Facebook Twitter RSS Reset

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]

Lord Roy Vader

presenta:

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
A 500 años de un ríspido primer contacto

Texto propio

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
Resumen Level 5

Los primeros días de marzo de 2017, españoles y mexicanos cumplimos 500 años de habernos encontrado por primera vez para bien y para mal. Es todo, ya puedes irte a apoyar crap de la Home.

historia

El 2 de marzo de 2017 se cumplió medio milenio de un contacto cuyos ecos retumban desde entonces en dos naciones que ya dejan una importante huella en la historia y actualidad del mundo, España y México. Francisco Hernández de Córdoba llegó a la costa de la península de Yucatán. Después de dos enfrentamientos con los mayas, Hernández de Córdoba fue herido y pereció a su regreso a Cuba.

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
Francisco Hernández de Córdoba

El 8 de febrero de ese año zarparon ciento diez hombres del puerto de Santiago de Cuba en tres naves y navegaron por el norte de la isla. Desde la punta San Antón pretendieron poner rumbo hacia las Islas de la Bahía pero una tormenta los sorprendió en el canal de Yucatán, llegaron hasta los primeros días de marzo a una isla deshabitada pero donde encontraron múltiples figuras de mujeres desnudas dedicadas Ixchel, la diosa maya de la fertilidad. Ese lugar fue nombrado “Isla Mujeres”

Siguieron hacia la costa norte de la península de Yucatán avistando Ekab, lugar que bautizaron como el “Gran Cairo”. Pobladores del lugar, con cara alegre y muestras de paz, se acercaron en canoas invitando a los recién llegados a tierra firme, diciendo “cones cotoch, cones cotoch” o “koonex u otoch” que significa algo así como “vengan acá a mis casas” o “pequeña casa/choza”. Llamaron a ese lugar “punta Catoche”.

El 5 de marzo, los expedicionarios españoles y el capitán Hernández de Córdoba aceptaron la invitación, desembarcaron y tomaron posesión formal de lo que él creía una isla a la que nombró el capitán como Santa María de los Remedios.

La expedición siguió a los mayas tierra adentro pero fueron emboscados. Murieron dos españoles y quince nativos. El capitán ordenó la retirada de regreso a las embarcaciones, con dos indígenas capturados, nombrados después Julianillo y Melchorejo. Estos nativos se convirtieron con el tiempo en los primeros traductores maya-español.

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
Moch Couoh (Grabado)

Bordeando la península, llegaron el 22 de marzo a Can Pech rebautizada con el nombre de “Puerto de Lázaro”, donde se reabastecieron de agua pero también donde fueron advertidos por los nativos de retirarse y regresar. Ya de regreso, un viento del norte les hizo perder sus reservas de agua y tuvieron que navegar un poco más al sur, en Chakán Putum, para volver a abastecerse. Aquí fueron sorprendidos por otro grupo de mayas, liderados por Moch Couoh, quienes provocaron más veinte bajas a los exploradores e hirieron de gravedad al propio Hernández de Córdoba. Moch Couoh caería abatido después en la siguiente expedición liderada por Juan de Grijalva donde la balanza se inclinó en favor de los europeos.

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
Juan de Grijalva

Con una embarcación menos y sedientos navegaron hasta la Florida donde por fin se reabastecieron de agua y donde, nuevamente, fueron atacados por los nativos de esa región.

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
Diego Velázquez de Cuéllar

La expedición regresó a Cuba. Después de conocer los hechos, el gobernador, Diego Velázquez de Cuéllar, organizó una nueva expedición pero al mando de otra persona, no estuvo de acuerdo Hernández de Córdoba y decidió zarpar hacia España para quejarse con el rey pero murió en Cuba a consecuencia de sus heridas en Chakán Putum.

De estas expediciones y por errores en las traducciones con los primeros rehenes mayas, se llamó a este territorio “Yucatán” pensando que así era como lo llamaban sus pobladores.

Así fue nuestro primer acercamiento en un tiempo en que el término “México” solamente figuraba en el habla de otras naciones indígenas que habitaban más hacia el occidente. Yucatán se separaría de la república mexicana en el siglo XIX y luego, ya reintegrado el territorio a México, se dividiría en los Estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]

A quinientos años de este hito histórico para los dos países, ¿dónde nos encontramos españoles y mexicanos? Por este encuentro, ¿deberíamos sentirnos alegres, tristes, enojados o con miedo ambas naciones? ¿Cuál debería ser la emoción correcta evaluada nuestra relación en estos tiempos?

Actualmente todavía persisten voces en ambas naciones que maldecirán este encuentro; algunos se alegrarán en las desgracias de los otros, otros lamentarán algunas “purezas” y/o raíces culturales perdidas en el encuentro, otros más sentirán desagrado al escuchar el acento “raro” del otro. Son personas que a lo largo de la historia han justificado su situación culpando de sus males a las demás ideas y, por lo tanto, personas diferentes a ellas mismas en lugar de mi mirar su interior. Pero lo que en realidad sucede a esta muy pequeña minoría de personas en todo el mundo es que siguen sintiendo miedo. No entienden o no conocen por omisión o ignorancia el tamaño de nuestra relación como naciones y, en consecuencia, sienten miedo. Este miedo es nuestro enemigo común no sólo entre algunos españoles y mexicanos, es un mal del mundo repetido aquí; a final de cuentas es un mal humano y en nada tiene qué ver que hayamos nacido geográficamente en otro lugar.

Yo me quedo con esta frase de un escritor mexicano que admiro:

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
Germán Dehesa

“Lo mejor fue lo que sucedió y fue lo mejor porque sucedió”.

La “pureza étnica” y la “pureza cultural” son conceptos que no existen, nunca han existido y yo, en lo personal, estoy muy cómodo con esta realidad científica.

Yo agradezco este encuentro aunque pueda definirse para algunas acepciones más como un encontronazo de culturas y mi razón es muy simple: hoy somos porque una vez fuimos. Si en el pasado cometimos errores o aciertos históricos trascendentales, es gracias a ese pasado que hoy estamos aquí para mal… y para bien. Con sus defectos y virtudes. México existe porque se dio este encuentro.

Por mucho que algunos se empeñan en encontrar las diferencias que nos separan la realidad es contraria y muy evidente: somos muy parecidos, somos el uno del otro como una Provincia de una sola nación que está por allá aparentemente lejos cruzando el mar, una distancia que cada vez se siente más corta conforme pasan las décadas.

Para mí, mexicano mestizo medio indio y medio criollo, simple de gustos, “naco” de cepa, “hipster” con aspiración, pobre en dineros pero rico en corazón y de intenciones nobles (a veces estúpidas de tan nobles), para mí, ustedes hermanos españoles son de los míos y yo de ustedes.

Desde Guadalajara, Jalisco, México, nos mando a todos un efusivo y muy duradero abrazo.

-Roy Lobo

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]

primer encuentro
Únete a las siguientes comunidades y conocerás gente muy interesante:

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio] A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio] A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]

A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio] A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio] A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]

primer encuentro
A 500 años de un ríspido primer contacto [Texto propio]
“May the force be with you”

Algunas fuentes adicionales:

° Virreinato de la Nueva España

° Conquista de México

° Historia de Yucatán

No comments yet.

Leave a Comment