin embargo, Carlomagno era franco.

Nombrada después Francia por el pueblo franco, el pueblo holandés y el pueblo flamenco, son los únicos que hablan una lengua que desciende de los antiguos francos, (El lenguaje de los francos). De ahí que casi todos los historiadores del continente de Europa Occidental puedan hacer valer sus victorias como parte de su patrimonio.

Una gran parte fundó el Sacro Imperio Romano Germánico, pero lejos de hablar del todo el idioma alemán. El Reino de Prusia, de la Alemania unificada en el siglo XIX, tenía su territorio significativo en lo que hoy es Polonia.

En el siglo XIX, el filósofo Schlegel se refiere a Alemania como una Kulturnation, una nación de cultura compartida y de desunión política, análoga a la antigua Grecia.

Las invasiones romanas y las primeras victorias germanas:

Las tribus germanas y sus primeras guerras en la antigüedad:

Durante principios de la época medieval antigua, las tribus germánicas no tenían lenguaje escrito.

Lo que sabemos sobre los principios de su historia militar proviene de relatos escritos en latín y de la arqueología. Esto deja lagunas importantes.

Las guerras germánicas contra los romanos están bastante bien documentados desde la perspectiva romana, como la infame Batalla del bosque de Teutoburgo. Guerras germánicas contra los primeros celtas siguen siendo un misterio, porque ninguna de las partes registran eventos escritos.

Se cree que las tribus germánicas se originaron durante la Edad de Bronce nórdica, en el norte de Alemania y el sur de Escandinavia.

Las tribus se extendíeron hacia el sur, posiblemente motivadas por el deterioro del clima de la zona. Cruzaron el río Elba, probablemente invadiendo los territorios de los celtas Volcas en la cuenca del río Weser.

Los pueblos germánicos tenían a menudo una tensa relación con sus vecinos, dando lugar a un período de más de dos milenios de conflictos militares en distintos ámbitos territoriales y conflictos religiosos, ideológicos y económicos.

La Batalla del Bosque de Teutoburgo:



La política expansiva del Imperio Romano en Germania sufrió en tiempos de Augusto la gran humillación de la batalla del bosque de Teutoburgo
(año 9), en la que el caudillo Querusco Arminio, encabezando una coalición de pueblos germanos, exterminó a tres legiones comandadas por Publio Quintilio Varo, comandante qué tras la derrota, se suicidó.

(Diagrama de la emboscada germana a las legiones de Varo, primer victoria germana sobre el Imperio Romano)

Tras esta derrota, Tiberio, el nuevo emperador, mando a su sobrino Germánico a vengar a Roma y recuperar el territorio.

Uno de los miembros de la familia imperial, Germánico (que se ganó su cognomen por esta acción), fue el encargado de pacificar la zona (batalla de Idistaviso, año 16).

A partir de entonces se prefirió seguir una política de contención, creando una frontera fortificada, el Limes Germanicus («límite» o «frontera»), a lo largo del Rin y el Danubio.

Cabe decir que la batalla fue realmente importante, pero menos de lo que tradicionalmente se ha venido en considerar, la provincia fue fortalecida mediante un sistema de empalizadas y torres de vigilancia, alternados con auténticos campamentos legionarios, lo que se denominó limes, desde donde examinaban con atención los acontecimientos transrenanos y, de vez en cuando, hacían incursiones en terreno germano.32

El prestigio militar de Roma se vio muy mermado, y la matanza sí constituyó un hecho luctuoso de gran magnitud, y en su momento incluso de alarma, hasta tal punto que los números de las legiones derrotadas (XVII, XVIII y XIX) jamás fueron vueltos a utilizar en toda la historia militar del Imperio romano


(Batalla del Bosque de Teutoburgo)

Las Campañas de Germánico:

Entre el 14 y el 16 d. C. el general Julio César Germánico con un gran ejército avanzó con el fin de vengar la derrota de Varo, pero esta vez las tribus germanas entre el Rin y el Elba estaban unidas bajo el mando de Arminio.

*Año 14 d. C. Germánico avanzó cruzando el Rin atacando a los usipetos, bructeros, marsos y sicambros.

*Inicios del año 15 d. C. los romanos cruzan el Rin desde el sur atacando a los catos, tencteros y marsos llegando hasta el Weser.

*Verano del 15 d. C. los romanos parten del territorio batavo por el Mar del Norte, desembarcan en Frisia y avanzan al sur atacando a los ampsivaros, bructerios, marsos y queruscos. Tras una batalla con los bructerios el legado Lucius Stertinius recupero el águila de la XIX Legión. Tras otra batalla Germánico recupero otra águila aunque se desconoce cuál.

*Año 16 d. C. los romanos desembarcan en Frisia y avanzan al sur conquistando a los ampsivarios, queruscos y angrivarios para volver a Frisia. Mientras la flota sigue por la costa llegando al delta del Weser donde se alia con los Caucos.

En el año 16, se da por concluida la reconquista de Germania, transformándola en un estado clientelar, para hacer la estado tapón contra los eslavos y expandiendo de forma pacífica la romanización más lejos. En el 17 d. C., Germánico volvió a Roma donde celebro un triunfo romano por sus victorias.


(Mapa del Imperio Romano con Germania bajo su poder)

Las Invasiones Bárbaras:

¿Qué fue eso?

Fue un periodo de migrasiones masivas, levantamientos armados, ocupaciones y alzamientos que debilitaron y precipitaron la caída del Imperio Romano de Occidente.

Tuvieron lugar a lo largo de un ciclo histórico de larga duración, entre los siglos IV y XVI, y afectaron a la práctica totalidad de Europa y la cuenca del Mediterráneo, marcando la transición entre la Edad Antigua y la Edad Media que se conoce con el nombre de Antigüedad tardía.

Se distinguen varias fases en esas invasiones, correspondiendo el protagonismo de las primeras a los pueblos germánicos (del siglo IV al siglo VI), mientras que las últimas corresponden a los vikingos y los magiares, así como a los árabes (protagonistas de la invasión musulmana del siglo VII y VIII, que incorporó a su civilización la ribera sur del Mediterráneo).

Haciendolo entendible; es el proceso de “unificación de pueblos y culturas euroasiáticas”.

Es decír, cada pueblo conquistado por los romanos comenzaría a forjar su propia nación.

Atendiendo a su condición etnolingüística, estos pueblos eran muy diferentes entre sí, pudiendo distinguirse cuatro grupos culturales:

• Pueblos de cultura turco-mongola: como los ávaros y hunos.

• Pueblos de cultura eslava: como los vendos, en lo que hoy es Polonia.

• Pueblos de cultura irania: como los sármatas, entre el Danubio y el Tisza, y los alanos, a orillas del mar Negro.

• Pueblos de cultura germánica: como los godos, suevos, vándalos, hérulos, anglos, sajones, jutos, francos, burgundios, longobardos y otros.

A excepción del grupo turco-mongol, los otros tres eran indoeuropeos, como los griegos y latinos.

Durante la decadencia del Imperio romano, fueron muchos los pueblos bárbaros que, aprovechando las disidencias internas, se aproximaron a sus fronteras y se establecieron en ellas, presionando en forma permanente para entrar. Los bárbaros lograron penetrar lentamente entre los siglos I y IV y establecerse en el interior, hasta que, finalmente, empujados por otros pueblos, lo hicieron en forma violenta.


(Mapa de las nuevas naciones tras la caída del Imperio Romano de Occidente)

Expasiones y conquistas del pueblo germano:

Entre los años 235 y 285 Roma estuvo sumida en un periodo de anarquía y guerras civiles. Esto debilitó las fronteras.

Los germanos, en busca de nuevas tierras, se desplazaron hasta la frontera norte del imperio.

Los emperadores de la época permitieron la entrada de los germanos bajo dos condiciones: debían actuar como colonos y trabajar las tierras, además de ejercer como vigilantes de frontera. Sin embargo, esta pacificación terminó cuando Atila, el rey de los hunos, comenzó a hostigar a los germanos, que habían invadido el Imperio.

Luego de la retirada de los hunos, las tribus bárbaras se establecieron en el interior del imperio: los francos y burgundios tomaron la Galia; los suevos, vándalos y visigodos se asentaron en Hispania; los hérulos tomaron la península itálica tras derrotar y destituir al último emperador romano, Rómulo Augústulo (476).

Posteriormente, los hérulos se enfrentarían a los ostrogodos, saliendo estos últimos victoriosos, y haciéndose con el control de toda la península itálica.

Cabe destacar que, si bien los germanos no eran muy desarrollados culturalmente, asimilaron muchas de las costumbres romanas, formando así la cultura europea que originó la actual cultura occidental.


(Expansión de los pueblos germánicos)

La corta Francia Oriental de Carlomagno:

Para la historiografía medieval, Francia Oriental, Francia orientalis en latín o Reino de los Francos orientales (regnum Francorum orientalium) constituye el primer estado en la formación de la monarquía en Alemania, que existió entre 840 y 962.

Francia Oriental se creó a partir de la división del Imperio carolingio tras la muerte de Luis el Piadoso pero la división este-oeste «se consolidó gradualmente en la creación de dos reinos separados»

Desde que sucedió a su padre Pipino el Breve en 768, el nuevo rey de los francos, Carlomagno, consolidó la monarquía en este pueblo e inició un rápido avance hacia buena parte de los territorios de la Europa Occidental.

Sajonia y Baviera, los dos Estados más organizados de Germania cayeron bajo su yugo. Su autoridad fue confirmada al ser coronado Emperador en el año 800 en Roma, y en consecuencia ser nombrado como máximo poder político del mundo cristiano.


(Francia orientallis)

La ciudad alemana de Aquisgrán se convirtió en la capital imperial.

Su hijo Ludovico Pío heredó su imperio, pero su débil figura provocó el inicio del declive, culminado con la partición imperial en los sucesivos Tratado de Verdún (843), Tratado de Meersen (870) y Tratado de Ribemont (880).

Francia Oriental, surgida en Verdún con Luis el Germánico, nieto de Carlomagno, como rey, sería el germen de lo que hoy es Alemania.

Las regiones al oeste del río Rin quedaron englobadas en la llamada Lotaringia, tierras de Lotario I, hermano y rival de Luis, junto a las zonas más orientales de Francia y el Reino de Italia, siendo Roma su capital.

Al morir Luis en 875, la Francia Oriental quedó dividida entre sus tres hijos, siendo las tres porciones Sajonia (norte), Baviera (sudeste) y Suabia (sudoeste).

A diferencia de lo vivido hasta entonces, los tres Estados colaboraron estrechamente. Avatares de las historia, llevaron a Carlos el Gordo, rey de Suabia, a gobernar sobre todo el viejo imperio carolingio entre 881 y 887. Sin embargo, la lengua común y la también común legislación provocaron en ese momento un sentimiento alemán que perduraría hasta nuestros días. La época medieval termina en España con el descubrimiento de América, pero probablemente en Alemania con Martin Lutero.


(Mapa de los nuevos reinos tras la caída de la Francia Oriental)

El Ascenso del Sacro Imperio Romano Germánico:

El Imperio se formó en 962 bajo la dinastía sajona a partir de la antigua Francia Oriental (una de las tres partes en que se dividió el Imperio carolingio).

Desde su creación, el Sacro Imperio se convirtió en la entidad predominante en la Europa central durante casi un milenio hasta su disolución en 1806.

En el curso de los siglos, sus fronteras fueron considerablemente modificadas. En el momento de su mayor expansión, el Imperio comprendía casi todo el territorio de la actual Europa central, así como partes de Europa del sur. Así, a inicios del siglo XVI, en tiempos del emperador Carlos V, además del territorio de Holstein, el Sacro Imperio comprendía Bohemia, Moravia y Silesia. Por el sur se extendía hasta Carniola en las costas del Adriático; por el oeste, abarcaba el condado libre de Borgoña (Franco-Condado) y Saboya, fuera de Génova, Lombardía y Toscana en tierras italianas. También estaba integrada en el Imperio la mayor parte de los Países Bajos, con la excepción del Artois y Flandes, al oeste del Escalda.

Debido a su carácter supranacional, el Sacro Imperio nunca se convirtió en un Estado nación o en un Estado moderno; más bien, mantuvo un gobierno monárquico y una tradición imperial estamental.

En 1648, los Estados vecinos fueron constitucionalmente integrados como Estados imperiales. El Imperio debía asegurar la estabilidad política y la resolución pacífica de los conflictos mediante la restricción de la dinámica del poder: ofrecía protección a los súbditos contra la arbitrariedad de los señores, así como a los estamentos más bajos contra toda infracción a los derechos cometida por los estamentos más altos o por el propio Imperio.

Guerras del Sacro Imperio:

*Sin orden cronológico:

• Guerra de la Esmalcada:

Se desarrolló en Alemania entre 1546 y 1547, y enfrentó al ejército del emperador Carlos V, comandado por Fernando Álvarez de Toledo, Duque de Alba, contra el ejército de la Liga de Esmalcalda, formada por la mayor parte de los Estados luteranos del Sacro Imperio Romano Germánico y dirigida por Juan Federico I de Sajonia y Felipe I de Hesse.

Victoria Germana

• Gran Guerra Turca:

La Gran Guerra Turca es el nombre por el que se conocen los conflictos que enfrentaron al Imperio otomano y sus aliados los tártaros de Crimea, los cosacos de Zaporozhia y los Estados vasallos de Moldavia, Valaquia y Transilvania durante gran parte del siglo XVII contra el Sacro Imperio Romano Germánico, la República de las Dos Naciones, la República de Venecia y el Zarato ruso.

Estas diferentes guerras, agrupadas bajo el nombre de Gran Guerra Turca, se debieron al restablecimiento del poder otomano y significan el último intento de los turcos de extenderse por Europa.

Victoria Germana

Sacro

• Guerra de los Nueve Años:

fue una guerra librada en Europa y en las colonias americanas entre 1688 y 1697, enfrentando a Francia contra la Liga de Augsburgo, la cual sería conocida en 1689, con el ingreso de Inglaterra, con el nombre de Gran Alianza. El conflicto finalizó con la firma del Tratado de Ryswick.

La guerra se libró para intentar frenar la expansión francesa en el Rin. Por otro lado, la Inglaterra de Guillermo III participó para evitar el apoyo francés a una posible restauración de Jacobo II en el trono inglés, del que había sido derrocado en la Revolución Gloriosa.

El teatro de operaciones americano, que enfrentó a Inglaterra y Francia por el dominio de las colonias de dicho continente, se conoce como guerra del rey Guillermo.

Resultado Indesiso: Tratado de Ryswick

Imperio

• Guerra de la Cuádruple Alianza:

La Guerra de la Cuádruple Alianza fue un conflicto bélico que tuvo lugar entre 1717 y 1721 en Europa y que enfrentó a la Monarquía de España de Felipe V con la Cuádruple Alianza, una coalición formada por el Sacro Imperio Romano Germánico, la Monarquía de Francia, el Reino Unido de Gran Bretaña y las Provincias Unidas de los Países Bajos.

Victoria Germana

Romano

• Guerra de la Liga Santa:

La Guerra de la Liga Santa es un conflicto que enfrentó a una alianza de reinos cristianos formada por el Sacro Imperio Romano Germánico, la República de las Dos Naciones, la República de Venecia y el Zarato ruso frente al Imperio otomano y sus aliados los Tártaros de Crimea, los Cosacos de Zaporozhia y los Estados vasallos de Moldavia, Valaquia y Transilvania.

Esta guerra marcó el retiro de los árabes otomanos de los Balcanes.

Victoria Germana

barbaros

• Guerra Austro-Turca:

La Guerra austro-turca de 1716-1718 enfrentó al Sacro Imperio Romano Germánico que contaba con el apoyo de la República de Venecia frente al Imperio Otomano que estaba aliado con los Tártaros de Crimea y con Moldavia.

La guerra tuvo lugar por el deseo del Imperio Otomano de reconquistar los territorios perdidos tras la Guerra de la Liga Santa y por las ambiciones del Sacro Imperio Romano Germánico de controlar los Balcanes.

Victoria Germana

invasiones

• Primera Guerra Italiana (1494 – 1498):

La primera de las Guerras Italianas enfrentó, de 1494 a 1498, a Francia contra la llamada Liga de Venecia (Milán, Venecia, el Sacro Imperio Romano Germánico, España y los Estados Pontificios).

Victoria Germana

historia

• Segunda Guerra Italiana (1521 – 1526):

La Guerra italiana de 1521–1526, también conocida como la Guerra de los Cuatro Años, forma parte de las Guerras italianas.

El conflicto se desarrolló entre 1521 y 1526 y en ella lucharon Francisco I de Francia y la República de Venecia contra el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos V, Enrique VIII de Inglaterra y los Estados Pontificios.

Entre las causas del conflicto están la elección en 1519–1520 de Carlos I como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y la necesidad del papa León X de aliarse con Carlos para combatir a Martín Lutero.

Victoria Germana

militar

• Guerra de la Liga de Cognac:

La Guerra de la Liga de Cognac (1526–1530) se libró entre los dominios Habsburgos de Carlos V —principalmente España y el Sacro Imperio Romano Germánico— y la Liga de Cognac, una alianza que incluía Francia, el Papa Clemente VII, la República de Venecia, Inglaterra, el Ducado de Milán y Florencia.

Victoria Germana

• Guerra Ruso-Turca:

La guerra ruso-turca de 1787–1792 se debió al intento frustrado del Imperio otomano por reconquistar territorios cedidos a Rusia en el curso de la anterior guerra ruso-turca (1768-1774).

En 1786 Catalina II de Rusia hizo su entrada triunfal en la Crimea anexionada en compañía de su aliado, el emperador José II de Habsburgo del Sacro Imperio Romano Germánico.

Estos acontecimientos, junto con la fricción causada por mutuas acusaciones de infracción del Tratado de Küçük Kaynarca, que había terminado la anterior guerra, inflamaron a la opinión pública de Constantinopla; los embajadores británico y francés, por su parte, también dieron su apoyo incondicional a los partidarios de la guerra.

Victoria Ruso-Germana

Alemania

• Guerra Suizo-Germana:

La Guerra de Suabia de 1499 (Schawabenkrieg, Schweizerkrieg o “Guerra Suiza” en Alemania, y Engadiner Krieg “Guerra de Engadina” fue el último gran conflicto militar entre la Antigua Confederación Suiza y la Casa de Habsburgo.

Lo que empezó como un conflicto local por el control del Val Müstair y el Paso de Umbrail en los Grisones, pronto se extendió al llamar ambas partes a sus aliados: los Habsburgo pidieron el apoyo de la Liga Suaba y la Confederación el de las Tres Ligas de los Grisones.

Las hostilidades se extendieron rápidamente desde los Grisones a través del valle del Rin hasta el lago de Constanza e incluso hasta el Sundgau, en el sur de Alsacia, la parte más occidental de las posesiones de los Habsburgo.

Victoria Germana

Guerra

• Las Cruzadas:

Las Cruzadas fueron una serie de campañas militares impulsadas por el papado y llevadas a cabo por gran parte de la Europa latina cristiana, principalmente por la Francia de los Capetos y el Sacro Imperio Romano.

Las cruzadas, con el objetivo específico inicial de restablecer el control cristiano sobre Tierra Santa, se libraron durante un período de casi doscientos años, entre 1095 y 1291. Más tarde, otras campañas en España y Europa Oriental, de las que algunas no vieron su final hasta el siglo XV, recibieron la misma calificación.

Victoria Germana y de sus aliados cristianos

• Guerra de los Treinta Años:

La guerra de los Treinta Años fue una guerra librada en la Europa Central (principalmente Alemania) entre los años 1618 y 1648, en la que intervino la mayoría de las grandes potencias europeas de la época.

Esta guerra marcará el futuro del conjunto de Europa en los siglos posteriores.

Aunque inicialmente se trataba de un conflicto religioso entre Estados partidarios de la reforma y la contrarreforma dentro del propio Sacro Imperio Romano Germánico, la intervención paulatina de las distintas potencias europeas convirtió gradualmente el conflicto en una guerra general por toda Europa, por razones no necesariamente relacionadas con la religión:5 búsqueda de una situación de equilibrio político, alcanzar la hegemonía en el escenario europeo, enfrentamiento con una potencia rival, etc.

La guerra de los Treinta Años llegó a su final con la Paz de Westfalia y la Paz de los Pirineos, y supuso el punto culminante de la rivalidad entre Francia y los territorios de los Habsburgo (el Imperio español y el Sacro Imperio Romano Germánico) por la hegemonía en Europa, que conduciría en años posteriores a nuevas guerras entre ambas potencias.

Derrota germana y paulatina caída del Sacro Imperio

La Caída del Sacro Imperio Romano Germánico:

ras la Paz de Westfalia de 1648, empezó el declive del Imperio.

Supuso la pérdida de la mayor parte del poder real del emperador y una mayor autonomía de los 350 Estados resultantes, permitiendo incluso la formación de alianzas con otros Estados de forma independiente; se agruparon en torno a los grandes Estados europeos con los que tenían identidad religiosa e influencia política, de manera que los Estados católicos del sur se agruparon en torno a Austria-Hungría, los luteranos del norte junto a Brandeburgo (integrante del futuro Reino de Prusia) y el Imperio Sueco, y los del oeste, predominantemente calvinistas, ingresaron a la órbita de influencia de las Provincias Unidas y del Reino de Francia.

A todos los efectos, el Sacro Imperio Romano pasó a ser una confederación de Estados de difícil cohesión y rivales entre sí.


(El Imperio después de la Paz de Westfalia)

A la muerte de Carlos VI de Alemania (1711-1740), el Imperio se vio sacudido por una serie de crisis que pusieron en evidencia su decadencia final.

El surgimiento de Prusia bajo el reinado de Federico II el Grande y las sucesivas guerras, Sucesión Austriaca y de los Siete Años, serían las más importantes.

Desde hacía tiempo que la suerte del Sacro Imperio estaba asociada a la situación de Austria-Hungría, de su casa reinante, los Habsburgo, y de la postura que asumieran los demás cuerpos políticos del imperio frente a ésta, que a pesar de su preeminencia sobre las demás casas reales del imperio vería mermado su poder por las rivalidades que mantendría con otras potencias, como Francia, el Imperio Ruso, Prusia (la otra potencia germana emergente e integrante del Sacro Imperio) e incluso con el Imperio Británico, debido a tentativas de los Habsburgo de extender su influencia sobre los mares dominados por aquel tras la decadencia naval de España, las Provincias Unidas y Portugal.

Finalmente, el 6 de agosto de 1806 el Imperio desaparecería formalmente cuando su último emperador Francisco II (desde 1804 emperador Francisco I de Austria), a consecuencia de la derrota militar a manos del ejército francés de Napoleón Bonaparte, decretó la supresión del Sacro Imperio con la clara intención de impedir que Napoleón se apropiara del título y la legitimidad histórica que éste conllevaba.

Los sucesores de Francisco II continuaron titulándose emperadores de Austria hasta 1918.

Ascenso del Reino de Prusia:

El Reino de Prusia (en alemán: Königreich Preußen) fue un reino que existió desde 1701 hasta 1918.

Gobernada durante toda su existencia por la rama franconiana de la Dinastía Hohenzollern, originalmente estaba centrada en Brandeburgo-Prusia.

No obstante, y principalmente gracias a su poderío militar, logró expandirse territorialmente, y para el fin de la Guerra austro-prusiana había alcanzado la hegemonía total sobre el norte de Alemania.

En 1871, al finalizar la Guerra franco-prusiana y proclamarse el Imperio alemán, el Reino alcanzó su máxima extensión territorial.

Aunque junto con otros reinos germanos pasó a formar parte del nuevo Estado alemán, era por mucho el más grande e importante, abarcando más de la mitad de la superficie del Imperio, unos 348.780 km² en 1910. Al contar con la mayor economía y el mayor ejército de Alemania, Prusia garantizó su hegemonía política, y desde entonces los Reyes de Prusia fueron también los Emperadores alemanes.

En 1918, al ser derrotada Alemania en la Primera Guerra Mundial, una revolución socialista derrocó a la monarquía y el Reino se convirtió en el Estado Libre de Prusia, un estado federado dentro de la nueva República alemana.


(Mapa de Prusia en contraposición al actual mapa alemán)

Guerras de Prusia:

*Sin orden cronológico:

• Guerra Austro-Prusiana:

La guerra austro-prusiana fue un conflicto militar en el seno de la Confederación Germánica, ocurrido entre el 14 de junio y el 23 de agosto de 1866, entre el Imperio austríaco y Prusia por el que esta última, que resultó vencedora, se convirtió en el Estado hegemónico de Alemania.

Victoria Prusiana

Romano

• Guerras Napoleónicas:

Las Guerras Napoleónicas fueron una serie de conflictos bélicos que tuvieron lugar durante el tiempo en que Napoleón I Bonaparte gobernó en Francia.

Fueron en parte una extensión de los conflictos que estallaron a causa de la Revolución francesa y continuaron, a instigación y gracias al financiamiento de Inglaterra, durante todo el Primer Imperio francés.

No existe consenso sobre el momento exacto en que comenzaron estas guerras. Hay quien considera que empezaron cuando Napoleón alcanzó el poder en Francia, en noviembre de 1799, sin embargo otras versiones sitúan el periodo bélico entre 1799 y 1802 en el contexto de las Guerras Revolucionarias Francesas, y consideran la ruptura de la paz y declaración de guerra del Reino Unido a Francia en 1803, que siguió al breve periodo de paz del Tratado de Amiens en 1802 como el punto inicial de las llamadas Guerras Napoleónicas.

Victoria Francesa -restructuración de Prusia luego de la derrota de Napoleón-

barbaros

• Guerra Germano-Danesa:

También llamada Guerra de los Ducados fue un conflicto militar que enfrentó al Imperio austríaco y Prusia contra Dinamarca en 1864.

Este último país salió derrotado, por lo que debió ceder Schleswig-Holstein que fue anexionado por las otras dos potencias.1 La guerra terminó el 30 de octubre de 1864, cuando el Tratado de Viena formalizó la cesión de Dinamarca de los ducados de Schleswig, Holstein y Sajonia-Lauenburgo a Prusia y Austria.

Victoria Prusiana

invasiones

• Gran Guerra del Norte:

La Gran Guerra del Norte es el nombre que se le da a una larga serie de conflictos en el norte y el este de Europa durante el período 1700-1721, en la que estuvo en juego la supremacía en el Mar Báltico.

Se originó por la rivalidad entre Suecia, entonces dominante en el norte de Europa, y sus vecinos Rusia, Dinamarca-Noruega y la República de las Dos Naciones; estos tres Estados, junto con Sajonia, formaron una coalición antisueca en 1700.

La guerra pudo haberse hecho una con la Guerra de Sucesión Española en 1707, pero los suecos rechazaron las invitaciones de Francia para involucrarse en un conflicto ajeno.

Victoria de los aliados prusianos

historia

• Insurrección de Kościuszko:

Fue un levantamiento armado polaco ante el Imperio Ruso y el Reino de Prusia, liderado por Tadeusz Kościuszko en 1794 con la finalidad de liberar Polonia, Bielorrusia y Lituania de la influencia de ambos imperios.

Victoria de Germano-Rusa; rebelión aplastada

militar

• Guerra de Sucesión Española:

La Guerra de Sucesión Española fue un conflicto internacional que duró desde 1701 hasta la firma del tratado de Utrecht en 1713, que tuvo como causa fundamental la muerte sin descendencia de Carlos II de España, último representante de la Casa de Habsburgo, y que dejó como principal consecuencia la instauración de la Casa de Borbón en el trono de España

En el interior de España, la Guerra de Sucesión evolucionó hasta convertirse en una guerra civil entre borbónicos (España Borbónica, Francia, Baviera) cuyo principal apoyo lo encontraron en la Corona de Castilla.

Y austracistas (España Austrascista, Prusia, Gran Bretaña, y Provincias Unidas), mayoritarios en la Corona de Aragón, cuyos últimos rescoldos no se extinguieron hasta 1714 con la capitulación de Barcelona y 1715 con la capitulación de Mallorca ante las fuerzas del rey Felipe V de España.

Victoria de los aliados prusianos

• Guerra de los Siete Años:

Se denomina Guerra de los Siete Años a la serie de conflictos internacionales desarrollados entre 1756 y 1763, para establecer el control sobre Silesia y por la supremacía colonial en América del Norte e India.

Tomaron parte, por un lado, el Reino de Prusia, el Reino de Hanóver y el Reino de Gran Bretaña junto a sus colonias americanas y su aliado el Reino de Portugal tiempo más tarde; y por la otra parte el Reino de Sajonia, el Imperio austríaco, el Reino de Francia, el Imperio ruso, Suecia, y el Reino de España, esta última a partir de 1761. Se produjo un cambio de coaliciones con respecto a la Guerra de Sucesión Austriaca, si bien el conflicto de Silesia y la pugna franco-británica siguen siendo las claves.

Resultado Indesiso: Firma de cuatro tratados

Alemania

• Guerra Franco-Prusiana:

La guerra franco-prusiana fue un conflicto bélico que se libró entre el 19 de julio de 1870 al 10 de mayo de 1871 entre el Segundo Imperio francés (y después de la caída del régimen, por la tercera República francesa) y el Reino de Prusia, con el apoyo de la Confederación de Alemania del Norte y los reinos aliados de Baden, Baviera y Württemberg.

El conflicto marcó el estallido de la tensión entre las dos potencias, que se acrecentó tras el fracaso del proyecto de Napoleón III de anexar Luxemburgo, un evento que causó el final de una relación relativamente equilibrada con la Prusia de Otto von Bismarck.

La tensión se hizo mayor debido a la creciente influencia, no tolerada por Francia, ejercida por los Estados alemanes en el sur del río Meno, y la dirección de Prusia ejercida dentro de la Confederación Alemana del Norte (estado creado en 1867 tras la victoria de Prusia en la guerra austro-prusiana).

La guerra franco-prusiana fue el conflicto más importante que se libró en Europa después de las guerras napoleónicas y previo a la Primera Guerra Mundial y terminó con la completa victoria de Prusia y sus aliados. La consecuencia más importante fue la creación del Imperio alemán, el cual mantuvo un papel muy influyente en las relaciones políticas internacionales de las décadas siguientes.

Victoria Prusiana

Guerra

¿Seguro que “Alemania nunca ganó una Guerra”?