Facebook Twitter RSS Reset

A horas del vencimiento del Boden 2015 cómo se pagará ?

En pocos días los ahorristas tendrán dólares listos para retirar. Al Gobierno le implica resignar cerca de u$s6.000 millones en momentos en que cada billete verde cuenta. El fantasma de una pesificación se mantiene, pese a los intentos de funcionarios de despejar incertidumbres.

A horas del vencimiento del Boden 2015 cómo se pagará ?

En cualquier país del mundo, el vencimiento de un bono soberano suele pasar totalmente desapercibido.

Como bien indican los manuales de finanzas públicas, las deudas prontas a vencer se van cubriendo con nuevas emisiones a mayor plazo y, de ser posible, a menores tasas.

Los beneficios que acarrea este traspaso se reflejan en el corto, mediano y largo plazo. En primer término, se alivia la posición de las reservas, al reducirse el monto a pagar en lo inmediato. En segundo, se mejora el perfil de la deuda, dada las características asociadas con los nuevos bonos.

Para que este reordenamiento del pasivo posible, resulta necesario tener la maquinaria de financiamiento bien lubricada. Es decir, poder contar con el acceso a los mercados de crédito y, a partir de ello, encontrar el momento oportuno para avanzar en el cambio.

Por cierto, si de encontrar un momento oportuno se trata, el actual es uno de ellos, habida cuenta de las bajísimas tasas de interés que imperan a nivel global.

No es necesario que un país pertenezca al llamado “primer mundo” para que pueda avanzar por este camino.

Un ejemplo lo da Uruguay, que en las últimas colocaciones de deuda destinó parte de lo recaudado a canjear bonos próximos a ser cancelados por otros a varias décadas y en condiciones mucho más favorables.

Por cierto, la nación charrúa no es la única. Existe una gran cantidad de países que ha sacado rédito del actual contexto. No así la Argentina.

La imposibilidad de contar con crédito a tasas razonables hace que el Gobierno deba enfrentar el vencimiento del Boden 2015 (u$s6.000 millones) con reservas líquidas muy escasas y sin la posibilidad de capitalizar el actual escenario global.

En la construcción del “relato”, la administración K muestra como un hecho positivo que pondrá un dólar arriba del otro para afrontar este compromiso. Pero lo cierto es que esto denota una debilidad.

Más aun si se tiene en cuenta que, producto de la escasez, adeuda un monto superior (u$s8.500 millones) a las empresas argentinas en concepto de importaciones de insumos ya realizadas.

Además, por la insuficiencia de billetes verdes, el Ejecutivo se ve obligado a mantener el cepo cambiario -que aleja inversiones- o a recortar la cantidad de dólar ahorro por persona.

Esa carestía se traduce en movimientos especulativos por parte de particulares y empresas, producto de la incertidumbre.

Una incertidumbre tal que -pese a que restan escasas horas para que se efectivice el pago- en el mercado persisten las dudas sobre cómo va a actuar el Gobierno con el Boden 2015.

¿Cuándo es el día “D”? El próximo sábado, por lo que la cancelación se trasladará al lunes 5.

Por lo pronto, faltando muy poco tiempo para que el título deje de cotizar en la bolsa porteña, los rumores corren como reguero de pólvora y los interrogantes sobrevuelan las oficinas de la city porteña.

Va quedando lejana la posibilidad de que la administración K lance un nuevo título e invite a los tenedores del Boden 2015 a participar de un canje.

Las palabras del propio Axel Kicillof invitaron a pensar que una operatoria de este estilo estaba en carpeta: “Nos lo están pidiendo, porque la gente que invierte en la Argentina, que tiene ese bono, quiere seguir teniendo bonos”.

Sus declaraciones se combinaron con algunos recuerdos del pasado reciente. Concretamente, con lo sucedido en abril con la colocación del Boden 2024, que fuera anunciada sorpresivamente el día 20 y se concretara al día siguiente.

Por cierto, que no se realice un canje de títulos -Boden 2015 por otro nuevo- no significa que los actuales poseedores de este papel no puedan mantener su capital en bonos acudiendo directamente al mercado.

Es más, pasarse a otro título más largo (para seguir cobrando los cupones de intereses en dólares) sigue siendo un opción que rankea alto en la preferencia de muchos inversores, en particular de aquellos institucionales.

Tal como ya diera cuenta iProfesional, el preferido para el traspaso es el Bonar 2024 (ver nota: Vence el Boden 2015, el canje no aparece y un bono es “el elegido” por ahorristas que no quieren encanutar dólares)

¿Por qué? sencillamente porque brinda la posibilidad de seguir cobrando una renta semestral en efectivo, a una tasa difícil de obtener en cualquier lugar del mundo: 8,75% anual.

Más aun, el próximo vencimiento está a la vuelta de la esquina, ya que será el 7 de noviembre.

Como contrapartida, cobrar los dólares y depositarlos en una cuenta bancaria -o retirarlos del sistema- es el camino que tomarán aquellos ahorristas con perfil más conservador.

En las últimas horas surgieron diversas especulaciones vinculadas con la disponibilidad de dólares del Banco Central para hacer frente al pago, que dieron lugar a acciones concretas de algunas entidades.

Concretamente, varias sociedades de bolsa están induciendo a clientes que tienen Boden 2015 a hacerse antes del lunes de sus acreencias. En otras palabras, que los vendan a través de la operatoria de “conta con liqui casero” para así asegurarse el dinero en forma anticipada.

“Tenés dos opciones: los vendés ahora y te lo acreditamos en una caja de ahorro en dólares o esperás hasta el lunes con los dedos cruzados”, decía telefónicamente a un poseedor de este título el ejecutivo de cuentas de una renombrada casa de bolsa porteña.

Esta operación, que catalogan como una oferta de “last minute” va en línea con algunas especulaciones que alimentan dudas que aún persisten en el mercado.

En cuanto al grado de aceptación del público, el ejecutivo afirma que fue casi total entre los pequeños inversores y algo menor entre los grandes, por el hecho de que prefirieren girar sus fondos al exterior.

¿Qué es lo que alimenta el nerviosismo, a días de la cancelación? Básicamente, el reciente e intempestivo cambio en las reglas de juego impuesto por el Gobierno a los fondos comunes de inversión (FCI).

La reglamentación que los obliga a valuar sus bonos dolarizados al tipo de cambio oficial y no a la referencia del “conta con liqui” (es decir a 9,40 en vez de 14,00) les ha infringido una pérdida patrimonial de algo más del 30% a la hora de contabilizar este tipo de tenencias.

Esto dio lugar a que las administradoras de los FCI salieran a vender sus bonos antes de que la norma fuera reglamentada para así amortiguar esa pérdida.

Otro punto que inyecta nerviosismo al mercado surge del nuevo Código Civil, en particular por lo que expresa su artículo 765.

“Si por el acto por el que se ha constituido la obligación se estipuló dar moneda que no sea de curso legal (…) el deudor podrá liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal”, expresa.

Esto genera ruido en el mercado, si bien el Gobierno ha ratificado más de una vez que no habrá pesificación.

Pero así como los capitales suelen ser “cobardes” y huyen ante el riesgo, el mercado tiende a ser desconfiado.

La cercanía de las elecciones juega a favor de que el Gobierno optará por poner los dólares arriba la mesa para evitar cualquier malhumor.

Sin embargo, surgen opiniones que van en sentido contrario, como la de Miguel Boggiano, director de Carta Financiera.

“Disiento por completo con quienes dicen que cancelar el Boden2015 en pesos antes de las elecciones sería un suicidio para el Gobierno. La cuenta es sencilla ¿cuántos y quiénes son los tenedores de este bono? ¿Es gente que cambiaría su voto con la medida?”, interroga Boggiano.

“La respuesta es contundente: menos del 0,5% del electorado tiene Boden2015 y, de ese total, se espera que el 90% no vote por el Frente para la Victoria”, agrega.

Boggiano no ve descabellado que la deuda se pague en moneda local: “De tener Boden 2015, no me quedaría con ninguno. No vale la pena correr el riesgo de cobrarlos a $9,40 cuando se los puede vender a $13,50. No sería la primera vez que los mercados se equivocan”.

Lo cierto es que los inversores aún no se recuperaron del duro golpe que significó la polémica medida de la CNV sobre los fondos comunes, lo que hace que persistan las dudas sobre cómo se cancelará el Boden 2015.

Enrique Szewach, piensa distinto a Boggiano. Afirma que el Gobierno no va a incurrir en meter más malhumor al mercado cancelando Boden 2015 en pesos.

“Defaultear días antes de las elecciones sería una locura. Claro que, lamentablemente, en la Argentina las locuras no pueden ser descartadas”, sostiene.

El economista Carlos Melconian opina en igual sentido: “Sería una estupidez política total no pagarlo en dólares, excepto que no haya dólares”.

Desde el punto de vista legal, Juan Ignacio Recio, abogado del estudio FavierDubois&Spagnuollo, considera que cancelarlo en moneda local violaría las condiciones de emisión.

En cuanto al nuevo Código Civil y Comercial que ya entró en vigencia, señala que “no dice al tipo de cambio oficial, sino que expresa que debe ser el equivalente en moneda de curso legal”.

Según el experto consultado por iProfesional, debería interpretarse como el valor de contado con liquidación -avalado por la Justicia en distintos fallos-, que en estos momentos ronda los $14.

En pocas horas se sabrá el final de esta historia que mantiene en vilo a los inversores.

A juzgar por las palabras de los funcionarios, en particular por las de Axel Kicillof, el Gobierno cumplirá una vez más con sus compromisos.

“Nadie, en su sano juicio, tiene duda alguna de que se va a pagar este título”, sentenció el ministro. Y el mercado le cree.

Las dudas no pasan tanto por si lo hará sino, más bien, por cómo y de qué forma cumplirá.

YAPA KICILOF DORGADO