Facebook Twitter RSS Reset

8 Razones para deprimirse a los 20 años

Muchos de nosotros recordamos nuestros 20 años con nostalgia.

Para muchos, es nuestra primera oportunidad de experimentar la independencia, de mudarnos para trabajar o de asistir a la Universidad por primera vez.

Este período de autodescubrimiento marca a muchos a causa de los buenos recuerdos.

Sin embargo, una gran mayoría de adultos jóvenes lucha contra la soledad, el fracaso, la presión extrema, las deudas financieras, los sentimientos de ostracismo, las dudas graves y el primer sinsabor de un corazón destruido.

Por esta razón, los psicólogos dicen que los que están atravesando los 20 años son vulnerable a los sentimientos de depresión.

Tenga en cuenta que los síntomas iniciales aparecen comúnmente alrededor de los 25 años de edad.

Aquí le mostramos ocho formas comunes de cómo afecta la depresión a comienzos de los 20…

1. Biología

Los neurólogos de la Universidad de Yale señalan que a menudo el lóbulo frontal del cerebro (nuestra capacidad de razonamiento cognitivo y de toma de decisiones) no está desarrollado plenamente hasta llegar alrededor de los 25 años de edad, la cual es la razón de por qué las decisiones — como las elecciones de carrera, el modo de vida, los grupos de amigos y las decisiones hechas en entornos sociales — pueden crear a veces mucha preocupación y miedo.

2. Crítica

Los psicólogos de la Universidad de California señalan que el cerebro aún se está desarrollando en la adultez temprana, por lo que es muy común ver el mundo en blanco y negro. Nos consideramos exitosos o fracasados, populares o no aceptados, sea de una manera positiva o negativa. Es por esto que la crítica, el rechazo y las emociones que experimentamos en este tiempo pueden afectar dramáticamente nuestra autoestima y provocar sentimientos depresivos.



3. Estilo de vida

Los científicos de la Universidad de California también señalan que las decisiones que nos vemos obligados a tomar, a menudo por primera vez a principios de los 20, pueden causar sentimientos depresivos — por ejemplo, el consumo de alcohol y drogas, la transición de la escuela secundaria a la Universidad o la vida en casa de manera independiente — puede resultar en problemas de salud, deficiencias dietéticas, deudas financieras, bajo autoestima y pérdida de sueño.

4. Personalidad



Piense en usted a principios de sus 20 — probablemente no sea la misma persona, ¿verdad? Un estudio de la UCLA descubrió que junto con su cerebro, su personalidad aún se está desarrollando a un ritmo rápido durante este tiempo porque estamos en el momento de mayor conciencia puesto que encontramos independencia y responsabilidad.

5. Auto-presión

¿Recuerda cuando le decían que la secundaria sería “la época más importante de su vida”? Ese no fue el caso y tampoco lo serán sus 20. Claro, muchos de nosotros usamos este tiempo para prepararnos para muchos eventos importantes de la vida — conocer un cónyuge potencial, comprar un auto o una casa por primera vez, tener el trabajo de nuestros sueños, invertir y mantenernos saludables – sin embargo, muchos de nosotros nos ponemos expectativas irracionales y sentimos vergüenza y desaliento cuando no las realizamos.

6. Finanzas

Las elecciones de carrera que hizo a sus 20 probablemente hayan influenciado de alguna manera su actual potencial de ingresos, ¿cierto? Mientras que no todos tuvimos la suerte de pasar sin esfuerzo de la escuela al trabajo de nuestros sueños o incluso a nuestra profesión de elección — posponer el trabajo y adquirir deudas con tarjetas de crédito casi siempre definen sus finanzas futuras. La presión de las deudas se puede establecer al hacer difícil escapar de estas durante la siguiente década.

7. Relaciones

Muchos de nosotros aún padecemos las relaciones que vivimos a los 20. Por ejemplo, ¿se acostó con alguien sin pensar en valorarse, lo utilizaron o vio sus citas como un viaje para saber qué quería en su potencial pareja de toda la vida? A menudo, los hábitos en las malas relaciones (por ejemplo, los sentimientos de confianza y autoestima) que formamos a comienzos de nuestros 20 empiezan un ciclo destructivo hacia la depresión y aumentan el bagaje emocional que arrastramos, sin darnos cuenta, a los 30 y 40 años.

8. Acciones

Muchos de nosotros miramos hacia atrás cuando teníamos 20 años y pensamos: “¿Qué hubiese pasado si…?”. Tal vez dependimos mucho tiempo del apoyo de nuestros padres, o tal vez no actuamos en una oportunidad específica que ahora la consideramos como “la que se nos escapó”. Estar a la deriva puede ser común a los 20— sobre todo si nos enfrentamos a reveses (es decir, regresar a vivir a casa, trabajar medio tiempo en otro campo profesional). Sin embargo, en lugar de ver una oportunidad de aprendizaje, es fácil desviarse en este periodo de dudas y dificultades.

No comments yet.

Leave a Comment