Facebook Twitter RSS Reset

A los dinosaurios no los mató un meteorito

A los dinosaurios no los mató un meteorito

En Jurassic Park, Tim, el niño de nueve años, enumera muchas maneras en las que pudieron haber muerto los dinosaurios.

A los dinosaurios no los mató un meteorito

El meteoro es la causa más atractiva; es rápido, exacto y no requiere que los animales más fascinantes que han existido sufran lentamente con algo horrible como una plaga. Aunque estamos más o menos seguros de que un meteorito colisionó con la tierra cerca de la península de Yucatán, creó el cráter de Chicxulub y desencadenó la extinción masiva de muchas especies, resulta que sus muertes no fueron precisamente rápidas.

Según un nuevo estudio que publicó hace poco Proceedings of the National Academy of Sciences —la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos— los dinosaurios ya llevaban millones de años de decadencia evolutiva al momento en que ocurrió la extinción masiva. Muchas especies habían muerto y no había nuevas que las reemplazaran. Menos diversidad pudo volver a los dinosaurios más susceptibles a cualquier desastre, por ejemplo, un meteoro gigante.

A los dinosaurios no los mató un meteorito

Pero esta idea no es completamente nueva. Un estudio realizado en 2012, descubrió que los cambios en “disparidad morfológica” —las diferencias físicas entre dinosaurios— podrían indicar un deterioro previo al meteorito. Sin embargo, los autores de este estudio, ubicados en la universidad de Reading en Inglaterra, dicen haber adoptado un “enfoque estadístico”, analizando un diagrama parecido a un árbol genealógico de especies de dinosaurios que han existido a través del tiempo y creando un modelo matemático de variabilidad en las especies. Esto resultó en una mayor certeza de que los dinosaurios estaban muriendo en masa antes de que el meteoro se estrellara.

“No cabe duda de que el impacto en Chicxulub terminó de enterrar a los dinosaurios, con excepción de las aves”, le dijo Manabu Sakamoto, uno de los autores, al periódico Los Angeles Times. No obstante, Sakamoto también explicó que, incluso si la Tierra hubiera esquivado el meteoro como un bateador borracho que no logra golpear una bola curva, los dinosaurios se hubieran extinguido por sí solos.

A los dinosaurios no los mató un meteorito

El estudio también hace especulaciones sobre las causas de la decadencia prolongada de los dinosaurios. El periodo Cretácico fue un muy mal momento para ser un dinosaurio: la deriva continental estaba separando a los continentes y otros cambios geológicos masivos estaban contribuyendo al aumento de las erupciones volcánicas. Además de todo, la Tierra se estaba enfriando.

Pero Sakamoto te odiaría si te quedaras con una idea equivocada de los riesgos que representa una Tierra más fría, a diferencia de una más cálida. “Estamos presionado mucho a las especies modernas porque las extinciones están ocurriendo con una rapidez sin precedentes”, le dijo a la revista The Atlantic. “Si ocurre cualquier tipo de catástrofe, podría ser más perjudicial que lo que estamos observando en este momento”.

A los dinosaurios no los mató un meteoritoGIF

No comments yet.

Leave a Comment