Facebook Twitter RSS Reset

Addyi: el polémico Viagra femenino llegó a las farmacias

Las mujeres tienen el mismo derecho que los varones a tratar sus problemas sexuales. Pero esa idea ha impulsado la venta de una droga que promete poco, es cara y genera controversia

Addyi: el polémico Viagra femenino llegó a las farmacias



Al Addy costará entre 35 y 400 dólares, dependiendo el tipo de seguro que tenga la paciente

Desde su aprobación hace 17 años, Viagra (sildenafil) abrió un mercado descomunal: hoy existen 26 productos para tratar las varias disfunciones sexuales masculinas. En cambio, para las femeninas, sólo existe Addyi (flibanserin), que al fin salió a la venta en los Estados Unidos tras dos rechazos, en 2010 y 2013, de la Food and Drug Administration (FDA, la Administración Nacional de Alimentos y Fármacos) y una aprobación muy cuestionada.

La dificultad para tratar las dificultades sexuales de las mujeres con medicación tiene una historia ripiosa, porque el fenómeno de la vida erótica femenina es complejo no sólo en los planos físico y psicológico sino también en el social.

Tras el éxito del sildenafil entre los varones, el laboratorio que lo creó, Pfizer, dedicó ocho años a la búsqueda del Viagra femenino, pero la abandonó por falta de resultados. Boehringer Ingelheim siguió el camino con flibanserin (y Palatin lo intenta con otra droga, bremelanotida) y también desistió.

Vendió la patente a Sprout, que consiguió la aprobación de la droga para tratar el Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo (TDSH), el problema más común de la anhedonia, que afecta a una de cada diez mujeres. A los pocos días, la compañía farmacéutica canadiense Valeant compró Sprout por 1.000 millones de dólares.

Desde entonces, y hasta el lanzamiento resonante de Addyi, esa aprobación de la FDA ha estado en el centro del debate entre especialistas y en redes sociales en los Estados Unidos.

“Llegar a este momento de avance ha sido una travesía excepcional”, dijo Cindy Whitehead, directora ejecutiva de Sprout. “Aplaudimos a la FDA por poner la voz de los pacientes en el centro de la conversación, y por centrarse en la evidencia”.

En cambio, los críticos han dicho que ese camino fue uno de lobby, que utilizó argumentos verdaderos del movimiento contra el sexismo (¿por qué la satisfacción sexual masculina es un tema de salud pública y la femenina no?) para beneficiar los intereses económicos de la producción farmacológica.

Addyi: el polémico Viagra femenino llegó a las farmacias

Addyi: el polémico Viagra femenino llegó a las farmacias
Addyi: el polémico Viagra femenino llegó a las farmacias

No comments yet.

Leave a Comment