Facebook Twitter RSS Reset

A calarse las colas por mucho tiempo…

A calarse las colas por mucho tiempo…

Desde el 2014 aproximadamente, luego del llamado a la salida que hiciese el Líder Opositor Leopoldo López, calentando las calles y todo el país, comenzó una progresiva desaparición forzada de productos alimenticios del consumo básico diario.

¿Qué sucede?

A calarse las colas por mucho tiempo…

Por una parte es importante recalcar el contrabando de extracción que siempre existió en Venezuela, pero parecía crecer exponencialmente sin tener un fin. Debido a esto se hace el cierre de fronteras anunciado por el presidente Nicolás Maduro, pero sin un resultado efectivo en temas de abastecimiento. Quizás dejaron de sustraer alimentos de manera ilegal hacia Colombia, pero la escasez empeoro.

Por otra parte existe una gran improductividad por parte de todas las empresas que el gobierno tiene en su haber. Son más de 20 empresas expropiadas que pasaron al estatus de inactiva.

Adicional a esto se suma las mafias de bachaqueo, que ante la vista pasiva de las autoridades, se desenvuelven libremente retirando el producto del anaquel para revenderlo al 1000% de forma ilegal y ante la vista de todos, en las calles. Estas mafias, según explican los encargados, por medio del contrabando y otras irregularidades, desvían el producto que tenía como destino algún supermercado o farmacia, hacia las manos de las mafias. También en el bachaqueo se sustenta de compras irregulares con personas que poseen varias cedulas para así acceder repetidas veces a los productos limitados. Son diferentes facetas de sustento.

Me gustaría dejar claro que producto limitado y producto regulado no es lo mismo, aunque casualmente todo lo que entra en regulación entra en limitación, como los huevos.



También existe el acaparamiento, irregularidad que se encarga de desaparecer temporalmente un producto impidiendo que este salga del depósito ilegal que lo almacena con algún fin quizás político y netamente económico. En esto ingresa productos no perecederos, como desodorantes, cremas dentales, polvo de lavar, incluso alimentos como leche condensada. Aquí se acusa abiertamente a los sectores privados con claras evidencias mostradas en operativos gubernamentales.

Ya con todo este caldo nace la brutal escasez, pero que no es escasez sino dificultad para no encontrar con normalidad los productos, porque algo que hay que recalcar es que si hay comida en Venezuela, si no, paséese por petare y observe como hay full abastecimiento en manos de las mafias.

¿Guerra Económica?

El gobierno, en una actitud quizás tipo Pilatos, indica que el 100% de los problemas radican en las mafias que antes mencione y que estas actúan con fines político. Quizás, tengan razón en parte de lo que dice, no se debe negar que contenido político hay en todo esto. Pero también debemos reconocer que si más de las 20 empresas que el gobierno posee estarían activas, otro gallo cantaría.

¿Por qué la Harina PAN de empresas polar está regulada a 19 bsf, pero la Harina de maíz que el gobierno produce no está regulada?

Si ambas vienen con el dólar a 10, deberían costar lo mismo. Si no, no entiendo.


 

También es cierto el descaro de los comercios en su actitud con artículos regulados. Una vez que un rubro entra en regulación, simplemente los comercios dejan de venderlos generando escasez y limitaciom, obligando mecanismos del estado rudimentario para la entrega del mismo.

Ejemplo de esto fueron los huevos, que se vendían normalmente en todos los comercios, pero una vez entra en regulación, automáticamente desaparecieron de los anaqueles. ¿Quién juega con quién?

Pero los huevos se siguen vendiendo, casi en 4000 un cartón a la luz pública de la calle.

Limitación de productos y las colas

A calarse las colas por mucho tiempo…

En este momento la limitación de productos que suelen ser susceptibles a escasez está generando un gran daño en la población. Personas hacen inmensas y eternas colas, afectando su vida normal, su salud ya que parece ser el único mecanismo que se les ocurrió a los encargados para hacer llegar de manera controlada dicho producto a las manos adecuada. Aun así, siguen las mafias y cada día estamos de mal en peor.

¿Sera lógico hacer una cola de 6, 7, 8 horas para obtener un kilo de arroz?

Solo me queda una triste y preocupante reflexión.



El estado en el 2002 tomo la decisión de imponer un control de cambio que hoy en día, después de mucha evolución y perfeccionamiento, persiste, generando ciertos problemas. Así como más nunca se desmonto el control de cambio, ¿será que más nunca desaparecerá la limitación de productos? ¿Cada vez será peor? No hablo de quitar la regulación de precios porque esto no soluciona nada, pues tenemos algunos rubros como la caraota a 1500 bsf (desregularizado) y por ningún lado aparece, así que la regulación no es la culpable. Pero me parece que si ninguna de las partes pone de su aporte, esto no se va a arreglar. Tanto mafias como sector productivo del estado.

A calarse las colas por mucho tiempo…

No comments yet.

Leave a Comment