Facebook Twitter RSS Reset

8 Mentiras (Leyendas Urbanas) Sobre el Consumo de Carne…

¿Quién no ha escuchado alguna vez que el consumo de carne es el culpable de muchas de las enfermedades actuales? Y, ¿eso de que el ser humano es herbívoro por naturaleza?

Son muchas las afirmaciones falsas y sin sentido que circulan hoy en día acerca de la carne, y todas ellas sin pruebas científicas e investigaciones que corroboren dicha información.

Hoy descubrimos la realidad de 8 “leyendas urbanas” sobre el consumo de carne.

8 Mentiras (Leyendas Urbanas) Sobre el Consumo de Carne...




8 Leyendas urbanas sobre el consumo de carne

La carne no es un alimento imprescindible: FALSO

Podemos sobrevivir sin comer carne, sí, pero nuestro organismo está diseñado para comer carne y desde nuestra existencia no hemos dejado de hacerlo.

La carne natural (no procesada) posee cantidad de nutrientes necesarios para el cuerpo humano, tales como proteína de buena calidad, carnosina, creatina, etc. y muchos otros componentes que todavía no se han descubierto.

Comer carne complementa nuestras necesidades nutricionales y mejora nuestra salud en general.

La carne perjudica la salud por su contenido en grasas saturadas y colesterol: FALSO

Que la carne contiene grasas saturadas y colesterol es un hecho indiscutible, pero que esto sea nocivo para la salud no lo es tanto.

De acuerdo con diversos estudios científicos, las grasas saturadas y el colesterol presentes en la carne no causan ningún daño en nuestro organismo.

Es más, tienen efectos positivos: convierten las partículas de colesterol LDL pequeñas y densas en partículas grandes.

En otras palabras, aumentan el número de partículas grandes de colesterol LDL, lo que está asociado a un menor riesgo de enfermedades cardíacas. Aquí puedes ver más información sobre el colesterol.




Asimismo, se ha demostrado que el consumo de grasas saturadas aumenta los niveles de colesterol HDL (“bueno”).

La carne favorece el incremento de peso: FALSO

La carne contiene mucha proteína, un nutriente que influye positivamente en la pérdida de peso mediante varios mecanismos:

  • Disminuye el apetito.
  • Provoca una reducción de la ingesta de calorías.
  • Acelera el metabolismo.
  • Reduce los antojos.
  • Aumenta la masa muscular.

Por todos estos motivos, no tiene ningún sentido afirmar que la carne engorda porque contiene grasa y calorías.

La carne se pudre en el colon: FALSO

Hay quien piensa que deberíamos evitar comer carne porque nuestro organismo no es capaz de digerirla y termina pudriéndose cuando llega al colon.

Pero lo cierto es que al colon tan solo llegan los desechos que se producen durante el proceso de descomposición y absorción de todos los nutrientes presentes en la carne.

Somos herbívoros por naturaleza: FALSO

Si tenemos algún amigo o conocido que practica el vegetarianismo, seguramente que nos haya dicho más de una vez que el ser humano es herbívoro por naturaleza.

Pero si esto fuera cierto, ¿cómo se explica que nuestro aparato digestivo sea completamente distinto al de un animal herbívoro?

No te dejes engañar: somos omnívoros por naturaleza y nuestro sistema digestivo está más que preparado y adaptado para metabolizar la carne y sus derivados.

Comer carne aumenta el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares: FALSO

Un estudio reciente publicado en el año 2010 reveló que no existe ninguna asociación entre la ingesta de carne roja y el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardíacas. 8 Mentiras (Leyendas Urbanas) Sobre el Consumo de Carne...

Sin embargo, la carne roja procesada sí está relacionada con un aumento en el riesgo de sufrir estos tipos de enfermedades.

Por tanto, la afirmación correcta sería decir que las personas que comen carne roja procesada tienen más probabilidades de desarrollar diabetes o enfermedades cardiovasculares.

El consumo de carne daña el sistema óseo: FALSO

El consumo de proteína hace que nuestro organismo aumente la producción de ácidos, los cuales son neutralizados con el calcio presente en nuestros huesos.

A corto plazo, esto podría resultar en osteoporosis, pero los expertos han confirmado que, a largo plazo, la proteína aumenta la densidad ósea y previene las fracturas y la osteoporosis.

La carne contribuye a la aparición de cáncer: FALSO

Ya conocemos que la OMS declaró la carne procesada como cancerígena, por ello debemos estar conscientes de la diferencia entre la carne roja sin procesar y aquella que ha sido procesada.

Por un lado, no hay dudas de que consumir carne roja procesada aumenta nuestras probabilidades de padecer cáncer. Por otro lado, existen estudios que han revelado que la carne roja sin procesar puede asociarse al cáncer dependiendo de la forma en que esté cocinada.

Así pues, evita cocerla demasiado, la parrilla o quemarla para prevenir la formación de sustancias carcinógenas.

No comments yet.

Leave a Comment