Facebook Twitter RSS Reset

8 obras de arte que pusieron en peligro la vida de animales


8 obras de arte que pusieron en peligro la vida de animales

Cuando las personas ven trabajos artísticos que ponen en riesgo la vida de otro ser vivo, con devoción se indignan y critican a aquel artista que lo hizo. Ponen en duda su ética, lo tachan de degenerado, de loco, idiota, una persona sin escrúpulos.

Cuando las personas ven una corrida de toros, acuden a tiendas de animales que deshacen la calidad de vida de los seres que se encuentran en exhibición o acuden a cualquier tipo de espectáculos que los divierta pero que ponga en peligro la vida de otro ser vivo, las críticas a veces son omisas.

Tal vez se trata de una doble moral, de la doble cara que podemos mostrar en cualquier punto de nuestra vida para hablar de lo que sea con las palabras que sean y aún así justificar lo que decimos. Sin duda, algunos trabajos artísticos, del mismo modo que distintos espectáculos, ponen en riesgo la seguridad, el bienestar y la salud de algunas especies y en eso debemos hacer hincapié: no se trata de la práctica, sino de los cuidados que se tengan al hacerlo.

Destazar, descuartizar, molestar o asesinar a algún otro ser vivo que no pueda defenderse está mal en cualquier circunstancia, pero a partir de ello, los siguientes artistas lograron probar un punto en sus acciones y performance. No estamos aquí para criticarlos, sino para presentar su obra.

8 obras de arte que pusieron en peligro la vida de animales

“Orgen Mysterien Theater”, Hermann Nitsch

8 obras de arte que pusieron en peligro la vida de animales

Este artista austriaco es uno de los más controvertidos por su obra altamente polémica. A finales de los años 50 desarrolló su “Orgen Mysterien Theater”, en el que mostraba diferentes acciones colectivas para hablar de los rituales antiguos. En ellos solía descuartizar animales que a veces aún estaban vivos, e invitaba a las personas a que se bañaran en su sangre y sus entrañas. Cuando degollaba a los animales sus gritos se confundían con la música y la sangre hacía lo propio con el olor a incienso. Los grupos ecologistas llevaban a cabo protestas para que esto cambiara, pero el artista continuó haciendo sus presentaciones sin ningún reparo.