Facebook Twitter RSS Reset

8 Increibles formas de arreglar las asperezas de los pies

8 Increibles formas de arreglar las asperezas de los pies

8 Increibles formas de arreglar las asperezas de los pies

¿Has notado que tienes los pies resecos y ásperos? Quizá la piel se haya puesto roja e inflamada, o los talones estén agrietados. Todos estos son síntomas comunes de resequedad en ellos. Si bien se supone que tenemos glándulas sudoríparas en las planas para evitar este tipo de situaciones, la verdad es que a veces no son suficientes.

Algunas de las causas más comunes de pies agrietados son tomar duchas demasiado calientes, un clima extremadamente fríojabones inadecuados para tu tipo de piel o inclusive haber sufrido alguna quemadura.

Por suerte hemos dado con

 8 remedios caseros geniales que puedes aplicar desde casa y son geniales para solucionar este problema:

Jugo de limón.

El ácido cítrico es ideal para eliminar la piel muerta. Simplemente pon a remojar tus pies en jugo de limón diez minutos al día y luego, usa una lima para quitar las asperezas.

Aceite de oliva.

Frota unas cuantas gotas en tus talones agrietados con un suave masaje, hasta que sientas con la piel reseca se va cayendo. Quedarán suaves como los de un bebé.

Vaselina.

Antes de ir a dormir, úntate vaselina por todos los pies, desde los dedos hasta los talones. Por la mañana, una vez que haya sido absorbida, notarás que están más suaves e hidratados.

Azúcar.

Combina azúcar morena con un poco de aceite de oliva y úsalo como exfoliador, masajeando tus pies con esta mezcla por 10 o 15 minutos. No hay nada mejor para retirar las células muertas de ellos.

Miel.

Mete a remojar tus pies en un balde lleno de agua caliente con un poco de miel, no más de 15 minutos. Esta es una poderosa mezcla que hidrata tu piel y combate el agrietamiento.

Leche.

El ácido láctico de la leche es ideal para favorecer la regeneración de la piel. Todo lo que tienes que hacer es mezclar 7 tazas de agua caliente con una de leche y poner tus pies en remojo dentro de la mezcla.

Aceite de sésamo.

Este ingrediente es muy conocido por sus altos niveles de vitamina E, que hacen maravillas con la resequedad. Cada noche antes de acostarte, lava tus pies con agua tibia y enseguida frota un poco de este aceite, haciendo un suave masaje.

Cúrcuma.

Otro ingrediente natural y maravilloso para devolverle a tus pies la suavidad que necesitan. Mezcla tres cucharadas de cúrcuma con unas cuantas gotas de aceite de coco y después de haber lavado tus pies con agua calientita, frota la pasta en el área que más lo necesite. Deja que haga efecto media hora y después, remueve con agua tibia. Este remedio te puede dejar la piel amarilla, pero no te preocupes, solo es temporal.

¿Cuál de estos remedios vas a intentar primero?